martes, 17 de enero de 2017

dolor en el museo diocesano


Visitamos el Museo de Arte Sacro de la Diócesis de Ciudad Real, en el decimonónico Palacio Episcopal, en la calle Caballeros, construido sobre la Casa de las oficinas cedida al Obispado en 1881, que guía y dirige Ana María Fernández, que es historiadora del Arte y consejera del Instituto de Estudios Manchegos y está empeñada en que se conozca el patrimonio cultural de la Iglesia en la provincia.
Me paro ante esas caras de dolor de la Pasión de Cristo de obras anónimas del siglo XVI traídas de Chillón y Torrenueva; la fantasía desbordante del Románico de la Ermita del Cristo de Villajos de Campo de Criptana y el estilizado San Francisco del XV de Ballesteros de Calatrava; esa lozana Santa Teresa mostrando sus llagas y esta triste Santa Quiteria la roja, abogada de la rabia, traída de Daimiel, y sus preciosas curvas en las vetas de la madera.
La mayoría de las obras han sido restauradas por las Monjas Mínimas de Daimiel.

Museo Diocesano de Ciudad Real

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada