lunes, 21 de diciembre de 2015

democracia y rito electoral

Las "democracias" han ametrallado civiles e infligido inanición en poblaciones enteras con sanciones económicas. Han arrasado y destruido Libia y hoy libran nuevas guerras de ocupación y cambio de régimen en contra de un número notable de los diferentes estados. Ninguna ideología ha atacado a tantos países indefensos desde los años del fascismo europeo. 

El establecimiento de la democracia a través de la guerra no es más que una excusa para bombardear a los Estados más débiles y sin medios tecnológicos eficaces de gobernanza o de autodefensa. Es una fachada.

La democracia liberal es a menudo declarada como el mejor sistema de gobierno en el mundo, aunque esta afirmación tiene una base histórica que se desestima, que es la soberanía popular. Ésta requiere que las comunidades tengan la oportunidad de decidir su propio futuro político, en lugar de tener que ser impuesto sobre ellos por forasteros, convencidos de su superioridad.


Si miramos atentamente todos los gobiernos occidentales, está claro que ninguno de ellos es democrático, y lo que sí existen son rasgos democráticos despreciados y subvertidos por los legisladores electos. Una "democracia occidental" lo es por el uso de las elecciones, que no tienen impacto en las políticas del Estado. Cuando un gobierno "elegido" no está de acuerdo con el público, el gobernante simplemente rechaza la opinión pública o incluso acusa al público de ser terroristas y traidores, como el primer ministro británico, hace regularmente.

Los estados occidentales no son guiados por sus autoridades incompetentes elegidas en absoluto, sino por una mezcla de altos funcionarios y contactos industriales que forman el "estado profundo" . Este término se refiere a una comunidad no elegida dentro de la cúpula militar y económica de un país que decide qué es lo mejor para todos y lo que debería ser la política más sabia de los "elegidos". Los deseos de la gente, y en algunos casos incluso los deseos del jefe de Estado electo, están subordinadas a lo que los expertos no electos y generales en los departamentos particulares dicen que es necesario. El momento histórico de este "estado profundo" es tal que puede estar en guerra con su propio pueblo, aun en medio de lo que los politólogos llamarían una democracia saludable.

Cuando los países occidentales fueron a la guerra de Irak o la reciente decisión del Reino Unido para bombardear Siria sin consultar a la opinión pública, esos actos eran objetivamente antidemocráticos. Las encuestas mostraron la masiva oposición popular a los bombardeos. Más importante aún, la gran mayoría de los sirios gritó para que su país no fuera bombardeado por los agresores occidentales como Gran Bretaña. Todos los clamores populares para que no hubiera ataques aéreos, de la opinión pública británica o siria, cayeron en los oídos sordos de esta falsa democracia y la máquina de matar se ha desatado de nuevo.

La democracia electoral no es más que el ritual de la elección, como una coronación, en el sentido de que se supone que debe hacer que un gobernante se vea más legítimo. El ritual se hace para dignificar un exceso de poder y la violencia por lo que todavía es un pequeño régimen de matones armados, quienes ahora se pueden llamar a sí mismos "legítimos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada