jueves, 30 de noviembre de 2017

en casa de mayte, gracia se tira un cuesco


Muchas gracias a Mayte, Guille y esa banda de terroristas que le alegran la casa.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

bosque de pinos piñoneros

Apunte rápido bajo los pinos en El Hoyo de Pinares, Ávila.

martes, 28 de noviembre de 2017

gente interesada en las plantas silvestres







Dibujos hechos en la presentación del curso sobre plantas silvestres comestibles en El Hoyo de Pinares y posteriormente, y mucho más relajados, en la comida.

domingo, 26 de noviembre de 2017

cuaderno de campo en los pinares del hoyo











Paseamos bajo los pinares de El Hoyo de Pinares guiados por Raúl de Tapia Martín en busca de plantas comestibles, cargados con el cuaderno y los lápices. Allí hago mis primeros pinitos en esta cosa de dibujar plantas. A toda velocidad (a la del grupo, y no a la de la planta que es lo prescrito) logro algunos dibujos que pueden recordar a ciertas plantas. Otros dibujos están hechos en clase sobre plantas reales o fotos proyectadas en el curso taller de introducción al mundo de las plantas realizado en el Ayuntamiento. No sé si me fascinaron más las plantas o toda esta gente tan maja con la que me he topado.

Recuerda que pinchando las fotos puedes verlas a mayor tamaño.

sábado, 25 de noviembre de 2017

viernes, 24 de noviembre de 2017

los últimos tomates

Limpio los bancales de las plantas ya heladas. En los sitios más escondidos aparecen tomates sanos y maduros que han sobrevivido abrigados. Será la última ensalada del año. A partir de ahora toman el relevo las lechugas, de las que ya como los primeros brotes.

jueves, 23 de noviembre de 2017

los faroles de tomás



Nunca antes me había atrevido con este bar a pesar de ser un clásico entre los clásicos. Y ello se debe a que es tan pequeño, el más pequeño de Ciudad Real, que solo tiene una pequeña barra, tan pequeña que la campana del café la cubre totalmente, y ninguna mesa. Hay que atreverse a mirar al jefe cara a cara y que aguante. Hubo suerte.

Viven de su terraza cerrada en plena Plaza del Pilar, el centro de la ciudad. Ha sido famoso por sus bocadillos y por ser el lugar de encuentro de la gente de los pueblos. Aunque ha cambiado de dueños y ha sido remozado, mantiene elementos del pasado que recuerdan el antiguo Los Faroles. Tiene cocina donde se fabrican ricas tapas calientes y el retrete más pequeño del mundo.

Me invitan, por el tiempo dedicado dicen.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

de noche en el living room


Después de una peli de colegialas militarizadas y un laboratorio en un sótano abovedado de piedras con jeringas y cadenas para un licántropo con demasiados granos, se hace la luz y visito su bar y lo dibujo, así como a algunos parroquianos.

martes, 21 de noviembre de 2017

cita con el lissitzky en moscú


El Lissitzky, hombre renacentista de la vanguardia soviética, es el tema de una importante exposición en Moscú inaugurada la semana pasada. Es el primer espectáculo de este tipo en el país durante los últimos treinta años. Ambiciosamente organizada en dos lugares, el Museo Estatal Tretyakov y el Museo Judío Centro de la Tolerancia, y basada en un archivo de la obra del artista preservado contra viento y marea por Sophie Küppers, su esposa alemana, historiadora del arte y coleccionista, contiene 400 obras en exhibición.

Lissitzky pasó una parte importante de la década de 1910 y 1920 en Alemania, promoviendo el arte revolucionario. Cuando regresó a la Unión Soviética en 1925, dejó decenas de sus pinturas, fotografías, diseños arquitectónicos y gráficos. Se casó con Küppers en 1927, por lo que luego pagó un precio escalofriante. Tres años después de la muerte de su esposo en 1941, fue exiliada a Siberia como una extranjera enemiga, y las autoridades soviéticas confiscaron las obras de su colección. En julio de 2017, sus herederos ganaron una gran batalla en un tribunal alemán por una obra que había pertenecido a Paul Klee, que fue confiscada por los nazis en 1937 y vendida como arte "degenerado".
Tatyana Goryacheva, la curadora de Tretyakov, dice que Küppers vendió "parte de su archivo y casi 300 obras gráficas" al museo en 1959. "La colección incluye dibujos y bocetos de Prouns", así como "litografías, bocetos de proyectos arquitectónicos y de exposiciones, carteles y diseños de libros ", dice ella. También dice que mientras la exposición subraya el talento de Lissitzky, ilumina de igual modo "las interrelaciones entre el artista y las autoridades, el arte de vanguardia y la ideología totalitaria, un tema que inevitablemente surge en relación con el arte de la vanguardia rusa y soviética".

El Lissitzky
, Museo Estatal de Tretyakov, Moscú, hasta el 4 de febrero de 2018
El Lissitzky, Museo Judío y Centro de Tolerancia, Moscú, hasta el 18 de febrero de 2018

El Osario

lunes, 20 de noviembre de 2017

el peso

Las fieras han de trabajar al menos cinco días a la semana y tener una o dos jornadas de descanso para volver cada lunes a retomar sus obligaciones con cierto agrado. Han de considerar que su paso por esta tierra es transitoria y que lo mejor que pueden hacer por los demás es dejar algo útil tras de sí: un hijo, una fábrica, un recuerdo feliz. Y estas cosas solo se consiguen con buena voluntad y con un esfuerzo continuado. Sí, un esfuerzo... La palabra más significativa que conozco. El esfuerzo de levantarse todos los días con el sol para observar, a través del mosquitero, cómo los coches siguen circulando espaciadamente por la carretera. El esfuerzo de preparar plato tras plato para mantener la máquina en funcionamiento.

Pilar Adón en su relato La primera casa de la aldea, incluido en La vida sumergida. Galaxia Gutemberg 2017.

domingo, 19 de noviembre de 2017

el rodilla del paseo de las delicias

No me alienta llegar a una nave industrial sin recovecos llena de muebles iguales cuando necesito calor una tarde de domingo lejos de mi casa. Me gustaría encontrar lámparas de cristal que me absorbieran durante horas, muebles hechos con cariño, pasteles recién salidos del horno. Es en estas horas cuando más añoramos Portugal.

sábado, 18 de noviembre de 2017

uramaquis en el hong

Después de una despreciable tempura de verduras, nos llega una tanda de estos rollitos de sushi invertidos, un invento estadounidense que sustituye el crujir del alga nori por las explosivas huevas, con dos pescados y aguacates muy de nuestro gusto. El Hong es un restaurante chinojapo muy concurrido con precios populares en José Antonio Armona 12, de Madrid, con aspecto más japo que chino, pero con olor más a chino que a japo.

viernes, 17 de noviembre de 2017

mendigos de la calle mayor

Aunque de edad indeterminada, siempre pienso que son mucho más jóvenes de lo que parecen. Machacados por el sol, el frío, el tabaco y el alcohol, han envejecido prematuramente. Como en una obra de teatro, se mueven en su pequeño círculo, ignorando el mundo que les rodea. Ese mismo mundo que los ha ignorado. Están a un palmo de mí, pero no existo. Y no se debe a mi pretendida invisibilidad, no, es que vivo, con todo ese mogollón de humanos estúpidos que llaman ciudadanos, en un mundo paralelo.

jueves, 16 de noviembre de 2017

la plaza de ramales



La Plaza de Ramales es un pequeño espacio abierto y tranquilo junto a la Plaza de Oriente de Madrid, en el barrio de los Austrias. Fue José Bonaparte quien la amplió tirando la Iglesia de San Juan Bautista, del siglo XII, una de las más antiguas de Madrid, que daba nombre a la plaza. Esta iglesia tenía una capilla de la Orden de Santiago, a la que perteneció Diego de Velázquez y en la que posiblemente fue enterrado. Unas piedras recuerdan el lugar donde estuvo esta iglesia. El nombre actual viene de una batalla en esta localidad cántabra, de la Primera Guerra Carlista. En la placa de baldosines que la identifica aparece la figura de Velázquez, recordando que bajo su solado es muy posible que se encuentren los restos del pintor.

El edificio que vemos en el centro del dibujo es la casa-palacio de Ricardo Angustias, el resultado de una restructuración y ampliación de un edificio de viviendas para residencia de su propietario. De 1920 a 1922, el arquitecto Cayo Redón y Tapiz creó un palacete con dos plantas más, un torreón medieval entre terrazas y fachadas con murales y nuevos elementos externos como balcones, ventanas y ménsulas, hoy día bastante deterioradas. En el bajo se encuentra el Café de los Austrias, que utiliza parte de la plaza como terraza.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

casi tocando el guernica




Lo que más me impresionó del Guernica de Picasso, cuando pudimos verlo por primera vez en España, fue la violencia de los brochazos, los chorreones de pintura, los intentos fallidos de grafito; es decir: la lucha del pintor por encontrar la obra, ligada a la conmoción del bombardeo. Toda esta fórmula imperfecta, inacabada, ha sido campo trillado de la pintura desde entonces hasta nuestros días. Todo aquello que no aparecía en las pequeñas reproducciones que colgaban en las paredes de los estudiantes progres, puede verse al detalle, cerca cerquísima, en la página web que el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía dedica a esta gran obra y que ha llamado Repensar Guernica, en una sección flipante que denominan Guernica Gigapíxel. Merece la pena la visita.

martes, 14 de noviembre de 2017

lunes, 13 de noviembre de 2017

domingo, 12 de noviembre de 2017

un café en la glorieta

En el otro extremo están los cafés en cadena. Camareras tratan de ser simpáticas a pesar del estrés y de su ridículo sueldo. Las abuelas acercan sus bandejas a las mesas con las manos temblorosas. Entonces llega un encargado malhumorado y las camareras se indignan. Están a punto de lanzar las pastas al aire. Pero esto nadie lo dibujará.

sábado, 11 de noviembre de 2017

últimos pimientos

Los siguientes se helarán.

viernes, 10 de noviembre de 2017

el café boconó

En la parte superior de Lavapiés, en Embajadores 3, lo que antes fuera una tienda de muebles barateros, uno puede desayunar como si estuviera de viaje en el Bocono Specialty Coffee, un café al estilo vintage, es decir con muebles comprados en el Rastro, rodeado de guiris con el portátil. Nada que ver con un café al uso: lentísimo, caro, incómodo, silencioso y sin ninguna opción alcohólica. Te ponen el café frío con la excusa de que la leche caliente mata el sabor del café, pero no les importa matar el sabor del tomate de la tostada con mogollón de orégano. Buenos cafés internacionales y especialmente indicado para dibujar y pasar la mañana desayunando en un día lluvioso e intempestivo.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

cuadernos en el archivo de mary y john




Los visitantes de la expo temporal en CaixaForum Madrid de los diez proyectos fotográficos ganadores de la 20ª convocatoria de FotoPress La Caixa pueden encontrar de golpe unos cuadernos artesanos con cuentos ilustrados de John y Mary, abuelos maternos del fotógrafo documentalista italiano Federico Claverino. Este proyecto se llama Hereafter y da luz sobre el archivo de su abuela (su abuelo murió en el 98) cuya historia va unida a la historia colonial de Gran Bretaña. Siguiendo el rastro de la vida y de los viajes de John y Mary, pretende hablar de los últimos años de la historia colonial europea y de sus consecuencias a través de la historia de una familia. Su formato final está pensado como libro y como exposición.

Descendiente del General Gordon de Jartúm, después de la Segunda Guerra Mundial John fue enviado a Kadugli (Sudán) en calidad de Comisario del distrito de Kordofán. A lo largo de aproximadamente 20 años ambos vivieron y trabajaron en Sudán, Libia, Omán, Jordania y Chipre. Fueron testigos del derrumbe progresivo del imperio colonial británico. Volvieron a Jartúm al final de su carrera diplomática en calidad de embajador, antes de retirarse a Horsham, un pequeño pueblo al sur de Inglaterra, donde todavía vive Mary, en una casa llena de recuerdos.

lunes, 6 de noviembre de 2017

cuaderno diminuto escondido en una boda

Guillermo, Velas, Geri, Juan y Marisantos.

sábado, 4 de noviembre de 2017

tejados de la calle doctor cortezo, de madrid

De la plaza de Benavente a la de Tirso de Molina.

viernes, 3 de noviembre de 2017

la vida equivocada










Vivir, tenemos que vivir. Vamos a vivir una larga serie de días y de noches. Trabajaremos para los demás sin descanso. Cuando llegue nuestra hora nos iremos de este mundo sin una queja. Solo cuando ya estemos en el otro lado diremos cuánto hemos sufrido, cuánto hemos llorado, lo amarga que ha sido esta vida. Y descansaremos. Miraremos atrás recordando nuestros sufrimientos, y sonreiremos. Y descansaremos por fin. Yo lo creo así. Lo creo.

Tío Vania de Chéjov
En el dibujo: representación de Vania en el Centro Cultural de la Villa.

jueves, 2 de noviembre de 2017

la libreta de francisco torres

Un policía apunta con un enorme arma a dos niños diminutos y un tanque imponente encañona desde un extremo. Los trazos inseguros y los colores desbordando las líneas delatan una imagen pueril, sin pretensiones. Casi todas las páginas de esa libreta repiten la escena: de un lado, Carabineros de Chile ("pacos", como se les llama de forma coloquial) y del otro, los mapuche. La ropa que visten, sin mayor esfuerzo, los delata como policías. Su autor se llama Francisco, un niño mapuche de apenas 5 años que, como la mayoría de los niños y niñas de su edad en cualquier lugar del mundo, dibuja lo que ve. Sus experiencias y emociones.

Él vio cómo los pacos disparaban a su hermano Samuel, de 14 años en su propia casa allanada. Su madre lo había escondido en el baño, junto a su hermana Natividad. Mientras sangraba, amenazaron a su madre: "Coopere, ¿dónde están las armas?, el niño se va a desangrar, ¿dónde están las armas?, ayude a buscar las armas", le decían rodeándola. "¿Qué armas, si yo vengo del pueblo, qué armas?", revive la madre de Samuel, con la voz quebrada. Mientras los carabineros allanaron el domicilio, Anthoni Torres Toro, el adolescente Diego y Juan Bautista Torres Torres, padre de los niños, fueron inmovilizados. En el patio delantero y tendidos en el suelo boca abajo, apuntados con armas y maniatados con precintos plásticos de seguridad. Ahora su hijo vive con cinco perdigones incrustados en su pierna izquierda, uno de ellos a milímetros de la rótula, otro muy cerca de su arteria femoral. Es uno más de la larga lista de niños, niñas y adolescentes mapuche que han sido agredidos por las fuerzas de seguridad del Estado chileno.

Los Torres Toro viven desde hace dos años en el Lof We Küyen, sector de la Comunidad Juan Antinao en la comuna de Ercilla. Es un lugar de difícil acceso, con senderos que se hacen barro por la lluvia constante de la región y rodeado de plantaciones forestales de eucalipto. Llegaron allí en un proceso de recuperación de tierras que pertenecían a sus antepasados. Guillermina Toro, de 45 años y madre de nueve, relata el episodio con recuerdos que se diluyen por el golpe emocional. Su voz se ahoga y entrecorta el relato. No era primera vez que Carabineros ingresaba a su hogar sin previo aviso: "Pasaron por un camino por aquí, corriendo como en una fila, corriendo y disparando, corriendo y disparando. Al que tocaba, tocaba, dice".

Samuel, su madre y sus hermanas fueron trasladados en un vehículo policial y luego en ambulancia hacia el hospital de Angol. Torres Torres y sus otros dos hijos fueron llevados en un blindado a la comisaría de Collipulli, a 13 kilómetros del lugar. Nunca se les informó la razón de su detención ni les fueron leídos sus derechos. Al niño se le informó que sería investigado judicialmente mientras era atendido en el recinto hospitalario, quedando bajo vigilancia de Servicio Nacional de Menores (SENAME).

Según documentos oficiales que el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha presentado ante el Poder Judicial, al menos 133 niños o adolescentes mapuche han sido vulnerados de múltiples formas por parte de Carabineros de Chile y la policía civil entre 2011 y lo que va del 2017. Cifras que solo incluyen los hechos denunciados, pues según el propio INDH hay un número indeterminado de casos que nunca conocen la luz pública y se pierden en los campos y bosques del sur de Chile.


La Araucanía es el escenario de un conflicto iniciado hace 400 años. Desde las fracasadas campañas militares emprendidas por España hacia el sur del río Bío-Bío, pasando por la guerra de recursos y exterminio reconocida oficialmente por el Estado como la “Pacificación” en el siglo XIX, el pueblo-nación mapuche continúa enarbolando banderas de autodeterminación política.

Sebastián Silva Balcazar y Yasna Mussa en Kaos en la red