martes, 24 de septiembre de 2013

por momentos

era tan triste ese mundo que se descabalgaba de la canción ya en el segundo verso y yo no podía aguantar alguna lágrima. Menos mal que estaba ese momento dulce cuando, recién acostada y con el abanico aún en la mano, hablaba despacio y, cansada del paseo, exhalaba las palabras mágicas me alegro, ojalá lo viera, que todavía se agarraban con afecto, y alguna pequeña sonrisa mientras acaricio su cara antes del oscuro sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada