miércoles, 4 de septiembre de 2013

el tortoni, mercadillos y conventillos



Me despierta un delicioso olor mezclado de café y dulces que sube de la calle. Me ducho y bajo corriendo arrastrado por el tufillo. En el último bar de anoche, los parroquianos siguen bebiendo vino. Juanito no ha vuelto.

Cojo el subte en Agüero. Compro un bono de diez viajes a siete pesos. Pasan los trenes a Catedral, pero no paran. En monitores pasan publicidad. Hay cobertura para los móviles. Los vagones son anchos, con ventiladores gigantes, no muy nuevos. Las paredes de la estación tienen azulejos con motivos referentes al lugar. Paseo por Avenida de Mayo: pintadas hechas con plantillas, restaurantes españoles con paellas, pescados y mariscos. Plazas de España y Asturias. Unos gauchos recorren la avenida a caballo. La gente saca el cuerpo por la ventanilla de los coches para hacer fotos.

El Gran Café Tortoni está abriendo. Muy clásico, en tonos rojos, grandes columnas y lámparas, mobiliario pasado de rosca. También tiene sala de billar y el recuerdo de Borges, Carlos Gardel, Alberti... Me siento en la mesa de la poetisa Alfonsina Storni, a quien cantara Mercedes Sosa. El camarero se me echa encima para decirme que el café y la japonesa se parecen. Me llama master con un tono que me resulta cargante. Será que me duele la cabeza. El café cuesta poco menos que los diez viajes. En la puerta del retrete hay un señor con sombrero, de bronce, con un cigarro en la boca y echando humo.

En el subte azulejos con paisajes castellanos: catedrales de Burgos, Ávila y Toledo, campos de Castilla. En la siguiente estación Galicia, la Catedral de Santiago. Los asientos son corridos, de terciopelo azul, muy limpios. Bajamos en San Telmo. El mercado es una especie de Rastro con tiendas de antigüedades. Viejos juguetes. Coches y camiones. Baratos.

De Plaza de Dorrego y su enorme ombú hasta San Juan. Plaza de Eva Perón, Chile. Unos chopps en el Mercadito del Medio y Medio mientras el sol nos acaricia y Maria Luisa recalca que esto es vida. Olemos a calamares hacia la Plaza de Mayo. Comemos carne a la parrilla, riquísima. Me ponen un chopp de Brahma, más suave que la Quilmes. Maria Luisa nos dice que el domingo es el día en que los argentinos solo se dedican a ver fútbol.

Recorremos los conventillos, grandes casas que la burguesía abandonó y se convirtieron en casas de vecinos, con patios consecutivos donde ahora hay tiendas. La mayoría de los taxis son viejos Peugeot 504, negros con el techo amarillo. Nos cuentan que hay muchos falsos que te camelan, que hay que coger los radio-taxis. Cenamos en casa de la cecina de León que trajimos. Y allí nos quedamos.

Nafta: gasolina.
Subte: ferrocarril subterráneo, metro.
Plata: dinero, guita.
Morfar: comer.
Prepo: prepotente
Boleto: entrada, tique.
Heladera: frigo.
Chopp: jarra de cerveza a presión.
Panchos: perritos calientes.
Baúl: maletero del coche.

Gastos: 68,70 pesos, 19,60 euros. Gastos Acmdo: 111,07 euros. Media Gastos Diarios: 37, 02 euros. Dos personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada