jueves, 30 de enero de 2014

exvotos anatómicos

Exvotos de plata italianos (TesorosTC) y milagros peruanos hechos a mano

Del Maestro Joyero Karen Bachmann en Observatory

Edward Weston - St. Roch Cemetery, New Orleans, 1941.
Colección privada de Elizabeth Anderson
Colección Elisabeth Anderson
Exvotos de terracota, de Wellcome Images

Estómago de plata italiano (TesorosTC) y vértebra (Elisabeth Anderson)

Torsos col. Elisabeth A. y Tesoros TC

Colección privada de Elisabeth Anderson
Exvoto brasileño, de Colonial Arts

Foto J. Pemberton


El exvoto es una ofrenda, un acto de adoración a una deidad o un santo en cumplimiento de un voto o promesa o al expresar un deseo. La costumbre de ofrecer regalos a los dioses o espíritus para propiciar o darles las gracias por su protección se remonta a la antigua Mesopotamia y Egipto. En los templos etruscos y romanos, regalos, llamadas Donaria, fueron colgados en las paredes junto a las estatuas de divinidades, colocadas al lado de un árbol sagrado, y se cuelgan o son enterrados alrededor de altares de sacrificio.

La costumbre de fabricación y uso de exvotos anatómicos fue prolífico en la antigua Grecia y Roma desde el año 400 aC a 400 DC. Estos se hicieron ofrendas a las deidades de la salud y la medicina, ya sea con la esperanza de una cura o en agradecimiento por uno. Estos fragmentos de tamaño natural a menudo del cuerpo humano fueron generalmente modeladas en terracota aunque los materiales, incluyendo metales y piedras se utilizaron para los que podían pagarlos. Estos fueron colocados en los templos dedicados a los dioses curativos de la época, sobre todo, Asklepios. Los ojos, cabeza, manos, pechos, genitales y los pies masculinos eran más comunes. Poco a poco los santos de la iglesia cristiana adoptaron los poderes de los dioses griegos y romanos. En la Península Ibérica, los pueblos prerromanos fabricaban exvotos en bronce a pié de los santuarios, que luego eran lanzados a las aberturas de la tierra.

En la actualidad, los exvotos anatómicos son pequeños amuletos religiosos de metal o cera, a veces es pelo real, que están puestas o colgadas en los altares y santuarios en agradecimiento por un milagro recibido. Los católicos y ortodoxos europeos usan este nombre que significa "del voto hecho" en latín. En América Latina se conocen como Milagros.

Son de uso general en dos tipos de formas, una persona puede pedir un favor de un santo (conocido como manda en México) y con el fin de devolver el santo después de haberse concedido el favor, van a hacer una peregrinación a la ermita de este santo y dejar el Milagro allí. Como alternativa, la gente podría llevar los Milagros con ellos para la buena suerte, sobre todo si ha sido bendecida por un sanador espiritual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada