miércoles, 28 de octubre de 2020

pan de samarcanda




En lugar de confiar en una de las representaciones abstractas o no comestibles del pan tan populares en otras partes del mundo, los vendedores de pan de Samarcanda utilizaron, como señalización, una lepyoshka 
Лепёшка 
clavada en una tabla con un gran clavo de hierro, como el cuerpo de Cristo.
Elif Batuman en Los poseídos, Seix Barral

Algunas culturas asiáticas creen que cortar pan con un cuchillo trae mala suerte en la vida. Es por eso que prefieren partirlo en pedazos a mano, por lo que tomó esta forma el pan uzbeco en lugar de una hogaza.

canción para bebé-o, por nacer, de diane di prima


Cariño                                                              Sweetheart
cuando salgas                                                   
when you break thru                                      encontrarás                                                       you’ll find
aquí a un poeta                                                 
a poet here
no exactamente lo que uno escogería.             
not quite what one would choose.

No prometeré                                                   
I won’t promise
que nunca tendrás hambre                               
you’ll never go hungry
o que no estarás triste                                      
or that you won’t be sad
en este quebrantado                                         
on this gutted
y destrozado                                                   
breaking
mundo                                                             
globe

pero puedo mostrarte                                      
but I can show you
bebé                                                               
baby
suficiente amor                                               
enough to love
para romper tu corazón                                  to break your heart
por siempre.                                                   forever


BuenosAiresPoetry

martes, 27 de octubre de 2020

tuuulibrería



Esta librería está basada en la donación de libros, nada de enciclopedias, diccionarios, revistas o cedés, que se catalogan y se ofrecen on line o en dos librerías físicas, en la calle Padilla 78 y Embajadores 11, de Madrid, a unos precios voluntarios para el comprador, siempre que superen el euro diez, y no siendo un libro especial, cuyo precio se impone. El sistema es bien sencillo, como se explica en el esquema de arriba: los libros donados se dan para proyectos sociales o se venden en librerías o Internet a un precio que haga el proyecto sostenible. También puedes suscribirte o hacerte voluntario y ayudar en el funcionamiento del proyecto.
Como asiduo has de saber que el libro has de buscarlo tú o dejar que el libro te encuentre, que es la forma literaria que ellos usan, pues solo sabemos donde están las categorías, pero no los títulos o los autores. Y que el precio será el que tú determines, siempre que no baje de 1,10 euros. Este precio está calculado bajo la premisa de que se salen de la librería una media de 6.000 libros al mes y que sus gastos rondan los 7.000 euros. Si ves una estrellita dorada en el lomo del libro escogido, es que a alguien que lo leyó le gustó. En su web puedes encontrar un catálogo de libros que puedes filtrar por idioma y género.
Yo acabo de sacar El desconocido, de Carmen Kurtz, premio Planeta de 1956. Editorial Planeta. Barcelona 1976.

lunes, 26 de octubre de 2020

la muerte deseada

Contrariamente a lo que suele creerse, no es la inminencia de la muerte lo que provoca el sufrimiento, sino que es el sufrimiento el que provoca el deseo o la necesidad de morir
Eduardo Berti en Una presencia ideal. Alianza Editorial

domingo, 25 de octubre de 2020

sábado, 24 de octubre de 2020

paseos en madrid


Bajando Alcalá, Paseo del Prado, subiendo la Gran Vía, final de la Cuesta de Moyano y Museo del Prado.

viernes, 23 de octubre de 2020

lari washburn: cuadernos y arcilla




En mi trabajo actual, estoy explorando la calidad de la superficies y de qué manera pueden relajar nuestros cuerpos e integrar nuestros pensamientos. Creo que nuestro mundo está tan lleno de ideas, instrucciones y de cosas nuevas que tenemos que aprender que necesitamos descansar de este bombardeo y ver cómo afrontarlo para procesarlo. Comencé a ver mi trabajo simplemente como la creación de hermosas superficies que pudieran fascinar y calmar. Primero estudiando burbujas, luego redes, raíces y riachuelos. Estas cosas simples que tienen movimiento y belleza y son naturales tienen la belleza relajante que busco. Dibujo todos los días en cuadernos de bocetos como un medio para continuar construyendo mi vocabulario de formas abstractas y figurativas. Comencé a trabajar con arcilla en 2012, y he descubierto que sirve para expresar mi trabajo bidimensional de muchas maneras, específicamente al permitirme expandir las formas a medida que las traduzco en arcilla.

jueves, 22 de octubre de 2020

fujino sachiko






A partir de la cerámica tradicional japonesa, Fujino Sachiko (nacida en 1950) produce esculturas orgánicas con una sensación etérea. Comenzó su carrera en el sector textil como diseñadora de moda en Kioto. Sus primeras clases de cerámica en la década de los ochenta le ayudó a desarrollar su pasión por la arcilla, ya que tuvo la suerte de estudiar con la pionera ceramista Tsuboi Asul.
Su cerámica refleja su experiencia en textiles al imitar el plegado y doblado de las telas. Con un esmalte de color en degradado, con aerógrafo, consigue una mayor profundidad y un aspecto mate, evocando la belleza de una flor a punto de abrir. La artista recuerda un jardín de su infancia donde las flores emergentes competían con las malas hierbas desordenadas.
Sin usar maquetas y sin la forma terminada en su mente cede el control a su técnica de construcción de bobinas La lucha con su medio continúa el final, cuando Fujino descubre la escultura completa.
Vemos en la naturaleza un número infinito de relaciones que existen en delicado equilibrio. Existe una similitud entre este equilibrio con la naturaleza y el equilibrio necesario para crear obras escultóricas, Cuando comienzo mi proceso de construcción de bobinas, la forma se expande constantemente y se me revela a través de mi manipulación de la arcilla.

miércoles, 21 de octubre de 2020

ecoembes miente




Ecoembes no es una "organización que cuida del medio ambiente a través del reciclaje y el ecodiseño de los envases" como se define, es un organismo creado para que los envasadores se libren de su responsabilidad de hacerse cargo de sus residuos de envases al menor coste posible y está formado por las mismas marcas que nos inundan de plástico (60% sector empresarial, 20% sector materias primas y 20% sector comercio y distribución). Esto supone un conflicto de intereses, pues quien pone el plástico es quien gana dinero con la gestión de su residuo. Su junta directiva  está formada por diez personas que cobran 211.000 euros anuales cada uno, más que el presidente del gobierno y casi lo que el rey.
El 40% de lo depositado en el contenedor amarillo se hace incorrectamente y el 60% de los envases de plástico acaba en el contenedor gris. Solo se recupera el 25,4% de los plásticos, el resto va a la incineradora o al vertedero
Alguna de las empresas homologadas por esta entidad ha exportado residuos plásticos a Malasia, debido al cierre de fronteras que ha aplicado China a partir de 2018. Antes de este veto, según Interpol, España solía exportar casi el 60% de sus residuos a China. Los últimos años se ha detectado un incremento en la exportación de residuos plásticos a Ghana, prohibido por la legislación europea. Una de las consecuencias es el incremento de incendios en plantas de tratamiento en Europa y España en particular. El Semprona ha llegado a cifrar en al menos un 15% el índice de intencionalidad de este tipo de siniestros. Las aseguradoras han restringido la suscripción de las pólizas.
Hay un vertido descontrolado de residuos plásticos. Un caso alarmante es el del vertedero de Utiel (en la foto), donde se acumularon durante años más de 40.000 toneladas de desechos de forma irregular. Otro se da en una finca almacén de plásticos en Riaza.

InformeGreenpeace

martes, 20 de octubre de 2020

árboles singulares de la plaza de la lealtad




Para los amantes de los árboles, y todos aquellos que pueden llegar a amarlos, estos días de otoño son especialmente hermosos porque  sus hojas adquieren toda su riqueza cromática. Los castaños de India parecen oxidarse, los liquidámbar van del amarillo al rojo, los tilos cogen un amarillo fuerte, ese que más tarde inundará los ginkgos. 

Un buen sitio para pasear es la Plaza de la Lealtad de Madrid, que está en un lateral del Paseo del Prado, en cuyo centro hay un obelisco en homenaje a los héroes del dos de mayo. Allí se encuentra también el Museo Naval, el edificio de la Bolsa y el Hotel Ritz. Merece pena caminar despacio rodeando sus enormes y viejos árboles, sobre todo para ver y tocar árboles centenarios y singulares como el arce blanco americano, también llamado arce blanco o arce sacarino (acer saccharinum) que se eleva ya amarillo junto a un gran eucalipto y un cedro que llegan a la altura del obelisco. Hay también dos grandes magnolios, algún aligustre, arces, alguna acacia del Japón y plátanos. Destaca el viejo madroño (arbutus unedo) con las ancianas ramas sujetas con muletas, quizás el más interesante de todos los madroños de la capital (que tiene este árbol en su escudo); y un histórico ginkgo (ginkgo biloba) que habrá que rondar durante el otoño para ver su grandioso espectáculo de hojas amarillas.

Finalmente, pasearemos por la fachada del Museo del Prado, bajo sus enormes cedros. Junto a la estatua de Velázquez están los cedros del Líbano sembrados, probablemente, cuando se creó este jardín, en 1871, con su aspecto cónico y ramas horizontales. Hay otro gran cedro, éste del Himalaya, junto a la estatua de Murillo y también un gigante, viejo y cansado almez, que se ayuda de muletas.