viernes, 9 de febrero de 2018

el jardín botánico de málaga



Después de coger dos buses y caminar un buen trecho atravesando la autovía por un túnel y vuelta atrás, recibo la recompensa del apacible Jardín Botánico Histórico La Concepción. Más jardín que botánico, fue creado para su propio disfrute por los Marqueses de Loring en 1855, con canales de agua, estanques, teatrillo, puentes, fuentes, su propia vivienda y otras estancias y hasta un gabinete arqueológico bajo los árboles, hoy tremendos. En 1911 pasó a la familia vasca Echevarría-Echevarrieta, que lo mantuvo y amplió. Pareciera una selva por lo juntos que están los árboles en el núcleo principal. Hay un pequeño invernadero para plantas insectívoras, un descuidado sector de frutales y flores y una olvidada huerta y aromáticas. Se puede subir también a un mirador desde donde ver las copas de los pinos y las araucarias buscando la luz. Desde 1990 es del Ayuntamiento.

No tengo todo el día como quisiera y comer en alguno de sus merenderos. Así que dibujo algo rápido y hago fotos para luego dar color o insistir. El silencio que uno desea en estos lugares de meditación ha sido dilapidado con la construcción de la autovía a sus puertas. Los coches y camiones pasan deprisa y hacen mucho ruido.

A la vuelta hay una pelea de parking en el bus. Las abuelas con los cochecitos de sus nietos apenas si caben, y ahora hay que dejar paso a un abuelo con su andador. La Ciudad Jardín tiene un mercado chulo y un mercadillo en la calle. Su avenida principal es ancha y sus casas de solo una planta o dos,  cortadas con el mismo patrón.

Lo demás son prisas. Cafetería cara de estación. La maleta por el túnel indiscreto y un tren que nos lleva a Ciudad Real.

3 comentarios:

  1. Eduardo escribió (pero aquí no aparece): Não conheço Málaga mas, com esta reportagem, tenho ganas de lá ir.

    ResponderEliminar
  2. He disfrutado muchísimo tu reportaje completo. Es un placer ver mi ciudad a través de tus ojos, y mayor placer haber compartido ratos de dibujo y charla. La próxima vuelve cuando haga menos frío, que tenemos pendiente el astillero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu ciudad merece más visitas. Gracias por todo, Luis.

      Eliminar