lunes, 23 de diciembre de 2013

la revolución de los forconi





Los medios internacionales decidieron mantenerlo en un bajo perfil, pero desde el noreste hasta Sicilia un movimiento llamado "Forconi"(las horcas para el estiércol) está sacudiendo el país.

Las manifestaciones comenzaron el 9 de diciembre convocadas por organizaciones autónomas de las masas trabajadoras (campesinos, camioneros, pequeños empresarios, etc), pero incluye todos los sectores de la población afectados por la crisis y, especialmente, por los sacrificios impuestos por la Unión Europea (UE).

El principal instrumento de lucha son los bloqueos de carreteras: En algunos casos, las estaciones de peaje de autopista fueron ocupadas bloqueando por completo el tráfico. Los activistas distribuyen folletos, los conductores se detienen y hacen sonar sus bocinas, ya en 135 ciudades en dos semanas.

En Turín las actividades comerciales se paralizaron durante tres días. En Génova y pueblos más pequeños algunos trenes fueron bloqueados, mientras que en Perugia fue ocupada la sede del principal partido gubernamental PD. Numerosos cortes de ruta tuvieron lugar en la provincia de Venecia, donde los estudiantes de secundaria se sumaron.

La novedad es que los sectores más amplios de la población participaron en la movilización, dicho de otra manera: bastaba la señal para salir a la calle, con frecuencia era gente no politizada que salían a la calle por primera vez en sus vidas.

El objetivo es ahuyentar todo el parlamento y al presidente de la República, Napolitano. El lema principal es "tutti a casa" (todo el mundo a casa), que parece genérico y apolítico, pero refleja la idea de la necesidad de un cambio político radical para acabar con el dictado de la UE. Hay una fuerte demanda para recuperar la soberanía nacional y monetaria, así como un reproche al gobierno y la presidencia por traicionar la Constitución. 

A través de los medios de comunicación serviles se ha calumniado al movimiento como si estuviera controlado por la extrema derecha. El carácter políticamente contradictorio de la revuelta no debería sorprender dado las fuerzas sociales involucradas, teniendo en cuenta las tres décadas de decadencia de las formas tradicionales de lucha de clases, dada la descomposición social provocada por las transformaciones de la producción llegadas con la globalización y el capitalismo de casino. Si se añade la actitud esnob y elitista de la mayoría de la izquierda entonces uno puede entender el espacio ganado por algunas formaciones derechistas.

Desde la izquierda somos muy pocos presentes dentro de esta lucha. Más allá del "Movimiento de Liberación Popular" (MPL) hay algunos otros pequeños grupos y algunos "centri sociali" desde el norte. Estamos listos para entrar porque esta es la única posibilidad de evitar un giro a la derecha por algunas partes del movimiento. Después de algunos días se registra una cierta reconsideración también en las filas de "Refundación Comunista", sin la esperanza inmediata de poder salir de su condición de observadores.

Hoy en día la cuestión principal es la construcción de los comités provinciales y para mejorar la conducción nacional haciéndola representativa. Sólo de esta manera podemos entrar en una segunda fase de desarrollo de un programa político coherente fortaleciendo así el movimiento para convertirse en una fuerza política combativa real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada