jueves, 26 de junio de 2014

el espejo de rembrandt










Si estás pintando un retrato tienes que escrutarlo con detenimiento. No hubo artista anterior o posterior que extrajera mas cosas de un rostro que Rembrandt. Este veía más cosas que los demás. Utilizaba el ojo y el corazón.
El dibujo te hace ver las cosas con mayor claridad, y cada vez más. La imagen te atraviesa desde el punto de vista fisiológico, pero al cerebro, a la memoria -donde se almacena- llega a través de las manos. 

-David Hockney en El Gran Mensaje


Autorretratos de Rembrandt en 1628, 1629 y 1630. Con 22, 23 y 24 años. Fuente: Arte y Artistas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada