jueves, 17 de abril de 2014

último día en manila





Desayunamos viendo el parte metereológico de Australia en la tele. Recorremos las galerías de pintores locales que hay en el barrio y acabamos en el Parque Rizal. Hay un apartado para los niños con animales por los que entrar y salir y réplicas de animales prehistóricos. Una pareja pretende pasar el día en la boca de un hipopótamo.

Nos gusta el Museo del Pueblo Filipino. Vemos los dioses del pueblo ifugao y su cultura del arroz, los descubrimientos de Vicente Madrigal, las cajas de barro con forma humana, que dibujo, y algunos yelmos españoles.

Llegamos a Intramuros, compramos algunos regalos. En un pequeño parque juegan al ajedrez. Parque Rizal  está hasta arriba de gente echando la siesta y esa señora de rojo vendiendo esterillas. La inmensa embajada de Estados Unidos. El malecón. El Bulevar Roxas. La plaza de la Iglesia de Malate y el ice tea en la terraza. En remedios comemos frutos del mar.

Nos despedimos de todo y también del hotel. Después el aeropuerto. Facturación, formularios y colas. En el avión nos dormimos y todas esas imágenes que manteníamos tan vivas se van disolviendo. En Amsterdam ya no queda casi nada, ya somos ciudadanos de Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada