viernes, 23 de mayo de 2014

ahora que aún perdura el recuerdo



El ordenador central estaba prácticamente desconectado. No había ni un bit ocupado. Sin embargo, entre aquel entramado de venas quedaba algo. El led de sonido se disparó como una corriente de agotados leucocitos apenas capaces de subir el primer escalón.

Allí estaba ella, a punto de cumplir los noventa, con la flor de la canela de Chabuca moviéndole sus labios secos. Si no era una grano de felicidad para ella, podría parecerlo en aquella atmósfera de formol.

Allí estaban las dos viejas amigas, encontrándose. Quizá despidiéndose.

......................................................................

Déjame que te cuente limeña,
déjame que te diga la gloria
del ensueño que evoca la memoria
del viejo puente, del río y la alameda.

Déjame que te cuente limeña,
ahora que aún perdura el recuerdo,
ahora que aún se mece en un sueño
el viejo puente del río y la alameda.

Jazmines en el pelo
y rosas en la cara,
airosa caminaba
la flor de la canela.
Derramaba lisura
y a su paso dejaba
aromas de mixtura
que en su pecho llevaba.

Del puente a la alameda
menudo pie la lleva
por la vereda que se estremece
al ritmo de sus caderas,
recogía la risa
de la brisa del río,
y al viento la lanzaba
del puente a la alameda.

Déjame que te cuente limeña,
déjame que te diga, morena mi pensamiento,
a ver si así despiertas del sueño,
del sueño que engalana, morena, tu sentimiento.

Aspiraré la mixtura que da la flor de canela
adornada con jazmines, matizando tu hermosura.
Alfombra de nuevo el puente y engalana la alameda
que el río acompasará tu paso por la vereda.

Y recuerda que…


La flor de la canela (1950). Chabuca Granda

YouTube

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada