martes, 17 de septiembre de 2013

el británico y otras nostalgias







El metro, el zoo y el reciclado de los mercados son tres buenos ejemplos de respeto al pasado, de que no es necesario destruir lo antiguo. Los árboles atraviesan la vida de las distintas generaciones, los edificios. Tenemos la impresión de estar en una gran ciudad del principios del siglo XX. Lo anterior fue destruido por el Sr. Alvear, incluso cortando la luz y el agua a quienes se negaban a ser expropiados.

Mientras duermen, cojo el 152 para ver el Museo de Historia, en Lezama. Desayuno en el Bar Británico, con gran friso de madera en cuadratines a la inglesa, antiguos ventiladores en el techo y gente del barrio leyendo el Clarín. En la esquina de Defensa con el Parque Lezama, este bar es una institución (como el Palentino en Madrid) y hay una lucha para que no desaparezca.

El Museo Histórico Nacional abre a las once y cuesta dos pesos entrar. Maravillosos retratos de los frailes Pedro de Carranza y Cristóbal de Arresti y el reloj de Belgrano cuando ya había donado todo para hacer escuelas. Gran decepción al ver que no hay expuesto nada de Cándido López; me dicen que están felizmente guardados, quizá el año que viene se pondrá de nuevo la exposición.

Está abierta la casa del presidente Mitre, declarada Monumento Nacional al poco de morir (fue uno de los presidentes más queridos) y distribuida alrededor de dos patios. Biblioteca con más de 12.000 libros.

Comemos en el patio del Cabildo y hago un dibujo. La calle Florida va a tope, llena de espectáculos callejeros. Se oyen chistes de gallegos. Estudiantes barbudos gritan contra el camelo de la deuda externa. Cenamos una ensalada oriental en el Bakano, que tiene un ambientazo de jóvenes aprovechando la hora feliz delante de unas Quilmes de litro. Uno saca la tarjeta de su viejo, paga todo y recoge la pasta de los amigos. Le compramos la leche al chino. El bar de los borrachos hoy está a tope de chavalillos tomando y comiendo panchos.

Uno se larga de los sitios cuando le empiezan a gustar, cuando empieza a cogerles el gustillo. Esta ciudad nos gusta y mañana es el último día.

Gastos del día: 107,72 pesos, 30,20 euros. Gastos Acmds: 848,44 euros. Media diaria: 56,56 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada