martes, 8 de diciembre de 2015

néstor almendros, un día en el cielo






















Una graciosa historia sobre aquel día en que Néstor Almendros recogió su óscar a la mejor fotografía de manos de Kim Novak, por la película Días del Cielo, es la base para la ilustración que hago para la portada del número de a30 de Diciembre.

Néstor nació en 1930, como hijo de maestros, luego perseguidos por el franquismo. Su padre Herminio nació en Almansa, en el 39 huyó a Cuba y fue un pedagogo muy reconocido en América Latina. Su madre fue depurada y trasladada en el 44. En 1948, Nestor huye a Cuba para no hacer el servicio militar y en el 49 se reune allí toda la familia.

En La Habana de 1955, Néstor saca la licenciatura de Filosofía y Letras y comienza su carrera como director de fotografía y realizador de películas amateurs. Se traslada a Francia y trabaja para Rohmer y Truffaut. En 1976, rueda con Terrence Malick Días del cielo, por la que consigue el óscar a la mejor fotografía. En ella propuso, con el visto bueno de Terrence Malick, algunas novedosas técnicas para rodar las numerosas escenas de noche, como, por ejemplo, utilizar fuego real para iluminar los rostros de los actores en las secuencias donde están cerca de una fogata y siempre con la intención de conseguir el mayor realismo posible. Fotografía también preciosas imágenes tanto del atardecer como del amanecer, durante la llamada “hora mágica”, que crean ese especial lirismo tan del gusto del realizador norteamericano.

En su carrera detrás de la cámara hay casi cincuenta largometrajes y multitud de cortometrajes, además de su trabajo en publicidad, como las campañas para el diseñador italiano Giorgio Armani, realizada por Scorsese y con el gran fotógrafo Richard Avedon para una publicidad de Calvin Klein.

Es el único director de fotografía español ganador de un óscar.

Néstor Almendros y Almansa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada