viernes, 9 de diciembre de 2016

microcoches españoles en los cincuenta

La década de los años cincuenta fue la época dorada de los microcoches en España. Después de los años más difíciles de la posguerra, y aún en la penosa autarquía (y la falta de materia prima tras la Segunda Guerra Mundial), los microcoches aparecen como la solución a la movilidad de aquellos españoles que levantaban la cabeza (la mayoría se movía en bicicleta). Comienzan a florecer algunos emprendedores que, con más ilusión y oficio que medios, se lanzan a la aventura de poner en marcha un proyecto empresarial con el que motorizar el país usando materias primas poco sofisticadas (costaba mucho encontrar aluminio, por ejemplo) y mediante procesos bastante artesanales. Se dice que llegaron a existir unos 100 pequeños constructores que, de forma totalmente artesanal y con una falta total de medios técnicos y económicos, hicieron sus pinitos más o menos serios con los microcoches. Muchos de ellos fabricaban también bicicletas, motos, motocarros… y todo lo que estuviese a su alcance, aunque por desgracia era una industria tan débil que estaba abocada más pronto que tarde al fracaso. Y es que si ya era realmente complicado poner en la calle un vehículo, tan o más difícil era luego conseguir venderlo, con una población que en su mayor parte tenía como principal preocupación simplemente subsistir. La gran mayoría de microcoches de la época fueron de dos plazas y muchos de ellos descapotables (más por abaratar que otra cosa); pero fundamentalmente eran de mecánica simple y económicos. En el aspecto estético buscaban emular a sus homólogos más grandes. El más exitoso fue el Biscuter, llamado, por el diseño de su carrocería, la zapatilla. Ellos dieron pié al gran éxito del 600, en los años de la apertura. Con la aparición del 600 en 1957 las empresas fabricantes de microcoches empezaron a decaer, hasta su cierre en los sesenta, dejando en el tintero todos sus proyectos.


Kapi Super 125 de 1950. Durante un tiempo la marca de microcoches burgalesa Kapi montó los motores Montesa, hasta que, más tarde, los sustituyó por los Hispano-Villiers. Este nombre viene de su fundador Federico Saldaña Ramos, por su cargo de capitán en infantería. Fue registrado con la patente nº194.762. De motor trasero, cogía una velocidad de 50 km/h. La suspensión era independiente por muelles helecoidales, dobles delante y detrás, y los tamaños de los 
neumáticos, 40×8″. La carrocería estaba cerrada con dos puertas y disponía de dos asientos.



Kapi Jip de 1956. Otro de los vehículos fabricados por el capitán Federico Saldaña fue este jeep a la española de precario acabado y extrema sencillez. Presentado en 1955, era un Jeep a escala, y podía montar el mismo motor de 125 cc que el Kapiscooter o un 4T de 175 cc ligeramente más potente. Su sencillez llegaba a tales niveles que sólo disponía de frenos en las ruedas traseras y la suspensión de ejes rígidos con ballestas prescindía de los amortiguadores. El interior tan sólo contaba con los asientos, el volante y la palanca de cambios, no había nada más. Aparece en la película de Mortadelo y Filemón pintado de color gris, y parece ser que tan sólo han sobrevivido hasta nuestros días 5 unidades.



Kapiscooter de 1957. Otro de los modelos fabricados y comercializados por la empresa Kapi de Barcelona desde 1951, fue este coche elemental de tres ruedas, transformable para el transporte de mercancías, en versiones de 125 cc de dos tiempos con motor Hispano Villiers (modelo 125 F) y de 175 cc de cuatro tiempos con motor Fita.AMC (modelo 175 F4T). En ambos casos con ubicación trasera y transmisión por cadena a una sola de las ruedas. En 1953 pasa a incorporar también el motor Hispano Villiers de 197 cc. En 1955 pasan a llamarse FV3 y FT4. En el 56, la empresa cierra sus puertas, y en los años 58 y 59 se liquidan sus unidades en stock bajo la marca Pinguy.




BCB Bichibi de 1953. Biplaza de 3 ruedas proyectado y diseñado por Paco Bultó (de Montesa), Carlos Carreras (de ENASA) y el ingeniero italiano Medardo Biolino (diseñador de Pegaso). BCB son sus iniciales. Le llamaban bichibi. Llevaba el motor 125 de la Montesa Brio 90. Querían crear una empresa para comercializarlo. Montesa aportaría el 25% del capital, suministraría motores y los vendería en su propia red. Jamás pasó de prototipo y sólo se fabricó una unidad sin carrocería. Esta única unidad fue recuperada por Manuel García y José Antonio Eguía, que hicieron la carrocería con el aspecto que hubieran querido sus creadores, y que presentaron en el Salón del Auto Retro de Barcelona en la edición de 2011.



Goggomobil T350 de 1958. En 1957, un grupo de empresarios vascos fundó la compañía Munisa cuyo objetivo prioritario era la fabricación en serie de un vehículo utilitario. Tras llamar a muchas puertas, Munisa llegó a un acuerdo con la alemana Hans Glas Gmbh, para la producción en España del Goggomobil (de venta allí desde 1955).El primer modelo producido por la empresa vasca fue el T350, un “superutilitario de cuatro plazas” rezaba la publicidad. Después llegaron el T400 y la versión en furgoneta. Se llegaron a vender 6.000 unidades a un precio que oscilaba entre las 40.000 y las 52.000 pesetas dependiendo del modelo. El auge del Seat 600 en 1965 provocó una caída en picado de las ventas.




Cimera de 1954. Descapotable de tres ruedas fabricado con medios muy artesanales por Juan Bolinches que nunca llegó a triunfar. A pesar de fabricarse varios modelos, el diseño del Cimera nunca llegó a cuajar entre el gran público. Su producción duró muy pocos años. Técnicamente reunía las características técnicas de otros vehículos similares de esta época, como eran disponer de una elemental carrocería, apoyarse sobre tres ruedas (dos delanteras, y una trasera) y estar impulsado por un motor de cuatro tiempos de tan sólo 260 centímetros cúbicos refrigerado por aire. Actualmente solo existe una unidad conocida, que fue expuesta en el Classic & Legends, en el Circuit de la Generalitat Valenciana.




David de 1955. Microcoche de tres ruedas diseñado por José Mª Moré Comas, una especie de moto carrozada que como él decía no se trata de un coche con una rueda menos, sino una moto con una rueda más. Tuvo una versión turismo y tricamioneta de ¡cinco ruedas! con una producción total de aproximadamente unos 60 ejemplares entre los años 1951 y 1957. Motor monocilíndrico en la parte anterior de fabricación propia de dos tiempos de 345 cc y refrigerado por turbina de aire. Potencia de 10 CV a 4000 rpm.  Su velocidad: 68 kmh/h.


Clúa 500 de 1960. Presentado en1957 por Construcciones Mecánicas Clúa S.L, una empresa de motocicletas que decidió dar el salto a los vehículos de cuatro ruedas. Era un biplaza descapotable capaz de alcanzar los 75 kilómetros/hora. Existieron tres versiones: de 350, 400 y 500 cc. Aunque en un principo se ganó el favor de los usuarios, un desajuste en la chapa que se repetía en centenares de unidades llevó a la empresa a la ruina en 1962. En un principio tenía un motor de dos cilindros y 247 cc que iría creciendo con el paso de los años. Finalmente llegó al mercado un minicoche deportivo, de arranque eléctrico, tracción trasera y cuatro velocidades del que se fabricaron apenas 100 unidades.


PTV 250 de 1956. En 1950 los hermanos Tachó produjeron un automóvil con su nombre como marca y que llamaron Ballena. Tres años más tarde, otro modelo, El Coca, que sería la base de su principal producto: los mini-autos PTV. Así, en 1956 se fundó la empresa de Automóviles Utilitarios, S.A, encargada de producir los mini autos PTV, bastante conocidos en España. El primer modelo presentado fue el PTV 250 de 1956. Era un bonito descapotable de 2 plazas, el cual contaba con un motor trasero mono-cilíndrico y con una potencia de 11 CV que, sin embargo, era capaz de alcanzar los 75 km/h. Se fabricaron dos versiones de este modelo: con y sin puertas. En total salieron de la línea de montaje 1100 unidades hasta 1961, suficientes pata ubicar a los PTV como el cuarto mini-auto de más producción de España, tras el Biscúter, el Goggomobil y la Isetta. Se comercializaron en toda España y algunas unidades, fueron a Portugal. Esta empresa sería la base de los conocidos vehículos industriales, volquetes y montacargas AUSA.






Biscuter Coupé 200F Pegasín de 1958. Era un cabriolet de carrocería de plástico, con cierto parecido con el Pegaso, con capota de lona y hard-top opcional diseñado por Serra (que también diseño el bonito Cla). De escaso éxito, fue el último de la saga Biscuter, cuya historia se inicia en el salón de París de 1949, bajo el nombre de Biscooter, un nuevo vehículo de carrocería monocasco de aluminio fabricada por Potez, con motor delantero de dos tiempos 125 cc marca Gnome & Rhoney, y diseñado por el ingeniero francés Gabriel Voisin. Tuvo un gran éxito y hubo unos 1500 pedidos.
Como quiera que un estudio de mercado había desaconsejado su fabricación, un grupo de empresarios españoles compró la patente, y en 1953 se creó la empresa Auto Nacional, S.A. en San Adrián del Besós con José María Marcet Coll, conocido empresario además de alcalde y presidente del Aeroclub de Sabadell como presidente y Damián Casanova como jefe de taller. Gabriel Voisin supervisó el proyecto e incluso se desplazó de un tirón desde París a Barcelona con el prototipo en cuestión, toda una gesta si se tiene en cuenta que tenía ya 77 años. En la Feria de Muestras de Barcelona de 1953 se presentó y fue un rotundo éxito, lo que animó a la empresa a producirlo al año siguiente bajo el nombre de Biscuter Autonacional Voisin.


Su motor era de dos tiempos monocilíndrico de 197 cc (59x72 mm), compresión de 7,25:1, potencia de 9 caballos a 4800 rpm con un régimen máximo de 5800 rpm. La refrigeración era mixta de aire con culata refrigerada por aceite (2,4 litros), lo que dio lugar a una espectacular culata que mas bien parecía propia de un tricilíndrico que de un sencillo monocilíndrico. La citada culata era de aluminio y el cilindro de fundición. Carburador: dell’Orto 24 horizontal. Transmisión; 3 marchas adelante (sin marcha atrás) con palanca de cambios en el volante y transmisión a las ruedas delanteras por cadenas. A partir de 1955 se implemento la marcha atrás mediante un inversor de giro por lo que el vehículo disponía de ¡3 marchas atrás!. Las relaciones eran 1ª 2,97: 1, 2ª 1,60: 1, 3ª 1:1. Relación del puente: 5,5; 1. Equipo eléctrico: Batería de 6 voltios y 36w. Rectificador de selenio. Claxon. Dos faros con luces de carretera, cruce y ciudad. Faro piloto-stop. Limpiaparabrisas. Arranque manual en los primeros modelos y posteriormente también eléctrico. Dirección: cremallera. Frenos: De tambor, el delantero sobre el diferencial y los traseros sobre las ruedas. Los modelos coupé, furgoneta y rubia disponían de frenos a las cuatro ruedas. Suspensión: Cuatro ruedas independientes, telehidráulica, por resortes espirales y elementos de caucho. Ruedas: Cuatro con neumáticos 400 x 8, llantas de disco y rueda de recambio. Chasis: monocasco con carrocería de duraluminio y posteriormente de chapa de acero.

el extraño caso que josé bono no pudo resolver




-Mmmm, mmmmmmm, tres mil quinientos cuarenta y ocho. Naciste el cuatro de julio del cuarenta y tres y has hecho el amor ocho veces este mes.
-GuauuuNo te vamos a preguntar cómo lo haces, estamos maravillados, dijeron los matemáticos después de un largo aplauso.

-Y ¿quién es éste?. 
-Ya te dije que vendría. Salió en El Hormiguero, José Bono, "La Calculadora Humana". Está acabando, no te cobraré el espectáculo.
-¿Puedo dibujarlo?
-Tengo todas estas chapas para ti.

-¿Dónde está tu hijo?
-Está en el hospital. Apareció desnudo y magullado en un parque. ¿Por qué crees que he llamado a mi amiga? me pregunta con los ojos vidriosos (creo que he llegado en un mal momento).
Porque es detective privado. 
-¿Y qué coño haces aquí?

-Hola. ¿Dónde está la Hendrick's? 
Yo le digo que se vaya, que cierre el local; pero aquí me tienes, poniendo copas, me dice mientras la dibujo. Ella no está para esto. ¿Dónde tienes los precios? Este grupo bebe como si fueran cosacos.

-Si intento arreglar ahora la boca te la voy a estropear, le digo a este Bono cansino, mientras hago las últimas líneas. Si me meto en ello, me cargaré el dibujo.
No estás tan serio, tienes una media sonrisa, la tuya.
-Es que me hubiera gustado...
-Puedes hacerle una foto con el móvil y luego retocarla.
-Es que me dice que tiene la memoria llena, y no consigo, por más cosas que tiro, tener un hueco.

-Jodé cómo beben y qué marcas tan raras. A ver, Jose, ¿Tú no eres la Calculadora Humana?
-Siii.
-Pues calcúlame esta puta cuenta.

jueves, 8 de diciembre de 2016

las películas fantásticas del aragonés segundo chomón



Internet Archive

Internet Archive

Segundo Víctor Aurelio Chomón y Ruiz, nacido en Teruel el 17 de octubre de 1871, fue un director de cine y director de fotografía español pionero que produjo sus películas en Francia y se ha comparado, por su parecido en cuanto trucos basados en el montaje y el frecuente uso de ilusiones ópticas, con el director francés contemporáneo suyo Georges Méliès (se le ha llamado el Méliès español). A pesar de las similitudes son claras, se aparta de Méliès en su variedad de temas y su uso de la animación. Murió el 2 de mayo de 1929.

Arriba pueden verse las películas surrealistas en color La Rana, de 1908, y Rosas Mágicas, de 1906. Abajo he puesto un enlace de la Colección de Películas en el Archivo de Internet de Dominio Público, donde puede verse que no todo es magia y ficción. Hay documentales interesantes de las ciudades de Burgos, coloreado, Gerona, la Venecia española, y Barcelona, con un puerto de barcos de vela y vapor.

Colección de películas de Segundo Chomón

miércoles, 7 de diciembre de 2016

estúpido móvil








Las conversaciones de grupo en WhatsApp cada vez me recuerdan más los diálogos de aquel teatro que se llamó del absurdo, pero sin la gracia de La cantante calva.

Cuando, de joven, llegué a estudiar a Madrid, me rebelaba que todo el mundo siguiese unas pautas marcadas desde arriba, como esperar al monigote verde en los semáforos, seguir los caminos marcados en el asfalto, atender a silbatos y luces como a un capitán, tener que seguir unos requisitos para sacar tu dinero del banco, aguantar que un policía entrase el arma por la ventanilla del coche, etcétera.
Ahora estoy absolutamente escandalizado con la obligación de estar informatizado e internetizado para nuestras relaciones con los bancos y grandes compañías, la necesidad del móvil para conseguir servicios y que, finalmente, lo menos caro para vivir sea comer.
El móvil se ha convertido en el objeto más desarrollado tecnológicamente del planeta, hasta convertirlo en algo caro, pues ya es obligatorio tener internet. ¿Qué pasará con toda esa gente que queda fuera de este sistema?¿Tendrán que dejarse engañar por los bancos y grandes compañías?¿Quién podrá salir de la pobreza, de la discriminación? Y los que han entrado ¿Leerán diariamente este tipo de textos para nada?

violentar a los pacíficos

Issa Amro, en un puesto de control israelí en Hebrón. /J. C. S.
“Yo soy pacifista, pero estoy sometido a la jurisdicción militar; los colonos, en cambio, van armados y dependen de la justicia civil”, se queja ante un nuevo puesto de control Issa Amro. Afirma que desde 2002 se enfrenta a la ocupación siguiendo los pasos de Ghandi, Martin Luther King o Nelson Mandela. “Israel debe retirar los cargos sin fundamento contra un defensor de los derechos humanos internacionalmente reconocido por su activismo pacífico”, advertía Amnistía Internacional en la víspera del juicio militar. Cree que el objetivo final es silenciar a Amro con imputaciones que chocan contra su trayectoria en favor de la no violencia. Le acusan de “participar en una manifestación no autorizada” o de “insultar a un agente de seguridad”. Sus abogados temen que pueda ser condenado a seis años de cárcel. Magdalena Mughrabi, subdirectora de Amnistía Internacional para Oriente Próximo, anticipa que declarará al activista “preso de conciencia” si es sentenciado a una pena de cárcel.

Juan Carlos Sanz desde Hebrón. El País 22Nov2016

martes, 6 de diciembre de 2016

lunes, 5 de diciembre de 2016

el bolañego andrés lópez, muerto en 1942 en la prisión de valnoceda

El viernes por la noche fue localizada la familia de Andrés López Olmo. Nacido en Bolaños, provincia de Ciudad Real, Andrés estaba casado. Tenía un hijo y una hija. El hijo todavía vive y su muestra de saliva servirá para la posible identificación de los restos de Andrés.

Esta localización se precipitó el viernes por la tarde. Un familiar de los nietos de Andrés estaba realizando el árbol genealógico de la familia. Y, al meter en internet el nombre y apellidos del abuelo, dió con nuestra página web, en donde figuran los datos de Andrés López Olmo. Inmediatamente, esta persona contactó con los nietos de Andrés (Elvira y Agustín), que se pusieron en contacto con nosotros a través del formulario que tenemos en la web. Nos dejaron un teléfono y nos comunicamos al rato con ellos.

La nieta de Andrés estaba muy emocionada. Ella sabía, por su abuela y por su madre, que el abuelo Andrés había muerto en alguna cárcel de Burgos. Pero nunca supieron dónde. Tampoco lo sabía el hijo vivo de Andrés. Así que la conversación giró en torno a eso, a la falta de información sobre el paradero del abuelo durante 73 años. Ya localizado y si la identificación es posible, los nietos de Andrés han manifestado claramente su deseo de recuperar sus restos para poder enterrarlos con la abuela, en el pueblo.

Andrés murió en la prisión de Valdenoceda el 31 de mayo de 1942. Hoy, 73 años después, su familia sabe por fin dónde murió y los pasos que pueden dar para conseguir su identificación. Ojalá podamos hacerlo realidad pronto, aunque en este momento estamos absolutamente paralizados y nos es imposible continuar haciendo algo tan humano como es exhumar restos enterrados (creemos que aún nos quedan 25 por exhumar), identificarlos y entregarlos a sus familias para que éstos puedan darles, por fin, una sepultura digna.

Este trabajo no es abrir heridas. Este trabajo es, en realidad, cerrar heridas. Y es absolutamente necesario. O las heridas seguirán abiertas.




2014 ha sido un año de éxitos para la Agrupación de Familiares de Represaliados en Valdenoceda (Burgos), un grupo de familias que lleva una década intentando identificar los 154 restos humanos hallados en el penal burgalés para entregarlos a sus descendientes y darles sepultura. En todo el país, han localizado a 41 familias de las 83 que faltaban; de las localizadas, 23 eran procedentes de la provincia de Ciudad Real y aún quedan siete pendientes, una cifra muy baja en comparación con las 30 iniciales. Así, es el periodo en que más familias se han encontrado en Ciudad Real desde que se fundó la asociación. Esta labor se ha realizado mediante voluntarios, los medios, el blog de la asociación (https://exhumacionvaldenoceda.wordpress.com/) y las redes sociales.

Tal y como detalla el presidente de la asociación, José María González, una vez localizados sus familiares, se les envía el kit para las pruebas de ADN, si bien reconoce que el procedimiento es «muy lento» por falta de recursos y que los donantes de muestras se ponen directamente en contacto con el laboratorio. «Hemos llegado al punto en que son muchas las pruebas que hay que realizar para sacar un positivo», reconoce.

La entrega de los restos está prevista para abril, en un acto anual que se realiza en la prisión, con motivo del aniversario de la proclamación de la Segunda República. Aún quedan por localizar siete familias en Ciudad Real y 42 en toda España, por lo que la asociación sigue solicitando colaboración. La búsqueda y la identificación se va haciendo cada vez más difícil. La familia de Eugenio García Quintana fue localizada, pero las muestras no son válidas. Al ser soltero y sin descendencia, solo se le puede buscar a través de hijos de sus hermanos. En cambio, hay casos de solteros en los que sí ha sido posible, como el de Teodoro Sánchez, del que se han localizado nietos de sus hermanas. A veces no hay que ir tan lejos, ya que algunos hijos aún viven, como el de Andrés López Olmo, en Bolaños de Calatrava. Destaca asimismo la historia de Juan Alcalde, que La Tribuna publicó el 2 de noviembre, que compartió prisión con su hermano Isidoro, quien sí sobrevivió.

La Tribuna de Ciudad Real, 16 de febrero de 2015



Lo que fuera una fábrica de sedas se convirtió en una de las más temibles prisiones del régimen franqusita, desde 1938 hasta 1943. Según relatan los supervivientes, allí eran trasladados presos de toda España condenados en la mayor parte de los casos, por “adhesión a la rebelión”. Por la cárcel pasaron varios miles de personas y el edificio de tres plantas y con capacidad para menos de 300 personas, llegó a albergar a casi 1.600 presos de una sola vez.

Un caldo aderezado con una sola alubia se convertía en el primer y único plato del día. “La alubia siempre estaba podrida y alojaba un gorgojo en su interior”, han recordado años después algunos presos. Uno de ellos recuerda en sus memorias que, cuando dormía, sus mejores sueños estaban protagonizados “por un simple trozo de pan”. El hambre y las malas condiciones del agua provocaban enfermedades entre los penados. La práctica totalidad de los presos de los que se tiene noticia fallecieron de “colitis epidémica”,  que no era sino hambre y frío, o “tuberculosis”.

A las malas condiciones de vida y al hambre se unían los castigos físicos. Cualquier mal comportamiento era merecedor de un traslado a la celda de castigo. Ésta estaba situada en los sótanos de la cárcel, junto al canal del río Ebro, que antaño sirviera para mover las aspas de la maquinaria de la fábrica textil. La celda siempre tenía agua, y se inundaba cuando el río se desbordaba. El preso debía permanecer quieto, helado de frío y con el agua al cuello, sin ni siquiera poder dormir.

También eran habituales los insectos. “Los presos que sobrevivieron han recordado siempre las manchas oscuras sobre el techo durante el día. Al inicio de la noche, las manchas comenzaban a descender por las columnas y se dirigían en masa hacia los presos. Eran chinches”, relatan.

Según la Agrupación de Familiares y Amigos de Fallecidos en el Penal de Valdenoceda, “muchos penados fueron sacados de madrugada de su interior y nunca más fueron encontrados”. “En los alrededores se encuentran numerosas cuevas y se cree que muchos presos fueron asesinados y arrojados a su interior, sin dejar rastro para nadie y sin que su ejecución fuera comunicada siquiera a la familia”, aseguran.

En el caso de los fallecidos por hambre o enfermedades, eran los propios presos los que los enterraban. “Durante años, la Agrupación creyó que las condiciones del enterramiento eran muy precarias. Sin embargo, los estudios antropológicos y los trabajos realizados durante la exhumación han confirmado que los presos construían, con sus propios medios, ataúdes de madera. Metían en cada uno de ellos al preso fallecido”, explica la asociación. Tras el cierre de la cárcel, el solar fue abandonado. En 1989, la parroquia se hizo con la propiedad del solar, que fue cedido por Instituciones Penitenciarias para ampliar el cementerio parroquial original.

domingo, 4 de diciembre de 2016

cine castillo











La historia de aquellos grandes cines que se llenaban los domingos ha terminado de forma parecida: tirados al suelo por máquinas excavadoras y convertidos después en modernos edificios de hoteles u oficinas.
Yo vi muchas películas en la oscuridad de este cine de Ciudad Real. He reído, llorado y pasado mucho miedo. Ahora, repasando el archivo fotográfico de Eduardo Matos, digitalizado por la Universidad de Castilla La Mancha, recuerdo aquellos aburridos domingos de panchitos con chocolate y a alguno de aquellos personajes que se sentó a mi lado.

Archivo fotográfico Eduardo Matos CECLM












El Cine Castillo fue derribado en enero de 2008. Puede verse un reportaje fotográfico en el blog de Stephen Haworth

sábado, 3 de diciembre de 2016

coches de un futuro pasado














El fotógrafo artista sueco Jacob Munkhammar retoca antiguas fotos de vehículos Citroën haciendo desaparecer sus ruedas, y los convierte en vehículos antigravitatorios del futuro. O tal vez sean los vehículos de otro pasado paralelo que, desgraciadamente, me perdí.
¡Me hubiera gustado tanto subir a ese Tatra 603 con esas simpáticas señoras de faldas largas de aquel otro 1956! 
Una extraña nostalgia por un pasado no vivido me conmueve.
Gracias Jacobo.

viernes, 2 de diciembre de 2016

ilustradores en la isla del tesoro

Ben Gunn por Ralph Steadman.
Billy Bones coge su espada, por John Cameron; recibe el punto Negro por Derek Eyles y es encontrado muerto por Louis Rhead.

De Robert Crumb.

"Un paso más, y te vuelo la tapa de los sesos." De izquierda a derecha: Frank Merril;Bobby Driscoll en la versión de Disney; Frank Godwin y Bohuslav Mikes.

Jim contempla los dos cadáveres en el agua, por Zdenek Burian de una edición polaca de 1947.

Edmond Dulac; George Varian y Lyle Justis.

Jim sale de casa, por NCWyeth. Las ilustraciones de Wyeth son quizás las más conocidos. Las pinturas originales son de tres pies por cuatro y costaron a Wyeth un enorme esfuerzo que, según cuenta, valió la pena. La versión de Wyeth se ha mantenido en impresión desde 1911.

De izquierda a derecha:. Frank Merrill, Louis Rhead y Mervyn Peake.

Nº 84 de Obras Clásicas por Alex Blum. La cara en el panel picada-off de la derecha es la de Billy Bones. Pew busca la ayuda de sus compañeros, que han huido, por NC Wyeth.  Dulac era un gran dibujante, pero optó por ver todo en la isla del tesoro desde la distancia. 

Pew agarra a Jim, de izquierda a derecha: Frank Godwin, un artista de cómics cuyo magistral pluma y tinta ejemplos son algunos de los mejores de la isla del tesoro ; Roberto Innocenti, 2012 para una traducción italiana de la novela. ; Mervyn Peake, a partir de 1947 , que todavía se imprime.

John Long Silver de Frank Schoonover, interpretado por Robert Newton y por Edward A. Wilson.
Ataque en la empalizada. Arriba: NCWyeth; Abraham Gray mata a la gran contramaestre, de Bohuslav Mikes (edición Checa, 1967). Gray dejó a los piratas para unirse a la fiesta de Jim. Se hace de nuevo a Inglaterra; Mervyn Peake. Abajo del todo: Ralph Steadman.
La muerte de Tom: por Frank Godwin, Louis Rhead y Mervyn Peake.

Douglass Crockwell y Michael Foreman.
Recopilación de Mike Culpepper en The Shrine o' Dreams