domingo, 22 de octubre de 2017

la calle del doctor cortezo desde arriba

Después de un alucinante paseo por Madrid por el centro de sus avenidas, sin tráfico, nos despedimos de la casa donde vivimos diez años y sus maravillosas vistas. Ahí abajo hay que usar los codos para poder caminar.

sábado, 21 de octubre de 2017

los malos modernos

Para alguien que puede hacer lo que quiera sin sentirse responsable, libertad y responsabilidad no van unidas. Sería un tipo muy moderno en el sentido más dramático de la palabra. Corresponde a algo que decía Hanna Arendt, la pensadora alemana, en torno a lo que ella llamaba “la banalidad del mal”. Desde mediados del siglo XX se ha generado un tipo de persona completamente impune a hacer el mal. -Felipe Vega, cineasta

viernes, 20 de octubre de 2017

jueves, 19 de octubre de 2017

miércoles, 18 de octubre de 2017

el imperio de la ley


A todos los que la presente vieren y entendieren, sabed: Que las Cortes Constituyentes, en funciones de Soberanía Nacional, han aprobado el acta acusatoria contra don Alfonso de Borbón y Habsburgo-Lorena, dictando lo siguiente:

Las Cortes Constituyentes declaran culpable de alta traición, como fórmula jurídica que resume todos los delitos del acta acusatoria, al que fue rey de España, quien, ejercitando los poderes de su magistratura contra la Constitución del Estado, ha cometido la más criminal violación del orden jurídico del país, y, en su consecuencia, el Tribunal soberano de la nación declara solemnemente fuera de la ley a don Alfonso de Borbón y Habsburgo-Lorena. Privado de la paz jurídica, cualquier ciudadano español podrá aprehender su persona si penetrase en territorio nacional.

Don Alfonso de Borbón será degradado de todas sus dignidades, derechos y títulos, que no podrá ostentar ni dentro ni fuera de España, de los cuales el pueblo español, por boca de sus representantes elegidos para votar las nuevas normas del Estado español, le declara decaído, sin que se pueda reivindicarlos jamás ni para él ni para sus sucesores.

De todos los bienes, derechos y acciones de su propiedad que se encuentren en territorio nacional se incautará, en su beneficio, el Estado, que dispondrá del uso conveniente que deba darles.

Esta sentencia, que aprueban las Cortes soberanas Constituyentes, después de publicada por el Gobierno de la República, será impresa y fijada en todos los ayuntamientos de España, y comunicada a los representantes diplomáticos de todos los países, así como a la Sociedad de Naciones».En ejecución de esta sentencia, el Gobierno dictará las órdenes conducentes a su más exacto cumplimiento, al que coadyuvarán todos los ciudadanos, tribunales y autoridades.



Actas del Diario de Sesiones de las Cortes Constituyentes republicanas del 19 de noviembre de 1931

martes, 17 de octubre de 2017

calatrava la vieja









La ciudad amurallada de Calatrava fue fundada por los Omeyas en el año 785, con el nombre de Qal'at Rabah. Alfonso VII la tomó en 1147, convirtiéndose en la plaza cristiana más avanzada de la época. Tras fracasar la encomienda dada a los Templarios, Sancho III se la otorga a la Orden del Cister. Este hecho dio lugar al nacimiento de la Orden de Calatrava, primera orden militar y religiosa de España. Tras la derrota en la batalla de Alarcos, los almohades se hacen con la ciudad, hasta que Alfonso VIII la toma días antes de la Batalla de Tolosa. La Orden se traslada a la Fortaleza de Dueñas, rebautizada como Calatrava La Nueva.

Junto al río Guadiana, la muralla tenía cuarenta torres, dos de ellas pentagonales, dos albarranas y dos unidas por un arco, formando la entrada principal. Se encuentra a cinco kilómetros de Carrión, por la carretera de Fernán Caballero y luego cogiendo el desvío a la Ermita de Nuestra Señora de la Encarnación. 

Gracias a la maravillosa gente de la Asociación Cultural El Canto Blanco de Carrión, que hacen una visita teatralizada por el VIII Centenario del traslado de la Orden de Calatrava la Vieja a Calatrava la Nueva, porque nos dejan quedarnos en el castillo una vez cerrado para hacer estos dibujos: 1. Vista general con el ábside templario en la parte superior, 2. Alcazaba árabe, más tarde alcázar cristiano, 3. Puerta del alcázar y 4. Ábside templario.

lunes, 16 de octubre de 2017

el cuaderno de bocetos de auschwitz






En 1947, Jozef Odi, exprisionero y por entonces guardia del recién inaugurado Museo Memorial de Birkenau, encontró algo extraño en los cimientos de un barracón de la sección BIIF, junto a las cámaras de gas y los crematorios IV y V de lo que había sido el campo de concentración de Auschwitz. Era una botella. Dentro de la botella había 22 hojas tamaño cuartilla con dibujos que retrataban el horror: la llegada de la gente deportada, el muelle judío, la separación de las familias, los trabajos forzados, los maltratos físicos, el traslado hasta las cámaras de gas, las ejecuciones.

Del autor de los dibujos se sabe muy poco. Apenas que firmó sus obras como “MM”, que las habría realizado en 1943 y que habría pertenecido a varios grupos de trabajo, como los que ordenaban la llegada de los nuevos prisioneros y los del hospital del campo. Y que se puso a un enorme riesgo al realizar estos dibujos, ya que si los nazis los hubiesen descubierto le habrían significado una muerte inmediata. El último quedó sin terminar. Quizá fue trasladado a otro campo y, como no podía llevarse sus obras con él, las escondió allí. Quizá murió y otra persona ocultó los dibujos.

Este cuaderno es uno de los documentos más importantes del Holocausto. En 2014, el Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau lo publicó bajo el título de El cuaderno de bocetos de Auschwitz. Se puede conseguir en castellano. Actualmente pueden verse los originales en la exposición El arte en Auschwitz, que recoge algunas de las dos mil obras que los presos realizaron en el campo nazi, ya sea clandestinamente o por orden y encargo de los guardianes. Esta exposición celebra el setenta aniversario de la conversión del campo de exterminio en museo y estará abierta hasta el diecinueve de noviembre.


domingo, 15 de octubre de 2017

clientes y camareros del desaparecido bar castilla









Al recorrer nuevamente las calles de Lavapiés compruebo que uno de los bares donde solía tomarme una caña antes de comer, el Castilla, está cerrado y con un cartel de Se Alquila. Mi mayor actividad en este bar la desarrollé en año 2007, abandonándolo más tarde por las deliciosas tortillas con cebolla que en La Rosa ponían recién hechas. El cierre de un bar clásico de tapas es una desgracia. Y lo es también la tendencia esteticista y aséptica de los nuevos bares. Un amago de añoranza aparece al ver su fachada, los ventanales a través de los que me entretenía mirando el bullicio de la calle. Es por eso que rescato algunos dibujos de mi diario de aquel año.

sábado, 14 de octubre de 2017

los últimos diarios del che






El capitán Gary Prado rodea la Quebrada del Yuro el siete por la noche. Y el domingo ocho de octubre empieza a avanzar por la mañana y ahí empieza el tiroteo. En esa operación el Che es herido en la pierna izquierda, un balazo entre la rodilla y el tobillo, pero nada de peligrosidad. Ahí mueren la mayor parte de los guerrilleros y mueren algunos soldados, y ahí es donde cae preso el Che Guevara, al que estaba intentando ayudar a salir Simeón Cuba Sarabia, que usaba el nombre de Willy, un guerrillero boliviano bajito, prietecito, con una barba enorme, una barba más tupida yo creo que la de los propios cubanos, y ese no tenía un rasguño. Con ese lo agarran. Y en el momento en que lo van a agarrar, me cuentan los soldaditos, el Che les dice: "No tiren que yo soy el Che. Yo les valgo más vivo que muerto". Y ahí se lo llevan y lo mandan para la escuelita de La Higuera y lo ubican a él –mirando la escuelita de frente– en el salón de la izquierda, y detrás de él, en el mismo cuartico, le ponen los cadáveres de dos cubanos.

De ahí entonces, ellos me mandan la información por la mañana en código, que decía: "Papá cansado", lo que significaba que el líder de la guerrilla estaba preso y vivo. Pero no sabíamos si "Papá" era el Che Guevara o si era el Inti Peredo, que era el líder de la guerrilla por la parte boliviana. Así que volamos al área de operaciones y ahí nos verificaron que "Papá cansado" era el Che Guevara.


El extranjero. No dijeron el Che, dijeron "el extranjero".


Esa noche tuvimos una recepción en un hotelito de Vallegrande, con velas porque no había electricidad, y yo saqué un par de botellas de scotch que había comprado hacía tiempo para un evento como este, para celebrar. Eso era el domingo por la noche, el día que cayó preso él.

Al día siguiente, nueve de octubre, lunes, a las siete de la mañana despegamos en un pequeño helicóptero pilotado por Niño de Guzmán. Aterrizamos al lado de la escuelita donde estaba el Che preso y estaban esperándonos todos los oficiales del batallón, entre ellos el teniente coronel Selich que tenía toda la documentación suya. El Che usaba una cartera de cuero como las que cargan las mujeres, ancha, color camello, y adentro tenía un libro grande que era un diario con los meses escritos en alemán, del año 67, pero claro, escrito por él en español. Tenía adentro una serie de fotografías de la familia, medicamentos para el asma, unos libritos para mensajes en clave numérica de una sola vía, que son imposibles de descifrar. Tenía unas libreticas negras de argollitas escritas a máquina de escribir y firmadas por un tal Ariel, que eran los mensajes que él recibía de Cuba. Aunque él no podía transmitirle a Cuba porque Cuba le dio a propósito un transmisor roto, porque a él lo mandan allá para que lo maten. Porque el Che era prochino y Cuba dependía de la URSS. O sea, los soviéticos no tenían ningún interés en que el Che Guevara triunfara en Bolivia. Lo dejaron solo, para que lo mataran ahí, definitivamente.

Así que entramos a la escuelita y en una habitación estaba el Che tirado en el suelo, amarrado de pies y manos abajo de una ventanita que había al lado de la puerta, y atrás los dos cadáveres. El único que habló fue el coronel Centeno Anaya. Le hacía preguntas pero el Che lo miraba y no contestaba nada. Ni le habló. Al punto de que el coronel le dijo: "Óigame, usted es un extranjero, usted ha invadido mi país. Lo menos que puede tener es la cortesía de contestar". Y nada.
Entonces de ahí yo le pido al coronel si me puede facilitar la documentación del Che para fotografiarla para mi gobierno y le da orden al teniente coronel Selich de que me la entregue. Se me entrega la cartera aquella de cuero y yo me voy a trabajar con la documentación a otro lugar. Iba fotografiando el diario y regresaba a hablar con el Che. Entraba y salía constantemente, desde la mañana hasta la una de la tarde. Estando en eso suena el teléfono y uno de los soldaditos me dice: "Mi capitán, una llamada". Voy hasta el teléfono y me dan "órdenes superiores: 500–600". Era un código muy sencillo que habíamos estipulado.

500 era el Che Guevara. 600 muerto.