lunes, 2 de junio de 2014

un café en el menchero



Córdoba no enciende la luz, sólo un foco para que dibuje, para no gastar; y todo tiene el aspecto fresco que se espera de la siesta. A las seis de la tarde me voy a mis quehaceres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada