lunes, 22 de enero de 2018

papelario










A finales de los setenta ya había muerto el dictador e íbamos a votar por primera vez. Se acabó la época de las estampitas de santos y de los cromos. La gente había aprendido a leer entre líneas y la prensa era poco explícita y muy acojonada. El medio que destacó en aquella época era la pegatina. Las había en clase, en el metro, en las farolas, en lo coches y hasta los estudiantes plagaban sus carpetas con pegatinas. Cada asesinato de los grises generaba un aluvión de adhesivos al día siguiente. Incluso llegaban adhesivos de Portugal y otros países europeos. Entonces yo me dedicaba a llenar una agenda diaria con todo tipo de papelillos en la que había muchas pegatinas, pero también recortes de periódicos y revistas, entradas de conciertos, fundas de caramelos, etiquetas y billetes de metro. Una especie de diario visual de lo que aquella engañosa época nos trajo.

3 comentarios:

  1. EDUARDO: Ficam páginas muito interessantes. Em português pegatina é autocolante. E há quem tenha grandes colecções do tempo do PREC (Processo Revolucionário em Curso. Até 76, mais ou menos)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Por no sé qué razón no aparecen los comentarios en el blog. Este diario/papelario va del año 76 al 78. Aquellas quizás fueron las que nos llegaron.

    ResponderEliminar