sábado, 14 de noviembre de 2015

cosechando muertos

TOBIAS SCHWARZ / AFP / GETTY IMAGES

Nosotros, Occidente, derrocamos a Saddam por la fuerza. Derrocamos a Gadafi por la fuerza. Estamos tratando de derrocar a Assad por la fuerza, mientras que apuntalamos regímenes draconianos y tiranías bárbaras de todo el mundo.¿Cuál ha sido el resultado de estas intervenciones? Un infierno en la tierra, que crece año tras año más en volumen y virulencia.

Sin el crimen estadounidense de la guerra de agresión contra Irak, que, por las medidas utilizadas por los propios gobiernos occidentales, dejó a más de un millón de personas inocentes muertas, no habría ISIS, ni "Al Qaeda en Irak". Sin Arabia y la financiación occidental y el armado de una amalgama de grupos sunitas extremistas de todo el Oriente Medio, no habría ISIS. Aún más. Sin la creación directa, extensa y deliberada por parte de Estados Unidos y su aliado Arabia de un movimiento mundial de extremistas suníes armados durante las administraciones de Carter y Reagan (a fin de sacar a los soviéticos en un atolladero en Afganistán), no habría habido "Guerra contra el Terror" ni los ataques terroristas en París esta noche.

Una vez más, vamos a ser lo más claro posible: el mundo infernal que vivimos hoy es el resultado de las políticas y acciones deliberadas llevadas a cabo por los Estados Unidos y sus aliados en las últimas décadas. Fue Washington que llevó y / o apoyó a la anulación de la resistencia política secular en todo el Oriente Medio, con el fin de reunir a los líderes recalcitrantes como Nasser y respaldar dictadores corruptos y brutales que permitan avanzar en la agenda estadounidense de dominación política y la explotación de recursos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada