sábado, 17 de mayo de 2014

un perro andaluz



Una mañana me dijo Dalí: "He tenido un sueño muy extraño: tenía un agujero en la mano y me salían cantidades enormes de hormigas". "Pues yo también he soñado una cosa muy extraña. He soñado con mi madre y con la luna y con una nube que atravesaba la luna, y luego le querían cortar un ojo a mi madre, y ella se echaba para atrás". "Pues aquí tenemos la película", nos dijimos, y nos pusimos a hablar hicimos el script en seis días, rechazando todo lo que fueran asociaciones más o menos normales, recuerdos o lógica. Por ejemplo, coge una cajetilla de Gitanes, la pone sobre una mesa baja. Y yo digo: "Ahora en vez de la caja hay un sapo". Rechazado por malo. Nada de magia. Nada más que las cosas que nos gustaban, que no significaran nada, que nos gustaran las imágenes. De cada seis rechazábamos cinco. Las primeras nos salieron muy fácilmente. La luna, la nube, el hombre afeitándose, asentando la navaja: esa fue idea de Dalí, como la del ciclista.

Entrevista a Luis Buñuel. De Luis Buñuel, novela, de Max Aub
Esta copia es de la estupenda restauración de la Filmoteca Española.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada