martes, 31 de agosto de 2021

muñecas articuladas




En la primera fila: Muñeca articulada griega.
En el centro: Réplica de una muñeca romana articulada encontrada en Tarragona de entre los siglos III y IV dC. y con una altura de 16,5 cm.
A la derecha:  Muñeca romana de marfil, de entre los siglos III y IV dC (época bajo-imperial), con los brazos y piernas articulados, hallada en el interior del sarcófago de una niña en la Necrópolis Paleocristiana de Tarragona. De 23 cm. Formaría parte del ajuar funerario de una niña fallecida a la edad de cinco o seis años.

Se conocen otros ejemplares (la mayoría fragmentarios) de muñecas articuladas romanas realizadas con materiales diversos (hueso, marfil y, sobre todo, cerámica). Los restos de hilo de oro hallados junto a la pieza, confirman que estas muñecas estaban ataviadas con vestiditos que imitaban -como hoy- la ropa de los niños y de los adultos. Se trata de una de las piezas más emblemáticas de la arqueología tarraconense.

En la segunda fila: Muñeca articulada romana que se conserva en los Museos Vaticanos. Esta muñeca conserva restos adheridos de hilo de oro del vestido que llevaba. Las muñecas articuladas romanas estaban pintadas y se vestían con vestidos a medida, como en la actualidad. 
En el centro de la fila: Muñeca expuesta en el Museo del Louvre. Cuando la ropa de la muñeca está integrada en la figura, la articulación se realizaba en las rodillas y brazos. En estos casos se las vestía con el χιτών corto o quitón dórico que, siendo el más antiguo, en la época clásica resurge con fuerza. Ésta está expuesta en el museo del Louvre.
A la derecha:Muñeca articulada de arcilla del año 400 aC, Atenas. con el vestido incorporado.

En la última fila vemos algunos ejemplos en que quedan restos de pintura y complementosLas muñecas, al igual que las estatuas griegas, estaban pintadas; aun podemos encontrar restos de esa pintura como en esta preciosa muñeca encontrada en la antigua Macedonia y que data del siglo IV a. C. (museo de Pella). A la derecha podemos ver un ejemplo de muñeca articulada con un sillón opcional.

lunes, 30 de agosto de 2021

jinetes de juguete

Recreación de juguete antiguo griego
cerámico inspirado en los mitos griegos.
Caballo y jinete de terracota.


Caballo con jinete griego de terracota.
Recreación artesanal con calidad de museo.

Reproducción en bronce del Jinete
de Despeñaperros,
figurita votiva ibérica
hallada en este santuario-yacimiento y que
actualmentese encuentra en el Museo
Arqueológico Nacional (MAN).

Figura ecuestre siria del siglo VI de la Hégira
(XII dC) de barro cocido con pintura policromada
elaborada posiblemente la región de al-Raqqa
en la dinastía Ayyubíes. Jinete con rasgos turcomanos.
Una serpìente trepa por la pata izquierda del caballo
y el jinete se protege con el escudo. Figura vidriada en
colores hueso y azul, por lo que se asocia al estilo
laqabi persa, que también se producía en al-Raqqa.
Consevado en el Museo Nacional de Damasco.



Caballo nazarí con atalajes, silla de montar y espuelas
 cabalgado por una jinete y modelado de forma elemental
dejando las marcasd e las yemos de los dedos sobre el
barro. Decorado en manganeso, pertenece al Museo de
la Alhambra, lugar donde se encontró.

Silbato moderno (1501-1700) de cerámica
representando un jinete a caballo en movimiento. Figuras
moldeadas independientemente, adosadas y añadiendo las
extremidades. Factura poco cuidada. 9,5 cm de alto, 7,5 cm de
longitud y 3,3cm de ancho. Museo de Almería.

Silbato moderno incompleto de arcilla representando
un jinetea caballo con rasgos esquemáticosy factura poco
cuidada, de 7,6 cm de altura y 7,5 cm de longitud,
y que se encuentra en el Museo de Almería.

Figura ecuestre islámica (801-1000) con jinete
con el brazo fracturado, de cerámica vidriada.
3,8 x 12,4 x 10,8cm. Museo de Almería.

Caballito almorávide encontrado, como relleno 
de piso, en la restauración de Can Monroig, en un 
barrio de ceramistas de Inca, Mallorca.
Figura de barro cocido de unos 9 cm de altura al 
ques e adivina los restos de un silbato y de un jinete
en su grupa. Se trata de un primitivo "siurell".

Caballito con jinete de latón pintado
fabricado por Payá, en Ibi, Alicante, en 1920.



Aerófono jienense con forma de jinete
sobre caballo de barro cocido pintado y vidriado
con silbato adherido a la cola. Juguete
musical del siglo XX
Jinete napoleónico sobre caballo elaborado
a mano en barro cocido beige por Manuel
Expósito Lara, ceramista de Andújar, en 1993.
Tiene un silbato adosado en la cola, así como otras
partes anatómicas como ojos y orejas, correajes, etc.
Se utiliza durante la romería de Santa María de
la Cabeza. Mide 12,1 cm de alto y está en la
Colección de Instrumentos Musicales del CDMA.



Caballo con jinete y silbato adaptado a la culata 
del caballo en barro cocido y pintado con trazos irregulares 
de azul cobalto por el alfarero de Andújar Manuel Expósito 
Lara. Con jinete con gorro napoleónico y corbatín rojo.
Se presta especial atencion a los rasgos del rostro, 
los ojos se elaboran aparte, se unen a la figura y se pintan 
en azul cobalto; la boca se obtienen marcando la zona con una 
incisión horizontal con un útil de madera - denominado palillo - 
y posteriormente pintada en color ocre. De la Colección de
Instrumentos Musicales del CDMA.


Cerámica cocida y vidriada del alfarero de
Andújar Manuel Expósito Lara, con silbato
adosado. Pito de 1993 del fondo de la Colección
de Instrumentos Musicales del CDMA. 
De 13,9 cm.


Cerámica peruana pintada, cocida y vidriada.
Representa un caballo con un jinete de medidas
desproporcionadas. de color blanco sobre su
color natural con con la cabeza, riendas, crines, cola y
cabeza del jinete vidriados en verde.
Decoración a base de líneas marrones formando
dos espirales en cada lateral. Presenta un orificio
en el lomo, al lado de la cola.

Caballo con jinete de terracota esmaltada.
Cerámica peruana verde de los años 70.
Es una figura tradicional del pueblo de Pucará,
Puno, junto a la orilla peruna del lago Titicaca, llamada
caballo de Pucará y que se vende como souvenir
en la estación de tren de esta localidad.

Siurell mallorquín de 1996 de 15 cm de alto. 
Caballito y jinete de barro cocido y pintado 
con trazos geométricos rojos y verdes. 
Lleva un silbato adosado a la base de la figura. 
Juguete infantil utilizado como instrumento sonoro 
de iniciación. Colección de Instrumentos 
Sonoros del CDMA.

Siurell típico de la cultura mallorquina. Es una 
figura blanca encalada con líneas verdes y rojas,
y un silbato incorporado. Colección propia.

Jinete napoleónico con gabardina de oficial
sobre caballo blanco de lunares coloridos.
Figura de arcilla de 20 cm.de alto.
EtsyInformación

domingo, 29 de agosto de 2021

juguetes de barro de la antigua grecia

Sonajero de terracota con forma de perro
de entre los siglos IV y I aC.

Sonajero de terracota con forma de delfín
de aproximadamente el siglo IV aC

Buey rodante del periodo helénico.

Caballo sobre ruedas para tirar del siglo X aC, encontrado en una tumba
y expuesto en el Museo Arqueológico Keramikos de Atenas.

Caballo de juguete ateniense del siglo IV aC.

Juguetes de la antigua Grecia expuestos en el Museo
del Juguete de Rodas.

Once juguetes de greda encontrados en una tumba de un niño
en Apulia y un espejo de bronce del siglo IV aC.

Recreación de antiguos juguetes griegos.


Muñeca articulada de arcilla del
año 400 aC, Atenas.

En Atenas, hasta los seis años de edad niños y niñas pasaban la mayor parte del tiempo dentro del gineceo, en compañía de las mujeres de la casa. Platón dedicó cierta atención a escribir sobre los juegos infantiles, ya que pensaba que tenían una gran importancia para moldear la personalidad y el desarrollo del talento individual. Recomendó, por ejemplo, que un niño que en el futuro tuviese que ser campesino o albañil practicase con juguetes relacionados con su actividad como adulto. Por su parte, Aristóteles recomendaba que los niños que todavía estaban con las mujeres en el gineceo no recibiesen ninguna enseñanza ni realizasen esfuerzos físicos; en lugar de eso, había que animarlos a que sus juegos "imitasen las actividades serias de la vida futura". Sin embargo, esta estricta educación moral no era la regla.

Las madres desarrollaban una relación muy estrecha con sus hijos. En cambio, la relación con el padre era más distante. A partir de los seis o siete años los niños empezaban a ir a la escuela y quedaban entonces bajo la autoridad de un tutor o "pedagogo", que acompañaba al niño a la escuela, lo ayudaba en su formación y lo iniciaba en su sexualidad.

Caso aparte son los niños espartanos, a quienes desde pequeños sólo se les preparaba para la guerra, tarea que era encomendada a sus madres. Estas mujeres espartanas eran conocidas en todo Grecia como las mejores preparadoras de hombres para la guerra. Desde pequeños le instruían a cargar con su escudo, en tamaño y forma original.

Sabemos de los juegos y juguetes de los antiguos niños y niñas griegos por los dibujos decorativos de las vasijas, relieves de sarcófagos, esculturas, e incluso restos de juguetes reales encontrados en distintos yacimientos. A veces es difícil discernir entre juguetes y figuras votivas, especialmente en tumbas. Se suele pensar que si la tumba es de un niño o una niña se le ha hecho acompañar de sus juguetes favoritos.

Existen pequeñas esculturas de mujeres jugando a la pelota, a las tabas, o balanceándose en columpios, relieves de niños con andadores, sonajeros y biberones con formas de animales, yoyós (carretes), caballos con sus jinetes, animales con ruedas para tirar de ellos, juegos de vajillas de pequeño tamaño y muñecas articuladas.

Recreación de caballo rodante al estilo de la antigua 
Grecia, hecho a mano en arcilla de 22 cm. de alto.
En la Antigüedad, existían festivales en los que era común regalar juguetes a los niños. Atenas celebraba en la primavera las Antesterias, un festival dedicado a Dioniso durante el cual se regalaba a los niños de tres años jarras pequeñas de juguete (choes), que a menudo iban decoradas con imágenes de niños.

La mayoría de los juguetes eran usados tanto por niños y niñas indistintamente, con la excepción de las muñecas. Tenían un marcado carácter socializador, ayudando a asentar desde pequeñas los roles y obligaciones de las mujeres en la sociedad. Normalmente medían unos 15 cm, y se hacían de diversos materiales: madera, terracota, ébano, y especialmente hueso y marfil. Se debate si ayudaban a inclinar a las niñas hacia comportamientos maternales, porque sorprendentemente entre los restos arqueológicos no se conservan muñecos que representen bebés (al contrario de lo que sí es común entre los juguetes modernos).

Las muñecas tenían gran relevancia en los rituales de paso entre la infancia y la madurez: en la tarde antes de su boda, las niñas griegas dedicaban sus muñecas a Ártemis. Y si moría una niña, era común que la enterraban con sus muñecas. Un punto clave para la distinción entre figuras femeninas votivas o religiosas y muñecas propiamente dichas es la articulación de sus miembros. En 2010, se presentó en el Museo Arqueológico de Cataluña (MAC), en Ampúries, una estatuilla encontrada en este yacimiento que representa a un panadero con un aspecto informal y cotidiano, así como el de una muñeca con brazos y piernas articulados que fue depositada en la tumba de una niña de entre los siglos V y II aC 

Juguetes griegos expuestos en el Instituto Nacional
de Arqueología de Sofía, Bulgaria
Por su parte, de manera semejante a las niñas, se han encontrado restos de muñecos en santuarios de Apolo que los niños dedicarían para marcar su entrada en la edad adulta; pero no hay referencias en los textos a niños jugando con muñecos. Materiales arqueológicos de diversos puntos geográficos confirman la existencia de moldes para crear figuritas de guerreros y de gladiadores, que ayudarían a instruirlos en valores bélicos.

Christos D. Lazos, en su libro Juegos y Apuestas en al Antigüedad, nos muestra diferentes objetos encontrados en hallazgos arqueológicos, que reflejan aspectos de la vida cotidiana de la Grecia antigua. Señala por ejemplo que un juguete muy popular era el platagi o krótalo (címbalo), probablemete inventado por el ingenioso matemático, político e ingeniero Archytas, de Taras, Sicilia. A él se le atribuye también haber creado el primer robot volador, denominado peristera (paloma). El címbalo en cuestión fue creado para distraer e los bebés con su alto sonido.



sábado, 28 de agosto de 2021