martes, 13 de agosto de 2013

al hayedo de irati



Vamos al hayedo de Irati siguiendo el recorrido que aquí dibujo (siguiendo el curso del Irati a la ida y por el Valle de Roncal a la vuelta). Todo especialmente bien cuando se sale de la depresión longitudinal de Jaca y Sabiñánigo y se empieza a entrar de lleno en los Pirineos. De Adiz a Orbaiceta se pasa a través de valles estrechos, hoces y congostos bellísimos aprovechando el curso de los ríos. Desde Lumbier se coge el curso del río Irati en su parte más baja. Luego Urrobi y otra vez el Irati en Gorriz. En Orbaiceta, a unos dos kilómetros, hay un camino forestal hacia el pantano de Irabia, el curso del río hasta el puente y luego la ermita de Nuestra Señora de las Nieves, donde hay un bar con cervezas fresquitas y un plano con los recorridos. También se puede ir desde la fábrica de Orbaiceta.

El hayedo, bosque o selva de hayas y abetos, es una masa forestal impresionante que atravesamos, con paradas, en el coche. Vemos hayas, abetos, bojes, arces, serbales, avellanos, fresnos y espinos blancos. Me hago un garroto con un hijo tieso de avellano. Al final hay colinas de praderas y nubes avanzando entre ellas. Bajamos a Ochagavia y nos desviamos hasta Ostarroz e Isaba, con su iglesia-fortaleza de San Cipriano, olvidando el Valle de Belagua. Bajamos el Valle de Roncal hasta Roncal pueblo, donde provamos su famoso queso y vemos el mausoleo de Benlliure en el cementerio. Congostos hasta Burevi, Virgen de la Sierra, Sigües y volvemos a Jaca siguiendo el curso del río Esla hasta el embalse de Yesa, del río Aragón.

Cenamos en Sabiñánigo bajo una tormenta de padre y muy señor mío que vanagloria a Juan Enrique con su BX entre el granizo gritando de placer porque llanea por el congosto que le recuerda el de Hermida. Sus Picos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada