martes, 19 de septiembre de 2017

la gente de plastilina no habla









Hizo un pequeño diorama en una caja de cartón.

La escritora inglesa Olivia Laing esboza (en "La ciudad solitaria. Aventuras en el arte de estar solo" la teoría de que el pintor no pretendía convertirse en el artista de la soledad, como así ha quedado señalado en la historia de la pintura, sino que sus imágenes eran la expresión exacta de un carácter huidizo, huraño, poco comunicativo, uno de tantos hombres burbuja que pasean la ciudad sin rozarse con los otros, de la misma forma que no interactúan los personajes de sus cuadros. -Elvira Lindo

Edward Hopper (1882-1967) no vendió su primer cuadro hasta los 31 años. Ignorado por el público y los críticos, trabajó como ilustrador durante años. Solo a los 43 vio su obra expuesta por primera vez y pudo dedicarse a la pintura. En menos de una década el mundo había descubierto con asombro el secreto de esos cuadros de belleza melancólica, paisajes urbanos desiertos y habitaciones con personajes iluminados por una luz solar blanca y poética. Quien los mira una vez, no puede evitar volver a ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario