viernes, 13 de enero de 2017

músicos en la colegiata de toro

La Portada de la Majestad es la puerta occidental de estilo Gótico (S. XIII) de la iglesia Colegiata Stª. Mª. La Mayor (S. XII), construida bajo el mecenazgo de Sancho IV y su esposa Dª Mª. de Molina. Hay que destacar en esta Portada Gótica la riqueza de su policromía original, debida al maestro pintor Domingo Pérez, descubierta en los trabajos de restauración realizados durante la década 1980-1990.

La sexta arquivolta esta formada por 18 músicos colocados en el limite entre el espacio dedicado a la glorificación de la Virgen y el reservado al segundo tema iconográfico, el Juicio Final. Puede asociarse a uno u otro tema o a ambos. En las escenificaciones del Juicio ó Déesis, fue habitual la presencia de los 24 ancianos del Apocalipsis con instrumentos musicales y de ella es una derivación no literal esta representación reducida en la que no todos son ancianos barbados, también figuran personas maduras y jóvenes rasurados, aunque todos llevan puestas las túnicas y coronas.

No existe prácticamente ninguna representación en la que los nombres de los instrumentos aparezcan al lado. Por ello los nombres de estos instrumentos se considerarán con una cierta reserva, ya que musicólogos e investigadores no acaban de ponerse de acuerdo en la homologación de los mismos. 

No obstante hay detalles que se observan de modo objetivo, y que merece la pena subrayar, por el enorme significado que encierran. Uno de ellos fue anotado por el luthier Jesús Reolid que percibió la simetría organológicas del pórtico, en lo que se refiere a los instrumentos musicales de la sexta arquivolta. Es decir, los instrumentos están emparejados simétricamente, consiguiendo lo que podríamos llamar en la actualidad un "estéreo equilibrado". Si comenzamos de izquierda a derecha, y de abajo a arriba nos encontramos con un esquema como el de la derecha.

Tenemos en el primer nivel cuerdas pulsadas, cuerdas frotadas en el segundo, arpas en el tercero, psalterios en el cuarto, cuerdas pulsadas en el quinto, aerófonos en el sexto, percusión en el séptimo, de nuevo aerófonos en el octavo, para terminar con cuerdas frotadas en el último. Esto nos dice mucho de la preocupación musical de la representación, que no se limita a colocar unos instrumentos arbitrariamente distribuidos, sino que se cuida de situar adecuadamente a la "orquesta" para que su hipotético sonido esté dotado de un equilibrio acústico preconcebido.

En el Pórtico hallamos instrumentos atípicos, si los comparamos con otras representaciones contemporáneas. Se suele dudar a veces de la fiabilidad musicológica de estas representaciones, pero como señala Mary Remnant en su "Historia de los Instrumentos Musicales" (1989), "el argumento de la licencia artística o del error es realmente pertinente, y la prueba final exige comprobar si el instrumento retratado podría funcionar. Si no es este el caso, la razón puede responder al hecho de que el artista no tenía los conocimientos suficientes, o bien que nunca pretendió ser escrupuloso o minucioso, como lo indican claramente los dibujos y representaciones mas fantasiosas. En ocasiones un instrumento correcto se sostiene en una posición impracticable por necesidades de simétrica pictórica, o cualquier otra conveniencia. Por ejemplo, un ángel del techo de una iglesia puede apuntar su instrumento hacia abajo para que se pueda ver desde el suelo, mientras que un instrumento labrado en madera o piedra puede sostenerse en una posición adaptada para evitar que se rompa. De todos modos, en muchas ocasiones, aunque la licencia artística o el error sean evidentes en los detalles, ello no significa que todo el instrumento sea falso". Cabría añadir al ilustrativo texto de M. Remnant, que en otras muchas ocasiones se observan detalles de lutheria extremadamente precisos y sofisticados, cuya representación no ha resultado fácil para el artista, y sin embargo aparecen con toda nitidez.
La realidad es que el trabajo de estos tallistas que representaron escenas, atuendos, arquitecturas, y también instrumentos musicales, nos brinda la oportunidad de reproducir estos instrumentos, y consecuentemente de escuchar el sonido que podría acompañar las fiestas y las celebraciones de sus contemporáneos.

Ar.Got





“De la piedra a la madera” es el proyecto artístico de seis lutieres que este año se reunirán, del 8 al 14 de agosto en Madrid, para reproducir en madera algunos de los instrumentos tallados en piedra en el pórtico norte de la Colegiata de Toro.

Jesús Reolid, Carlos Paniagua, Carlos do Viso, Demian Reolid, Mario Unsain y Olivier Feráud son los seis artesanos que se darán cita en Madrid para reproducir en madera la viola oval, el organistrum, la cítola, el salterio y el rabel que aparecen en el pórtico norte de La Colegiata de Santa María la Mayor.

La idea del proyecto parte del violero Jesús Reolid, que decide abrir su taller a otros artesanos de la lutería para compartir durante algunos días la experiencia conjunta de pasar de la piedra a la madera algunos de los instrumentos de la portada medieval, restaurada hace cuatro años.
Los lutiers se han centrado en la portada más antigua, la norte, argumentando que es la parte que posee los instrumentos “más extraños, de los que pocos detalles se conocen”. El proyecto “De la piedra a la madera” se desarrollará durante la segunda semana del mes de agosto de 2016, es decir, entre los días 8 y 14, en Pelayos de la Presa, Madrid.


Zamora24horas
De la Piedra a la Madera en YouTube

No hay comentarios:

Publicar un comentario