martes, 3 de agosto de 2021

lunes, 2 de agosto de 2021

dibujos de guerra de juan d'opazo








Nacido en 1910 en una familia humilde, Juan D´opazo, el segundo de seis hermanos, manifestará una temprana afición por el modelado, el dibujo y la pintura. En los años veinte inicia su formación artística en la Escuela de Artes y Oficios.
La Guerra Civil truncaría las expectativas de los jóvenes artistas que con escasos recursos económicos y procedentes del medio rural, se habían formado en Escuelas de Artes y Oficios y aspiraban poder acceder a otros centros artísticos de la capital o a estudios superiores de Escuelas de Bellas Artes.
A pocos días de inaugurar su primera exposición en la desaparecida galería madrileña Sala Dardo se produce el estallido de la guerra. El estreno público por tanto no se produce, y su trabajo como pintor y escultor en un taller de escenografía impidieron tener una trayectoria prometedora, en cambio comenzó otra etapa más dolorosa como soldado del lado republicano. Durante la contienda, lucha en el cuerpo de Artillería de Madrid, plasmando lleno de conmoción sus vivencias en dibujos realizados en su gran mayoría en el frente, con gran rapidez de ejecución.
Terminada la Guerra, y con el ascenso al poder del franquismo, Juan D´Opazo guardaría durante años sus dibujos de la guerra porque "tenía miedo de que aún pudiesen producirse resquemores" y también decía que "nunca pensé que estos dibujos pudieran exponerse al público algún día, pues eran momentos muy peligrosos y en lo que uno pensaba era en poder salvar la vida".
La serie de los dibujos de la guerra y la del final de la guerra, realizados entre 1936-1939, repartida entre la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha y el Ayuntamiento de Daimiel, son sin duda obras de una gran valor documental, dibujados a modo de crónica gráfica de la realidad, con el deseo de expresar todo aquello que veía. En su visión de la guerra se recoge el sufrimiento, el miedo, la miseria, el hambre, los bombardeos, fusilamientos y otros aspectos también dramáticos. Muchos de estos dibujos los realiza en el mismo frente con un trazo rápido con el que capta el instante. El hecho de realizarse in situ le transmite a la obra una fuerza y viveza especial, con una impresionante sensación de inmediatez. Todo esto le confiere al conjunto un gran valor por ser uno de los pocos conjuntos de estas características que se conocen.

D´Opazo siempre se consideró más escultor que pintor, práctica que debió abandonar terminada la Guerra por prescripción médica para dedicarse de lleno a la pintura Los encargos artísticos que recibiría D´Opazo fueron religiosos, propios de la espiritualidad católica de la época. El resto de su producción se mantiene dentro de la tendencia artística con una marcada carga expresionista, las influencias de Goya y Gutierrez Solana son patentes. Sus temas se ajustarían al costumbrismo entonces demandado, pero su particular percepción de la vida le hace plasmar con un sutil sinsabor las situaciones más críticas y rudas del pueblo, del mismo modo que Solana. Decía: "Yo con frecuencia me ponía a pintar un cuadro con la intención de que fuera rico de color, alegre, optimista, bonito, y no me salía, no podía. Me iba siempre al cuadro oscuro, negro de matices, con mi sello especial".

Dedicaría su vida a la enseñanza y la pintura, dando a conocer su obra en las numerosas exposiciones que realizó a lo largo de su vida. Como muestra de reconocimiento y aprecio se le concedió en 1991 el título de Hijo Predilecto de Daimiel. Falleció en 1998.


Los dibujos de arriba están expuestos en el Museo Comarcal de Daimiel, de cuya web he recogido el texto de la entrada.

domingo, 1 de agosto de 2021

las réplicas de olivia




Olivia Sánchez de Terán es conocida en Sevilla por su impresionante colección de juguetes. En diciembre de 2010 y enero de 2011, los sevillanos pudieron ver muchas de sus piezas en una exposición el los bajos de las Setas de la Encarnación. En la exposición, que se llamó “Historia del juguete y juguetes con historia”, se presentó una selección de piezas agrupadas con criterio historicista para permitir tener una visión que abarcara el siglo XX, década a década, y también una pequeña muestra  que mostraba juguetes con los que los niños prehistóricos y antiguos jugaron.

La primera vitrina está dedicada a réplicas de juegos y juguetes de la antigüedad, con piezas procedentes en su mayoría de las tiendas de los museos arqueológicos. Destacan un caballo con ruedas igual al que usaban los niños de Knossos, en Creta, hace ocho mil años (dicen allí que este arrastre es el primer juguete de la Historia), una sirena de barro de Atenas, un caballo con su jinete en barro y también ateniense, vasijas para jugar a “cocinitas”, tabas, canicas, una pelota de madera como las que usaban los niños romanos de la época imperial, sonajeros, etc… No podía faltar una réplica de la muñeca romana encontrada en Tarragona, ni una honda imitación de las que utilizaban los honderos baleares en sus luchas contra romanos y cartagineses.

En la misma vitrina hay juguetes contemporáneos de culturas antiguas, como una muñeca Katchina de los indios navajos del Suroeste de los Estados Unidos y sonajeros de cola de serpiente y colgantes de barro para entretener a los niños en sus cunas de los tarahumaras del norte de México.

La historia de los juguetes es la de la propia Humanidad, porque si algo no ha cambiado a lo largo de los tiempos es que el juguete ha sido y es fiel reflejo de la realidad de cada época y de cada civilización. Aunque hayan cambiado los materiales con los que se fabrican, los juguetes han permanecido igual desde la Antigüedad. Las muñecas-piedra que se conocen desde el siglo XI son simplemente eso, una piedra vestida (Museu d’Arts, Industries i Traadicións Populars, Barcelona).

Las evidencias arqueológicas sitúan los primeros juguetes en Mesopotamia. En el antiguo Egipto también hay constancia de la existencia de pequeñas miniaturas de casas, armas y muñecas, destinadas tal vez a familiarizar a los más pequeños con sus tareas futuras, y de juegos de tablero. Hay testimonios de la época clásica de Grecia que nos indican que las muñecas eran habituales, fabricadas en barro, marfil, hueso o madera, y que contaban con todos sus complementos: diminutas cunas, barreños, cubitos… También está documentada la existencia de juguetes en la Roma imperial y en la China de hace más de dos mil años.

La arqueología nos enseña que muchos de los juegos y los juguetes que hoy conocemos de las civilizaciones antiguas mantienen su vigencia en la actualidad y que los que se utilizaban hace cinco mil años son prácticamente los mismos que los utilizados hasta el siglo XX: muñecas, casitas, pelotas, aros, canicas, yoyós, trompos, armas, vehículos, …


sábado, 31 de julio de 2021

la timorata costilla de adán




El hueso del pene, llamado baculum, existe en los mamíferos y primates en todo el mundo. Varía tanto en términos de longitud y está presente en todos a excepción de humanos, marsupiales, hienas, lagomorfos (como conejos y liebres) y en la familia equidae, entre otros, y se describe como el hueso más diverso que jamás haya existido. Históricamente el baculum se desarrolló en los mamíferos hace más de 95 millones de años y estaba presente en los primeros primates que surgieron hace unos 50 millones de años. A partir de ese momento se hizo más grande en algunos animales y menor en otros. Los seres humanos pueden haber perdido su hueso cuando la monogamia surgió como estrategia reproductiva dominante durante la época del Homo Erectus, hace unos 1,9 millones de años, según creen los científicos. En la relación monógama, el macho no tiene que pasar mucho tiempo penetrando a la hembra, pues no hay competencia.

El investigador y catedrático Ziony Zevit sostiene que Eva proviene del baculum de Adán. Opina que la palabra hebrea tsela, que aparece varias veces en el Génesis del Antiguo Testamento, no se debe traducir como costilla, sino que más bien es una expresión que hace referencia a los miembros que salen del cuerpo humano en posición erecta. Cita como evidencia que la palabra hebrea para costilla, tsela, aparece 40 veces en la Biblia, pero sólo se utiliza para significar costilla en el contexto de la historia de Adán y Eva. En otras partes, tsela se traduce en algo a lo largo de las líneas de lado, como en el lado de un edificio, o una cámara lateral. El profesor Zevit cree que tsela siempre se refiere a algo que sobresale del centro.

El texto bíblico del libro del Génesis (2.21-23) de la Biblia Hebrea explicaría la pérdida de ese hueso en el hombre con la historia de la costilla de Adán. El hueso peneano está más asociado con la paternidad que una costilla. La costura de carne a la que se refiere el versículo 2.21 podría referirse al rafe perineal, la costura embrionaria que se percibe en el pene y el escroto. El idioma hebreo bíblico no tenía palabras para referirse al pene, por lo que se tuvo que utilizar otra palabra. El término hebreo que se utilizó para costilla, tzelá, tiene otros significados aparte de hueso, como los marcos de la puerta, que funcionan como columnas de sostén, y el tronco de los árboles. Entonces más bien podría referirse a un mero soporte estructural.

Lo que realmente pasó en el jardín del Edén (What Really Happened In The Garden Of Eden), Ziony Zevit, de la American Jewish University, en Maryland, EE UU.
Ilustraciones de Génesis, de Robert Crumb, Edidiones La Cúpula, Barcelona 2009

viernes, 30 de julio de 2021

analogías en los dibujos del hombre de las cavernas

Símbolos en las cuevas europeas de la Edad de Piedra y analogías en otros continentes.

Los primeros sistemas de escritura se desarrollaron con los sumerios alrededor del 3400 a. C. La paleoantropóloga Genevieve von Petzinger sugiere una protoescritura en los símbolos hallados en las cuevas prehistóricas, que hace 40.000 años los humanos desarrollaron un sistema de signos consistente en todos los continentes. Ella pasó años catalogando símbolos encontrados en las cuevas de España, Francia, Italia y Portugal. Los símbolos que encontró iban desde puntos, líneas, triángulos, cuadrados y zigzags hasta formas más complejas como escaleras, plantillas de manos, algo llamado tectiforme que se parece un poco a un poste con techo y formas de plumas llamadas penniformes. Ve este sistema como un remanente de la migración de los humanos modernos a Europa desde África. Estos símbolos viajaron en soportes móviles como dientes de ciervo o huesos.
Las formas simples representan un cambio fundamental en las habilidades mentales de nuestros antepasados, hacia el uso de símbolos abstractos para comunicarse. La lingüista Cora Lesure argumenta que es posible que tanto los signos más abstractos como los animales dibujados estuvieran destinados a transmitir ideas tal como lo hace un lenguaje escrito. Por tanto, que son una modalidad de expresión lingüistica. Sugiere que los mecanismos cognitivos necesarios para el desarrollo del arte rupestre probablemente sean análogos a los empleados en la expresión del pensamiento simbólico requerido para el lenguaje.

jueves, 29 de julio de 2021

miércoles, 28 de julio de 2021

el coche de orwell

Los fabricantes han acelerado el desarrollo de los coches eléctricos ante la perspectiva de una prohibición definitiva de los vehículos de combustión, que la Comisión Europea ha fijado finalmente en 2035. Esta electrificación ha reforzado aún más la digitalización y conexión a Internet de los vehículos, una tendencia iniciada hace años pero que ahora toma una nueva perspectiva. A falta de confirmar si la práctica se extiende a modelos de gamas más bajas, por ahora los fabricantes han apostado fuerte por la vía de negocio consistente en bloquear informáticamente las capacidades mecánicas del coche y cobrar una tarifa por activarlas.
El nuevo Mercedes EQS solo alcanzará su máximo radio de giro si se paga una cuota anual de 500 euros, o de 1.169 por tres años. El fabricante alemán va a utilizar este modelo para probar una nueva tecnología que llama "Over-the-Air" (OTA), que consiste en la posibilidad de añadir extras al coche de manera inalámbrica temporalmente pagando cuotas.
Otro ejemplo es Tesla, una parte de sus ingresos llega a través de los pagos que deben hacer sus propietarios a cambio de actualizar el software de sus coches e instalar funciones. 
Volkswagen quiere cobrar una tarifa de 7 euros por cada hora de conducción autónoma en su nuevo modelo Trinity, que saldrá en 2026.
"Ese control a lo mejor puede estar bien para mejorar la seguridad, pero va a ser a costa de estar vigilado en todo momento y de perder autonomía sobre el coche: si la operadora decide que no puedes ir a un sitio, lo bloquea y no vas. Lo que hay que evitar es que nos fuercen a tener un coche con estas funciones, es decir, que se imponga como estándar y que simplemente nos den un contrato de condiciones como los de política de privacidad que nadie lee", así lo exponía en 2019 Xabier Vilajosana, catedrático en el área de sistemas de comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya y experto en el desarrollo del coche autónomo.

martes, 27 de julio de 2021

la caníbal


Neotaberna y restaurante gallegos de diseño industrial adosados a O'Pazo de Lugo, en el último tramo de Argumosa, Lavapiés, con mogollón de cervezas artesanas de grifo y vino a granel y en botella. Menú de 15 euros y medio menú de 10. Carta con 20 quesos de distintas denominaciones. Servicio no muy agradable. Nos bebemos media pinta de porter a 3,50 y una sin alcohol danesa, Mikeller, en botella por 5 euros, acompañadas de una decepcionante tapa de aceitunas sin hueso. Lo más interesante: su larga mesa de madera y las reproducciones de los carteles de la Fiesta del Pulpo.

lunes, 26 de julio de 2021

un chocolate valor en madrid


Me bebo un chocolate caliente en una terraza, en el paseo de las Acacias con la calle Ceiba, mientras dibujo. Las chocolaterías Valor son franquicias de esta famosa fábrica de chocolates de Villajoyosa, Alicante, cuyo nombre viene de su fundador Valeriano López, al que llamaban Valor.

domingo, 25 de julio de 2021

leopoldo pomés en el cerralbo








Leopoldo Pomés nace en Barcelona en el año 1931, y adquiere su primera cámara fotográfica en 1946. En la década de 1950 entra en contacto con el grupo vanguardista “Dau al Set”, formado entre otros por el poeta Joan Brossa y los pintores Antoni Tàpies, Joan Ponç y Modest Cuixart.
En 1955 aparece en el panorama nacional de la fotografía exponiendo su primera obra en las “Galerías Layetanas” de Barcelona, al mismo tiempo que consigue el segundo premio de poesía “Ossa Menor”.
En 1958 Colabora y publica fotografías en la Revista “Afal” y en 1961 funda juntamente con Karin Leiz, “Studio Pomés” y comienza su carrera como fotógrafo y creativo publicitario.
A partir de 1963 dirige la creatividad de la agencia de publicidad “Tiempo” con Leopoldo Rodés y Juan Carlos Yriarte como socios. A lo largo de su trayectoria profesional ha realizado más de 3.000 spots publicitarios y una cuarentena de documentales institucionales, destacando trabajos como la creación de la “burbuja Freixenet” en los años 60 o la realización de la campaña de imagen para los Juegos Olímpicos de Barcelona.
Su obra fotográfica ha sido objeto de numerosas exposiciones tanto en galerías de arte como la Galería Trece de Barcelona, la Michael Hoppen Gallery de Londres o la Galería Fernández-Braso de Madrid, como en centros de arte y museos entre los que destacan el Círculo de Bellas Artes de Madrid, la Fundación Foto Colectania o el Instituto Cervantes.
Así mismo su obra se encuentra dentro de las colecciones permanentes de los principales museos como el Museo Nacional de Arte de Cataluña. El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, El Instituto Valenciano de Arte Moderno o el Centro Andaluz de la Fotografía.
Sus imágenes han aparecido en numerosas publicaciones, tanto en forma de catálogos y retrospectivas como acompañando texto literarios.
En 2006 deja la publicidad para centrarse en su trabajo fotográfico personal.

En 2018 recibe el Premio Nacional de Fotografía.
Fallece a los 87 años en 2019, en Gerona.


El Museo Cerralbo de Madrid se suma a la XXIV edición de PhotoEspaña 2021 con 85 fotografía expuestas, de las cuales 30 son inéditas. Son positivos fotográficos originales de época realizados por el propio autor, un valor patrimonial añadido en estos tiempos en los que la impresión digital es tan habitual. 
La selección de las obras, muy centradas en la mujer que sorprende y se rebela contra los convencionalismos de la época, retratada siempre con la sensiblidad y maestría de un fotógrafo obsesionado con las mujeres, los agujeros negros o la ausencia de sombras, y que disfrutaba observando a las personas en el paisaje urbano, ha sido realizada por su mujer y compañera de trabajo, Karin Leiz, y la hija de ambos, Juliet Pomés.

Hasta el 12 de septiembre. Visitas gratuitas.
Sobre la expo en YouTube