martes, 26 de enero de 2016

envejecer

Foto Vanessa Montero


Creo que los coches o los electrodomésticos nacen enfermos porque sus metas son muy inmediatas y precipitadas. El envejecimiento enriquece algunos objetos, algunos materiales nobles, como la madera o la piedra, y a algunas personas. A mí me gusta ver envejecer los objetos.
Envejecer bien es potenciar tus valores. Y eso se puede hacer. Las personas que se obsesionan con no envejecer a base de operaciones me dan pena. Ver a una antigua belleza transformada en eso es horrible porque constatas el envejecimiento.
La lámpara Estadio, que hice para mi hermano Alfonso y Federico Correa para el Estadio de Montjuïc, ahora, más de 20 años después de que la diseñara, es la pieza del catálogo que más se vende en el mundo.
Para innovar, algunos han hecho tenedores que se te escurren, cuchillos que no cortan, cucharas con poca capacidad. Todo eso no me interesa, por eso no he aceptado hacer una cubertería. Y de los platos asimétricos ni hablamos. Son difíciles de guardar, incómodos para comer y no tienen ningún sentido. Creo que en ese ámbito han hecho mucho daño los nuevos cocineros. La complicación no es sofisticación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada