viernes, 27 de marzo de 2015

tarjetas de películas de terror mexicanas










Hay una creencia errónea de que tener un gran presupuesto garantiza una buena película: No es así. Muchas películas con presupuestos modestos han superado a películas de gran presupuesto. Me encanta ver cómo un director creativo se enfrenta con recursos limitados para trabajar. Las películas de terror eran originalmente una lista actores notables y equipos de producción. Con el tiempo se cambiaron a las categorías B y C, los estudios se dieron cuenta de que todavía se podían conseguir beneficios en una película barata.
Ahora hay muy, muy, muy malas películas que parecen baratas y juegan a que lo barato también puede ser divertido.


Puedes encontrar todos loss monstruos maravillosamente inocuos en las tarjetas de vestíbulo mexicanos. Casi cualquier película que podría ser mostrado en un teatro local, nacional o extranjera, tenía su tarjeta de presentación, su cartel publicitario pequeño. Las composiciones de los montajes generalmente derivaban en algún grado de los grandes carteles de la película, pero eran más simples y directas. Las tarjetas mexicanas en español son por lo general más vibrantes y sugerentes.

Jim Knusch  fue la persona que me habló de estos maravillosos ejemplos de promoción de películas para los cines. Fue al estudiar atentamente su colección de tarjetas y preesbooks que me enamoré de ambos. Una de las razones para centrarme en fotomontajes mexicanos se debe a que son mucho más baratos que las tarjetas americanas. Además, las tarjetas mexicanas de películas autóctonas suelen ser más coloridas y dinámicas, y se hacían en tamaños más grandes, que las hacen más interesantes y vistosas.

Ahí están las mujeres (el sexo débil) víctimas de monstruos y hombres malos. Un montón de gritos aterrorizados y desmayos. También la bruja atractiva, joven y con un amplio pecho, tentando a comprar una entrada para poder ver más. Insinuaciones oscuras también se pueden encontrar en las tarjetas: las mujeres víctimas son repetidamente acosadas ​​o torturadas por estos monstruos masculinos, y todo se hace con la ropa hecha jirones, o vestidas con algún camisón endeble.


Entrevista al coleccionista John Cozzoli
De Closet Zombos, blog de John Michael Cozzoli

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada