miércoles, 10 de febrero de 2016

carnes permitidas en la cuaresma católica

En general, la abstinencia solo permitía el consumo de pescado y marisco pero hay algunas excepciones llamativas. En Sudamérica, y en particular en Venezuela, se permitía el consumo de capibara, el roedor más grande que existe y que se convirtió en un alimento popular durante la Cuaresma y la Semana Santa. Del mismo modo, en respuesta a una consulta de los colonos católicos franceses de Quebec, comer castor fue también considerado aceptable para cumplir con la abstinencia. Y no es algo solamente de hace siglos, el arzobispo de Nueva Orleans, demostrando más su manga ancha que sus conocimientos zoológicos, declaró en 2010 que «el caimán se considera de la familia de los peces», algo que recibió el apoyo de la conferencia episcopal norteamericana. La base legal para estas sorprendentes clasificaciones puede ser la Summa Theologica de Tomás de Aquino, donde los animales son clasificados atendiendo a su hábitat y no por su anatomía o su genética, que son los criterios fundamentales que utilizan los taxónomos. Capibaras, castores y caimanes son tres especies que pasan gran parte del tiempo en el agua y, por lo tanto, para capturarles muchas veces son «pescados».

José Ramón Alonso en Jot Down

martes, 9 de febrero de 2016

bares y cafeterías de ciudad real (5)










La gastro arrocería y taberna Porto Novo, como su denominación, resulta pretenciosa. Está en la calle del Tinte. El bar El Alkazar, en la calle Palma, sigue la fórmula de tapas generosas con la caña de 1,70; las gachas no están mal. La taberna mediterránea Fricandó, en Palma también, tiene tapas más elaboradas y es un sitio muy agradable, por la mañana entra el sol por sus ventanales (dibujos de la barra y las mesas). El escondido café bar Ismael, en la calle Calatrava, pareciera un bar de jubilados. El Mesón El Ventero, en la Plaza Mayor, es oscuro y destartalado. El Volapié, en la calle Hernán Pérez del Pulgar, se reivindica como andaluz, taurino y español, es decir: cerveza Cruzcampo, tapas frías de jamón, hasta la 13:30 que hacen una tapa caliente, y mucha caspa. El Come&Calla, en la plaza de Cervantes, tiene parroquia esencialmente granada y femenina, esto va unido a que se beba sentado y la barra no se use, y sigue el sistema de jarrita de cerveza con tapa muy generosa por 2 euros. El café Guridi, sobre los cimientos de La Gramola, en Libertad con Cardenal Monescillo, es el único café con solera junto a El Quijote, que antes fuera El Cafetín de San Pedro, El Bastón y los bares Trini y Cripta y Villa; para mí, la cafetería más agradable de la capi, aunque nada barata.

lunes, 8 de febrero de 2016

el tango chileno de paz errázuriz

Paz Errázuriz, Sin título (serie Tango), 1986, fotografía/gelatina de plata, 50 x 60 cm, 6+2 AP

La chilena Paz Errázuriz ha sido galardonada, junto a la costarricense Priscilla Monge, en la sexta edición del Premio Adquisición de Fotografía Latinoamericana Purificación García, en el marco de la feria Zona MACO 2016, con su obra Sin título, en la que acompaña a dos bailarines de tango en sus movimientos y capta un momento de intimidad que se convierte en público en la serie Tango (1986). A lo largo de su trayectoria, la chilena ha centrado su objetivo en dar visibilidad a lo periférico y en mirar directamente aquello que la sociedad intenta ocultar.

Yo trabajo en series cerradas, en algunas puedo estar años. Y no siento que pertenezca a ningún grupo, pero me siento cerca de todos. Son temas donde la sociedad no pone su mirada, y pretendo dar ánimo para que la gente se atreva a mirar.

Paz Errázuriz, nacida en Santiago de Chile, utiliza el retrato en blanco y negro como herramienta para mostrar el mundo más crudo y decadente de la sociedad chilena. Está representada por la galería AFA (Santiago de Chile). Ha obtenido, entre otras, las becas Guggenheim (Nueva York, 1986), Fundación Andes (Santiago, Chile, 1990), Fulbright (1992), Fondart (Santiago, Chile, 1994) y la Distinción Ansel Adams del lnstituto Chileno Norteamericano de Cultura (Santiago, Chile, 1995). Su obra está representada, entre otras colecciones importantes, en la Tate Modern de Londres, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid y DAROS Latinamerica Collection de Zúrich.

Pudimos ver en Madrid, junto a la series Cuerpos, esta serie de fotografías expuestas en la sala Espacio Mínimo, donde también se expuso su trabajo videográfico Sacrificio, como parte del programa Off de PhotoEspaña en 2013. Ya la vimos en el Círculo de Bellas Artes en la edición de 2012. Actualmente la Fundación Mapfre expone una muy interesante retrospectiva de su obra hasta el 28 de Febrero en la Sala Bárbara de Braganza, en Recoletos.

domingo, 7 de febrero de 2016

cuadernos de jan van der kooi

Gaasterland 1987 
Veenhoop 1992
Venecia 1999
Gran Muralla China 2000
Gran Muralla China 2000
Río IJssel 2001
Ghandruk 2004
Nepal 2004
Nepal 2004
Nueva Zelanda 2005 
Nueva Zelanda 2006
Ruinas incas en Perú 2006
Desierto de Perú 2006 
Cuzco 2006
Jardín Schetsboek 2014. Óleo sobre papel




Aunque famoso por sus cuadros con una paleta de color tan clara que son casi blancos e inundados de luz, en sus temas el sol entra directo por una ventana y a veces se interpone un visillo, buscando ese pequeño tramo de luces y sombras iluminadas; a mí me gustan más su paisajes de tinta aguada, esos paisajes que hay que captar rápido en un viaje y llenan de sensacioness los cuadernos.

El holandés Jan van der Kooi nació en 1957 y estudió en la Academia de Arte Minerva en Groningen. A menudo hace viajes de larga distancia y permanece varias semanas cada año en Venecia, ya que la ciudad le inspira con su atmósfera y su luz. Arriba muestro algunas páginas de sus cuadernos de viajes que han sido recogidos de su página web, donde también pueden verse sus cuadernos de dibujos de desnudos del natural, sus estudios de animales y sus famosos óleos.

sábado, 6 de febrero de 2016

la guerra antes del neolítico

Posición en la que se encontraron algunos de los cadáveres
y sus lesiones cerca del lago Turkana /Nature


El reciente descubrimiento de una matanza de hace 10.000 años, cerca del lago Turkana, en Kenia, en un pasado anterior a la aparición de las primeras sociedades sedentarias, puede confirmar las sospechas que cada vez más científicos barajaban, basadas también en la evidencia de que los chimpancés organizan batidas contra otros grupos: la guerra es tan antigua como nuestra especie, antes de que hubiese propiedades y territorios que defender, ya existían conflictos. "Los neolíticos no inventaron la guerra. Los cazadores recolectores del Paleolítico o del Mesolítico ya combatían", escribe el investigador Jean Guilaine, del College de France, en su último ensayo, "Caïn, Abel, Ötzi: L'héritage néolithique".

Otro caso de matanzas y brutalidades en la prehistoria es el de Jebel Sahaba, en Sudán, un enterramiento del 12.000 a.C., en el que una veintena de los 59 cuerpos encontrados mostraba signos de violencia. Sin embargo, al tratarse de un cementerio es posible que fuese una cultura con algún tipo de sedentarismo. El caso de Turkana, desvelado por Nature en enero, es diferente porque está claro que eran sociedades de cazadores nómadas con un grado de violencia organizada tremendo.
Croquis de los arqueros de los de la cueva del Civil (Castellón)

"Este hallazgo demuestra que la violencia letal entre grupos es anterior a la agricultura", explica Luke Glowacki, investigador en Biología Evolutiva Humana en la Universidad de Harvard. "Muchos antropólogos creen que las primeras sociedades humanas tenían algún tipo de enfrentamiento bélico, pero hasta ahora no existían datos que apoyasen este presentimiento". "La guerra en la humanidad siempre se ha relacionado con sociedades sedentarias. Por eso el hallazgo de Turkana es tan llamativo", explica Antonio Rosas, profesor de investigación del CSIC y paleobiólogo del Museo Nacional de Ciencias Naturales, autor de Los neandertales.

"Si entendemos guerra en el sentido de violencia intercomunitaria o interpersonal como forma de solución de conflictos, entonces no hay ninguna sociedad humana en la que no se haya dado. Si entendemos guerra en el sentido de una práctica social sistemática, como continuación de la política por otros medios, entonces no. La guerra así entendida es un epifenómeno del Estado, y las sociedades primitivas son justo eso: sociedades sin Estado", agrega Juan M. Vicent, experto del CSIC y uno de los máximos investigadores del arte parietal.

viernes, 5 de febrero de 2016

rivette en el animatógrapho






En 1976, el director de cine francés Jacques Rivette viajó a Lisboa con motivo del ciclo, programado por Bénard da Costa, que le dedicó la Gulbenkian. Una noche, Bénard da Costa y el gran cineasta portugués António Reis fueron a cenar con Rivette en un restaurante de la Baixa. Después lo llevaron a ver la fachada art decó del Animatógrapho do Rossio. La última sesión de cine ya había acabado pero había luz dentro, y Rivette quería ver la sala, por más que le advirtieron que no tenía interés. Bénard da Costa llamó a la puerta y abrió el propietario, que estaba solo, haciendo las cuentas del día. Les dejó entrar y estuvieron un rato hablando con él. Rivette preguntaba y Bénard da Costa hacía las veces de traductor, del francés para el portugués y viceversa. Quería saber si asistían muchos espectadores, qué tipo de público y qué tipo de películas programaba. Por entonces el Animatógrapho do Rossio aún no se había especializado en el porno.

El hombre, un tanto desconfiado, explicó que pasaba todo tipo de cine, eso sí, mientras fuera divertido y agradable. Y viéndose animado a hablar, se explayó: las películas que proyectaba eran para el público y no para complacer a esos "señores críticos" que ahora andan por ahí hablando mal de lo que le gusta a la gente y poniendo por las nubes películas aburridas que nadie entiende. Y como los tres visitantes nocharniegos se rieran, ya se desahogó: él era amigo de todo el mundo, pero había dos tipos de personas que odiaba con toda su alma, a los comunistas y a los críticos; si de él dependiera ni uno sólo de esa banda de provocadores andaría por la calle. Nunca supo aquel hombre que tenía delante a tres de esos criminales que odiaba: uno de los paisanos, por hacer películas de esas aburridas que nadie entiende; el otro, por ponerlas por las nubes; y el francés, por partida doble.


jueves, 4 de febrero de 2016

sobre la verdad, la mentira y el engaño

La única realidad con la que convivimos de verdad es una simulación creada por nuestro cerebro que a veces coincide con lo real y a veces noMuchas veces pensamos en la visión como una experiencia pasiva, pero siempre es dinámica y activa. El cerebro siempre está buscando información y con los pocos aspectos que percibe después la completa.

Tenemos una capacidad más refinada de engaño como una capacidad más refinada en muchas cosas, pero hay muchos engaños en el mundo animal, desde el mimetismo o el camuflaje en insectos a otros más sofisticados en algunos primates. En mi investigación me he interesado en por qué funcionan los trucos de magia en el cerebro. Es fácil engañar a un animal y lo hacen entre ellos, pero no creo que la magia funcione en un animal. Lo que es diferente para una persona en un espectáculo de magia, esta capacidad de asombro y maravilla es lo que nos hace humanos. Sin un modelo mental del otro y un conocimiento de la diferencia entre la verdad y la mentira, lo que se está haciendo es simplemente despistar al rival, algo distinto del engaño.

El autoengaño es otro de los mecanismos de adaptación humana para gestionar el mundo con un cerebro limitado. Muchas veces tomamos una decisión y la justificamos aunque haya indicios de que ha sido un error. Existe una gran inercia a mantener la opinión una vez que decidimos. Es un mecanismo de atajo mental, la disonancia cognitiva. Después de tomar una decisión no puedo cuestionarla todo el rato porque no tienes los recursos neurales para estar analizando de nuevo los datos una y otra vez.

miércoles, 3 de febrero de 2016

bares y cafeterías de ciudad real (4)











El Café de París, en la calle Palma, de parroquia fondona amante del dominó y el ajedrez; en general, para amigos de la sobremesa. El café cantina Taco-Tapa, en la calle Calatrava pone doble de cerveza con tacos de tapa por dos euros; el jefe, en el dibujo, es mejicano y me promete hacer los tacos de tinga. El bar Piru, en Libertad con Sancho Panza, con cómics y palés reciclados, es un bar de barrio, de amiguetes. El Torre Mar, en el Paseo de Pablo Picasso pone tapas frías de lata mientras todo el mundo mira la tele. El bar Isla de Cuba, también en el Paseo de Pablo Picasso, tiene propietarios cubanos y música más del lado de Miami; jarras con tapas de cocina mediocres por 1,50 euros. Muy concurrido por jovenzuelos. En La Tunanta, en la calle de la Mata, ponen mejores tapas de cocina con una caña por 1,50; pero lo mejor es Guadalupe, la camarera. En la molletería antequerana La Casa de los Molletes, en Lanza, las tapas son tradicionales y buenas, lo peor es ese grupito de cazadores taurinos del PSOE añorando mejores tiempos. El diminuto bar Los Chicos, en Ramón y Cajal. En el bar Trokanto, tapas abundantes con una jarra de cerveza por 2 euros y la agradable dispensa de Ana y Oda, de Granma, Cuba.

martes, 2 de febrero de 2016

bossa nova en el casino





Dentro de los lunes musicales, ayer pudimos deleitarnos con el grupo Marambaia Bossa Jazz en el salón de bailes de antiguo casino de Ciudad Real, con una maravillosa acústica. La voz líquida de la brasileira Maristela Gruber, enredada con las notas del piano de Lorenzo Moya, del bajo de Antonio G. Calero y el ritmo de Joaquín González, subía por las sofisticadas cortinas y lámparas de este precioso y decadente local, que parecía tambalearse con las risas y contoneos de Maristela. Toda simpatía.

lunes, 1 de febrero de 2016

recordando a yolanda



Yolanda, abajo con compañeros del PST



Cuando Alejandro Arizcun, de 28 años, economista de la UGT, regresó pasadas las doce de la noche del viernes 1 de febrero de 1980 al modesto apartamento de la calle Tembleque, no encontró ni a su novia Yolanda González Martín, ni a su compañera de piso. No le extrañó, Yolanda estaba en huelga general y era de la coordinadora, estaría en alguna reunión.

Cuando se levantó en la mañana del sábado, pensaba en Yolanda. De pronto me alarmé porque sobre la mesa del salón vi su bolso, su cartera y su DNI. Pensé que estaba detenida porque era una activista estudiantil. Llamé a varias comisarías de policía y fui a los juzgados de Plaza de Castilla. Pregunté, pero nadie sabía nada. Por la tarde llamé a la sede del Partido Socialista de los Trabajadores y me dijeron que me pasara por allí, recuerda ahora Arizcun, de 61 años, profesor de Economía en la Universidad Pública de Navarra. Su compañera también se extrañó de la presencia del bolso y las luces encendidas. Pensó que estaría detenida. Salió con dos amigos y a la vuelta se encontraron a la policía registrando la vivienda.

Nos interrogaron durante varias horas preguntándonos si éramos de ETA. Que quiénes éramos, que en dónde militábamos... Un montón de policías distintos haciendo siempre las mismas preguntas. No entendíamos nada. Todo era una locura.

En la sede del PST, que estaba a rebosar por la huelga estudiantil, una uruguaya de treinta años, Mónica, interrumpió la reunión y dijo: Yolanda ha aparecido muerta. La noche anterior los militantes de Fuerza Nueva Emilio Hellín Moro, de 33 años, e Ignacio Abad Velázquez, estudiante de Químicas, habían secuestrado a Yolanda en su piso de la calle Tembleque y la habían trasladado en coche hasta un descampado de San Martín de Valdeiglesias, a las afueras de Madrid. Allí, Hellín la obligó a bajar del vehículo y le disparó dos tiros en la cabeza a menos de un metro de distancia. Abad la remató y su disparo le atravesó un brazo.

¿Por qué mataron a Yolanda? Su amiga Rosa Torres asegura tener una respuesta: No la mataron porque sospecharan que era de ETA, la mataron para terminar con el movimiento estudiantil. Y lo cierto es que lo consiguieron porque hubo mucho miedo. Hellín fue solo una pieza, fue el que realizó el encargo. Estoy convencida.

Tras una investigación de El País sobre la vida oculta de Emilio Hellín Moro, su cambio de nombre por Luis Enrique y sus trabajos de formación, informática forense y telecomunicaciones para el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, la Policía Nacional, la Ertzaina y los Mossos d’Esquadra; en febrero de 2013 Francisco Martínez, secretario de Estado de Seguridad, reconoció  que la Dirección General de Policía y la Guardia Civil habían contratado los servicios del forense informático Hellín los años 2006, 2008, 2009, 2010 y 2011 para cursos de especialización a agentes de ambos cuerpos. Mandos del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil confirmaron que el asesino de Yolanda además de impartir cursos, seminarios y conferencias a los agentes de ese cuerpo y de la policía había sido contratado para investigaciones judicializadas en casos de terrorismo y crimen organizadoAmaya, la hermana mayor de Yolanda, aseguró que conocer que el asesino (condenado a 43 años, de los que cumplió 14 incluyendo los 3 que pasó fugado en Paraguay) trabajaba para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es otro balazo en su cuerpo y una puñalada en el corazón de su familia.