lunes, 25 de abril de 2016

fuego y agua en el campo de calatrava


La reciente apertura de la cantera de Cerro Gordo, en la carretera de Granátula a Valenzuela, en la ruta de los volcanes del Campo de Calatrava, donde existe la máxima concentración peninsular de éstos y sus accidentes junto a Olot, Gerona, y el Cabo de Gata, es suficiente excusa para visitarlo junto al maar de la Hoya de Cervera, en la vega del Jabalón.

Cerro Gordo, como el cercano cerro de La Yezosa, es un cerro redondeado de forma troncocónica originado por un volcán cónico de tipo estromboliano, con largas coladas de lava, y luego degradado por la erosión. El acuerdo del Ayuntamiento de Granátula con la empresa de explotación minera Lafargue Holcim ha permitido la cesión de 2.000 metros cuadrados de cerro excavado, cuyo corte permite un estudio de su estratificación visitable junto a una pequeña lección sobre la formación de los volcanes. Aunque el plan es bien sencillo, resulta ser el único volcán visitable de la península.

El cercano maar de la Hoya de Cervera, nos instruye sobre el otro tipo de vulcanismo y más frecuente en la región: el hidromagmático; que da origen a depresiones entre montañas, en este caso de la Sierra de Arzoyar, donde suelen formarse lagunas. Aquí aún no ha llovido lo suficiente para ello, y el propietario ha aprovechado para cultivar parte del terreno. Estos volcanes son también llamados de explosión pues una gran explosión provocada por el calentamiento del agua subterránea, por el contacto con el magma, hace saltar por los aires los materiales volcánicos del interior de la tierra.

Esta depresión tiene un kilómetro de diámetro y 140 metros de profundidad en su cara más baja, derruida por la colada de lava que bajó hasta el río Jabalón, uniéndose a la lava que bajaba del cercano volcán El Aprisco.

Recorremos después un pequeño tramo del Jabalón donde se encuentra la fuente agria del Chorrillo. Es uno de los más representativos hervideros, nombre relativo al burbujeo continuo que se observa en estas fuentes. Aquí vemos su poza o baño circular, pues la temperatura del agua permite llamarla agua termal, con una escalera y la característica fuente original protegida con un bombo de planta circular con bóveda. La composición de sus aguas ofrece un cóctel minero-medicinal muy indicado para afecciones gástricas y cutáneas (bicarbonato de sodio y magnesio, bicarbonato cálcico y sulfato sódico-magnésico. También es común la presencia de cobalto, manganeso, cuarzo, calcita, siderita...)

Finalmente acabamos en la Reserva Natural La Laguna del Prado, también llamada La Inesperada, ya que su nivel hídrico depende de las lluvias, que es Zona Especial de Protección de Aves Esteparias del Campo de Calatrava (ZEPA). Una bella laguna rodeada de tarayes y poblada de flamencos y patos pegada al casco urbano de Pozuelo de Calatrava. Se trata de un humedal mesosalino (sus aguas son salinas y someras) cuyas singularidades determinan la flora y fauna de la Laguna del Prado, otorgándole unas características que la han llevado a la categoría de Reserva Natural. Una importancia ratificada por la Unión Europea con la proposición de Lugar de Interés Comunitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada