domingo, 29 de enero de 2017

un poco de alexandra en mi bolsillo

No, estos no son mis amigos. Acabo de llegar a este bar, no conozco a nadie. Perdí mis amistades por él. Yo lo di todo, pero él nunca me quiso. Yo andaba pendiente como una gilipollas. Ahora cada uno sigue su camino.
Mi madre es la leche. Yo no le llego ni a los talones. Es una artista. Fue la primera mujer que se divorció en esta ciudad. Totalmente independiente.
Mis ojos son del color de mi jersey.
Jamás le diré a un artista cómo ha de hacer las cosas. Hasta ayer tenía el pelo largo. Me puse en manos de la peluquera, la dejé hacer. Tú puedes dibujarme como quieras. Para mí es un honor formar parte de tu cuaderno. Me gustaría escribir algo, no sé, algo que enseñe mi alma, que me trascienda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada