sábado, 31 de diciembre de 2016

el ángel anarquista

Melchor Rodríguez, a la izquierda, en un acto en Madrid de 1938




El 8 de diciembre de 1936, Alcalá de Henares fue bombardeada por la aviación sublevada. Desatadas todas las furias, un grupo de ciudadanos armados se dispuso a asaltar la cárcel, donde se hacinaban 1.532 reclusos. Estaban acusados de quintacolumnistas, una expresión con la que el general golpista Emilio Mola designó a los simpatizantes del alzamiento que luchaban infiltrados en las huestes republicanas. El entonces delegado de prisiones, el anarquista Melchor Rodríguez, conocido como "el ángel rojo" por salvar la vida de miles de personas, se desplazó hasta la ciudad complutense y, tras una dura negociación, consiguió detener el ataque. Les salvó la vida.

“La muchedumbre, aterrorizada por los incendios provocados y las víctimas causadas por la aviación rebelde (seis muertos, más de 50 heridos), se amotinó rabiosa, juntándose con las milicias y hasta con la propia guardia militar que custodiaba la prisión. Se dispusieron a repetir el hecho brutal realizado cinco días antes en la cárcel de Guadalajara (donde asesinaron 319 de los 320 presos)”, según lo describió el propio Melchor Rodríguez. Su relato, que se conserva en el archivo de la familia de Martín Artajo, exministro de Franco, narra más de siete horas de dura negociación en la que hubo enfrentamiento dialéctico, insultos, amenazas y forcejeos por parte de la muchedumbre. "¡Qué momentos más terribles aquellos! (...) Qué batalla más larga tuve que librar hasta lograr sacar al exterior a todos los asaltantes haciéndoles desistir de sus feroces propósitos".



Entre los 1.532 presos sospechosos de simpatizar con el alzamiento, se encontraban nombres que llegaron a ser relevantes personalidades durante el franquismo, como Agustín Muñoz Grandes, Raimundo Fernández Cuestas, Martín Artajo, Luca de Tena, Serrano Suñer o Rafael Sánchez Mazas. Sin embargo, Melchor Rodríguez, convertido para muchos en el ángel rojo y para otros en un traidor, siempre renunció a las posibles prebendas que le podrían haber ofrecido los hombres a los que salvó.

No solo eso, además tuvo que someterse a la misma represión de los derrotados por su pasado anarquista: fue condenado a 20 años de presión en un consejo de guerra amañado con testigos falsos. Cumplió cinco. Solo el testimonio de Muñoz Grandes, a quien había salvado aquel 8 de diciembre, le libró de la pena de muerte. Su vida se apagó el 14 de febrero de 1972. Ese día, un joven desplegó la bandera de la CNT ante la atenta mirada de algunos jerarcas del franquismo. No hubo incidentes en un entierro multitudinario que, en plena dictadura, reunió a anarquistas y franquistas.


Fran Serrato 

viernes, 30 de diciembre de 2016

las metamorfosis de nuria pompeia





Conocí los dibujos de Nuria Pompeia a través de sus viñetas gráficas en la revista Por Favor, de la que fue redactora jefe, con un contenido netamente feminista. Era la ilustradora del movimiento feminista, y era fácil verla en carteles, folletos y pegatinas en los años 70, 80 y 90.  

En sus viñetas de los años 70 solía señalar el machismo que seguía vigente también entre los militantes de izquierdas supuestamente concienciados sobre la igualdad de sexos. Nuria destacó que en su trabajo tenía "especial predilección por el tema de la mujer que vive, lucha, sufre y muere en el seno de la burguesía” y defendió el enfoque militantemente feminista de sus dibujos: "O te rebelas o te resignas".

En 1968, publicó semanalmente en la revista Triunfo esta serie de viñetas que llamó Metamorfosis, en las que alertaba de los peligros del comportamiento en masa. Su dibujo se basaba en las siluetas de masa negra, lejos del dibujo de línea menos realista que luego la caracterizara.

El año anterior había publicado su libro 'Marterniasis' (sobre el embarazo), al que siguieron 'Y fueron felices y comieron perdices' (1970, en el que abordó críticamente la institución del matrimonio) y 'Mujercitas' (1975) y 'La educación de Palmira' (1972) sobre la formación alienante de la mujer, este último libro con guion de Manuel Vázquez Montalbán bajo el seudónimo de Manolo V el Empecinado. Como viñetista, colaboró en diarios y revistas como la revista de literatura infantil y juvenil 'Clij', 'Cuadernos de pedagogía', el 'Diari de Barcelona', 'Triunfo', 'Cuadernos para el Diálogo', 'Sábado Gráfico', 'Por Favor', 'Vindicación Feminista', 'Dunia', 'El Món', 'L'Hora','Oriflama', 'Emakunde', 'Linus', 'Charlie Hebdo' y 'Brigitte'.

El domingo pasado, el día de Navidad, con 85 años, nos dejó definitivamente.

El Periódico (texto en cursiva)


jueves, 29 de diciembre de 2016

el pingüino impennis y sus verdaderos parientes































El extinto Gran Alca (Pinguinus impennis) rodeado de sus verdaderos parientes (aves charadriiformes, habituales de las colonias marinas) Alca Torda, Alle alle, Grylle Cepphus, Fratercula arctica (o Frailecillo común), Uria aalge, Uria lomvia.
Esta estampa fue dibujada por el artista escocés Archibald Thorburn (1860-1935), ilustrador de aves y pintor de animales. En 1887 ilustró el libro de Lord Lilford Figuras coloreadas de los pájaros de las islas británicas, con 268 acuarelas, que le dio su reputación. En la década de 1930 se negó a usar la luz eléctrica para sus pinturas.

casa de muñecas

Hey chica,
abre las paredes, juega con tus muñecas.
Seremos una familia perfecta.

Es cuando te vas,
cuando realmente jugamos.
No me escuchas decir:
Mamá, por favor despierta.
Papá esta con una puta,
y tu hijo esta fumando marihuana
.

Nadie escucha nunca, el papel pintado brilla.
No dejes que vean lo que pasa en la cocina.

Lugares, lugares, tomen sus lugares.
Pónganse sus ropas y pongan cara de muñeca.
Todo el mundo piensa que somos perfectos.
Por favor, no dejes que miren a través de las cortinas.

Fotos, fotos, sonríe para la foto.
Posa junto a tu hermano 

¿no quieres ser una buena hermana?
Todo el mundo piensa que somos perfectos.
Por favor, no dejes que miren a través de las cortinas.


C-A-S-A-D-E-M-U-Ñ-E-C-A-S
Veo cosas que nadie más ve.

Hey chica,
Mira a mi mamá, ella tiene todo bajo control.
Ja, estas cegada por sus joyas.
Cuando le das la espalda
ella saca una botella
Y olvida sus infidelidades.

Uh-oh, ella vuelve al ático,
Plástico.
Vuelve a ser de plástico.
Nadie escucha nunca, el papel pintado brilla.
No dejes que vean lo que pasa en la cocina.


Lugares, lugares, tomen sus lugares.
Pónganse sus ropas y pongan cara de muñeca.
Todo el mundo piensa que somos perfectos.
Por favor, no dejes que miren a través de las cortinas.

Fotos, fotos, sonríe para la foto.
Posa junto a tu hermano 

¿no quieres ser una buena hermana?
Todo el mundo piensa que somos perfectos.
Por favor, no dejes que miren a través de las cortinas.

C-A-S-A-D-E-M-U-Ñ-E-C-A-S
Veo cosas que nadie más ve.

Hey chica,
Hey chica,
Abre las paredes, juega con tus muñecas.
Seremos una familia perfecta.

Lugares, lugares, tomen sus lugares.
Pónganse sus ropas y pongan cara de muñeca.
Todo el mundo piensa que somos perfectos.
Por favor, no dejes que miren a través de las cortinas.

Fotos, fotos, sonríe para la foto.
Posa junto a tu hermano 

¿no quieres ser una buena hermana?
Todo el mundo piensa que somos perfectos.
Por favor, no dejes que miren a través de las cortinas.

C-A-S-A-D-E-M-U-Ñ-E-C-A-S
Veo cosas que nadie más ve.


 Dollhouse de Melanie Martínez
American Horror Story : The Murder House

miércoles, 28 de diciembre de 2016

cosas que me hacen feliz

Mirar por la ventana
al levantarme.
Pensar bajo la ducha,
y recordar un sueño
tirando, poco a poco, del hilo.
Caminar por el campo,
entre los árboles.
Pasear en bicicleta con mi perro.
Seguir el vuelo de las mariposas,
de las abejas, de los pájaros.
Oírlos. Notar el silencio.
Sumergirme en el agua, desnudo.
Oír dentro las voces distorsionadas.
Esperar escondido,
mientras el mundo sigue.
Dibujar en los bares, deslizar la pluma
mientras oigo conversaciones.
En las estaciones, en los mercados.
Oír la lluvia, olerla y sentir el agua
correr por la frente, por la espalda.
La nieve, el sol de enero, la luna llena.
Observar, temprano, la escarcha.
Mear sobre el hielo.
Recoger piedras y cristales
que el mar ha redondeado en las playas.
Acariciar sus bordes.
Dibujar bañistas desnudas.
Sentir el sol.
Que es domingo por la mañana,
que nadie trabaja
y la gente se ha puesto guapa.
Observar muy de cerca
las cosas pequeñas,
los animales pequeños,
las estrellas en la noche.
Descansar bajo árboles
grandes y viejos.
El vino y la risa con los amigos.
Que hablen bien de ellos.
El canturreo de Beni
trasteando en la cocina.
Plantar, coger la tierra caliente.
Ver como crecen las plantas,
olerlas, regarlas.
A los jóvenes besarse.
A la gente alegre, feliz, entusiasmada,
que le ha tocado la lotería.
Recordar a mi madre haciendo sábado,
entre el polvo iluminado de la galería.
Hablar despacio. Viajar despacio,
y ver cómo el sol del atardecer
lo hace todo tan hermoso.
Cantar solo mientras conduzco.
Oír música, a los niños
que juegan en la calle
o recorren los caminos con sus bicis.
Releer un libro.
Ver otra vez una película.
Tocar una cabeza rasurada
que aún pincha.
Leer el periódico
con el café de la mañana.
Mirar cómo cambian las nubes.
Besar a las mujeres,
acariciar los animales.
Cruzar miradas con mi perro.
Encontrar en los cajones
objetos del pasado.
Cajas cerradas, juguetes antiguos,
libros ilustrados, sobres, cuadernos escritos, 
colecciones de cromos, de chapas.
Oír su tintineo.
Visitar lugares desconocidos
y conocer a gente sin ningún vínculo.
Entrar a un gabinete, a un museo extraño,
a una cueva, a un tren.
Abrir un antiguo álbum de fotos,
una caja de postales, un diario,
un juego de plumas y plumillas.
Ver colecciones, tocarlas.
Escuchar historias.
Oírlas en la calle, en un libro, en el cine.
Las de los niños pequeños.
Coger a un bebé y tocar sus manitas.
Ir al cine, ver películas antiguas.
Beber de los manantiales,
comer de los árboles, de la huerta,
de las plantas silvestres, de las algas del mar.
Entender, comprender,
tener esa impresión.
De que el pasado es falso 
y no merece la pena cargar con él.
Sentir esa ligereza.
Pintar con decisión, con energía,
mancharme las manos.
Manchar papeles, cartones, lienzos.
Fumar en un descanso,
sin otra cosa que hacer.
Reír, divertirme, imaginar situaciones
y cosas que pueden pasar.
Soñar, recordar los sueños.
Mirar desde lo alto de los edificios,
desde las cumbres de las montañas,
desde los aviones.
Encontrarme con cierta gente
después de mucho tiempo.
Prepararle una comida
que no ha probado nunca.
Encontrar sabores nuevos y olvidados.
Oír voces dulces, pausadas.
Repasar cuadernos de viaje,
viejas enciclopedias.
Estirarme sentado en un sillón.
Beber leche fresca batida.
Cerveza antes de comer.
Imprimir sellos de caucho.
Usar la buena educación y la amabilidad
para distanciarme cariñosamente.
Sentir las imperfecciones, los fallos,
la respiración en las canciones,
los chorreones de pintura,
todo lo que de humano tiene el arte.
El paso del tiempo sobre las cosas
que el hombre ha fabricado.
Cómo la Naturaleza reconquista
lo que le quitaron.
La música en directo, los bocetos, lo inacabado.
En fin, sentirme vivo.
Que las cosas me alegran y me duelen,
que, a pesar de todo, mis decisiones
son las que conducen mi vida.

martes, 27 de diciembre de 2016

el pardillo en otoño


Por el Camino de El Pardillo llegamos a su alameda, ahora de todos los colores.

Sería acertado decir que el Convento Jesuita de El Pardillo se construyó en el siglo XVII, pues las estructuras que aún se pueden ver del antiguo convento responden a un estilo barroco. Probablemente, los monjes que ocuparon el convento lo abandonasen en 1767, ya que el 2 de abril de ese año Carlos III expulsó a los Jesuitas de todos sus dominios. A partir de este momento, el convento pasó a manos del Conde de Valdeparaíso, pero con las desamortizaciones del siglo XIX lo perdió, siendo adquirido por particulares. Actualmente, el edificio es una finca que pertenece a varios propietarios de una misma familia y se encuentra en explotación agrícola. Desde su fundación, el convento estuvo destinado al recreo y descanso de los monjes que lo ocuparon, como lo demuestra la amplia zona ajardinada que aún existe en la parte suroeste del edificio. Esta zona constaba de una gran alameda y de un huerto con diversos cultivos hortícolas. 
También era un convento sanatorio, lo que se aprecia por la existencia de un pozo en la zona del jardín, la cual servía para la relajación de los monjes. Este convento era, por tanto, un retiro espiritual para éstos. Se trataba de un edificio de dos pisos, cubierto a dos aguas con teja curva, árabe, con un amplio patio, claustro y, alrededor de éste, se encontraban las dependencias de los monjes, cuyo muro tenía más de un metro de grosor y los techos eran de artesonado. El edificio estaba dotado de un molino de trigo, una almazara, una bodega y un horno para hacer pan. También tenía amplias cuadras para los animales y un palomar. La fachada estaba realizada en ladrillo, en su mayor parte, y en tapial, con un zócalo de piedra. La puerta de acceso es un arco de medio punto con dovelas de ladrillo, y está coronada por un escudo jesuita de forma circular rodeado por una corona de espinas, en el que aparecen las letras IHS, monograma de la Compañía de Jesús, que significaba “Jesús, Hombre, Salvador”, y debajo de las letras hay un corazón con tres clavos, que simboliza la Pasión de Cristo. El escudo está rematado por un yelmo en el que aparece una leyenda, que se cree que fue añadido cuando el convento pasó a formar parte del patrimonio del Conde de Valdeparaíso. Todo el edificio está rematado por un alero de ladrillo formando dientes de sierra. Actualmente solo quedan del antiguo convento tres ventanas con su rejería. El resto fueron construidas posteriormente. Las dependencias están muy modificadas según las necesidades de los propietarios actuales de la finca, pero los accesos de éstas conservan los arcos rebajados que tenían en su origen. El patio está empedrado. Se conserva una parte de lo que fue el antiguo claustro, la estructura en arcada de la bodega y restos de la prensa donde los monjes molían la uva, algunas piedras de molino y los restos de las cuadras de los animales que había en el convento. Parece claro que la zona donde se construyó el convento fue un asentamiento romano, porque se han encontrado restos de esta época como piedras grandes talladas, varias monedas romanas, y al lado del convento hay un cerro con unas corraleras que era donde los romanos guardaban el ganado. Pero todo esto fue, posteriormente, arrasado por los ganados, y por eso se le dio el nombre de “Sierra Pelada”.

lunes, 26 de diciembre de 2016

el arte divertido de karel apple


Su estilo es gestual, vigoroso, cercano al expresionismo abstracto, pero con elementos que lo aproximan al surrealismo. Fue uno de los miembros destacados del grupo Cobra, fundado en 1948 por Asger Jorn, Karl Appel, Christian Dotremont, Constant y Corneille, entre otros artistas plásticos. La formacion de Alechinsky se encuentra en la ilustración de libros y la tipografía, que estudió en 1944 en la École Nationale Superieure d'Architecture et des Arts Decoratifs de Bruselas.
Tras la disolución de Cobra, en 1951, viajó a París, donde estudió técnicas de Grabado. En 1955 un viaje a Japón le hará dar un giro en su carrera, su estilo se hizo más tranquilo y contemplativo. En 1965 empieza a rodear sus pinturas con notas al margen, llenando sus obras de narraciones paralelas. Algunos de sus temas recurrentes son trazos orientales, dibujos infantiles y figuras rupestres. 


Karel Apple. pintor, escultor y artista gráfico holandés (Amsterdam 1921). Es considerado el artista más vigoroso de la generación de la posguerra en su país.
En 1948 fundó junto a Corneille, Jorn y Alechinsky el Grupo Cobra.
Su pintura tiene una gran carga expresionista, ligada a los grandes expresionistas nórdicos como Max Pechstein y Edvard Munch. Su estilo se caracteriza por un desprecio total de la forma y constituye sus objetos por medio de una acumulación de capas de colores. Su obra está hecha con densos empastes y violentos colores que recuerdan la infancia y muestran el carácter agitado del Expresionismo nórdico. 
Después cambió a un lenguaje mucho más suave acercándose a la Hand Edge Painting. Appel falleció en Zurich, con 85 años.

domingo, 25 de diciembre de 2016

populares y populistas

The Sun y William Shakespeare son populares, pero solo uno es populista. Igual que Shakespeare, Jeremy Corbyn no puede convertirse en un populista, la cuestión es si puede convertirse en popular. Que se necesita algún tipo de cambio de imagen me parece correcto, pero es pura maldad describir este cambio como un viraje hacia el populismo.

Cuando obtuve la más amplia mayoría parlamentaria en las elecciones generales griegas hace dos años, yo también fui tildado de populista. Para el establishment, cualquiera que obtenga buenos resultados electorales desafiando a sus hijos e hijas favoritos es tachado de populista. Pero esto, demasiado a menudo, absuelve a los verdaderos populistas. Un populista promete todo a todo el mundo, al mismo tiempo que abusa de las creencias irracionales y miedos del electorado.

Por el contrario, cuando me presenté para el parlamento cité a Winston Churchill al prometer “sangre, sudor y lágrimas” como el precio de nuestra liberación de la deuda que nos esclaviza y de la oligarquía griega. En términos económicos, no prometí ni un solo euro a nadie que ganase más de 700 euros al mes. El resultado de las elecciones demostró que los políticos contra el establishment pueden ganar popularidad evitando el populismo.

El reciente auge del populismo se debe al estúpido manejo por parte del establishment de una crisis que él mismo causó. Los populistas necesitan al establishment para seguir siendo relevantes y el establishment depende del miedo a los populistas para mantenerse en el poder. La oposición verdadera está entre los progresistas como Corbyn o el interminable mecanismo de retroalimentación entre establishment y populismo.


Yanis Varoufakis, exministro de Finanzas de Grecia, en elDiario.

El enemigo, antes, era terrorista; ahora es populista. Se trata ahora de todos pensemos que los populistas son terroristas y los terroristas populistas, enemigos radicales muy lejos de la centralidad.

sábado, 24 de diciembre de 2016

microcoches ingleses de la colección de bruce weiner


Bond Minicar Mark A de 1950. Lawrence Bond era un brillante diseñador que construyó un prototipo de automóvil comercial entre motocicleta y automóvil, explotando las ventajas de ambos. Los primeros Mark A eran vehículos rígidos, primitivos, con la dirección con la rueda delantera, parabrisas de plexiglás , sin suspensión y la cabina más pequeña que el Mark B. Motor Villier de 2 tiempos, 122CC para 5 Cv.






Bond Minicar Marca B de 1951. Se puso en marcha en julio de 1951. Incorpora algunas mejoras notables tales como un motor más potente Villiers mayor de 197cc, la suspensión de la rueda trasera, modificaciones en el diseño de la parte trasera y parabrisas de vidrio de seguridad . 
La característica más llamativa de los dos son los faros fuera de la carrocería, tendían a vibrar y terminar apuntando directamente hacia el suelo! Fabricante: Comerciales de Sharp, Preston, Lancashire Inglaterra



Bond Minicar Marca C de 1953. Tenía un cuerpo totalmente rediseñado; suspensión independiente con las ruedas traseras montado en un brazo de remolque y unido a las unidades de Flexitor, que incorporan un eje central con caucho unido en la tensión; frenos de tres ruedas; y un nuevo montaje del motor y la suspensión en la parte delantera, siendo la suspensión por barra de arrastre y resorte helicoidal controlado por un amortiguador hidráulico. El motor fue reemplazado por Villiers 8E. Unn techo duro de fibra de vidrio estuvo disponible para la berlina. Tuvo versión De Luxe y camión.

Bond Minicar MK D de 1957. Apareció en mayo de 1956. Aporta el motor Villiers 9E con una marcha atrás opcional, 12 voltios en lugar de 6  y nueva suspensión trasera. Para el modelo De Luxe se monta un motor de arranque eléctrico. Se fabricó en versiones de 2 plazas y 4 plazas (de las que este coche es un ejemplo) con capuchas y una variante de techo duro de fibra de vidrio para el de 2 plazas.



Bond Minicar MK F de 1959. Una actualización completa del MK D estaba prevista a finales de 1958. La nueva gama de la marca F, consistía en un sedán familiar de cuatro plazas con techo de fibra de vidrio, y un coupé de 3 plazas, con motor Villiers 246cc con cuatro velocidades. El coche fue un gran éxito y la producción aumentó un 15%. En 1960 la gama se amplió con el Ranger Van, basado en la berlina familiar sin las ventanas y asientos traseros, y el SUV sin el asiento del pasajero. Este último se podía conducir con 16 años con licencia de motocicleta, pero solo se fabricaron 40. 





Bug Bond de 1972. En 1969, la Reliant e fusionó con Bond. Reliant se convirtión en el mayor fabricante del Reino Unido de vehículos de tres ruedas. Aunque la planta Bond en Preston fue finalmente cerrada, otro coche Bond saldría de Reliant: el Bug Bond de 1970, un nuevo coche en forma de cuña con un cuerpo de fibra de vidrio. Diseñado por Tom Karen, se deshizo de la idea común en el país de parecerse a un cuatro ruedas. El coche es abordado como un avión, es decir, por la inclinación de la tapa de la cabina hacia adelante. Para jóvenes de17 a 25 años, se hizo solo en color mandarina brillante. Podría ser conducido con una licencia de la motocicleta. Cuando dejó de fabricarse en 1975, se convirtió en el último Bond.



BMA Hazelcar de 1953. RE Hazeldine, de Hazeldine Motors, intentó romper el maleficio de los coches eléctrico en el Reino Unido. En 1952, Gates financia el proyecto. La carrocería estilo roadster agradable con puertas (faltan en este ejemplo) fabricada en aluminio. El motor daba 1 o 2 CV alimentado por nueve baterías de seis voltios de estiba bajo el capó en la parte delantera. Era demasiado caro para tener un impacto. También se ofreció la versión furgoneta, pero solamente se fabricaron 6 unidades. Fabricante: Gates y Hazeldine, Hove, Sussex Inglaterra


Allard Clipper de 1955. De carrocería de fibra de vidrio, fue revolucionario en su época, muy económico, gastaba muy poco combustible, tenía tres ruedas (menos impuestos) y el maletero albergaba dos asientos para niños. Su empresa, Allard Motor Company, cerró en el58. Su creador fue Sydney Herbert Allard, un piloto de carreras. Rudimentario e incómodo, fue uno de los peores coches británicos de la historia. Solo se produjeron 22 unidades. Solo quedan 2. Cero en esta colección.



Opperman Unicar T de 1959. Opperman, fabricante de tractores, ante el éxito del Minicar Bond,decidió construir el modelo T Unicar, como un sedán más grande en miniatura. De fibra de vidrio, no tenía ni capó, ni tapa de maletero. El motor en el centro del asiento trasero y 2 pequeños asientosa ambos lados de la joroba del motor. Como tenía 4 ruedas, tenía un mayor impuesto de circulación. Fabricante: SE Opperman LTD. Boreham Wood, Herts, Inglaterra.


Berkeley B-65 de 1958. Laurie Bond, diseñador de minicoches con éxito, decidió crear roadster de 2 plazas con un cuerpo de fibra de vidrio. Los prototipos tenían los cuerpos de dos piezas de plástico, con una subestructura y la suspensión en forma de caja y el compartimiento del motor reforzada con aluminio, formando una estructura de fibra de vidrio monocasco. Los primeros Berkeleys, los B60 (por su velocidad máxima), eran de 4 ruedas y tenían un motor Anzani de 2 tiempos,  2 cilindros de 322cc con 15Cvy ​​transmisión por cadena a las ruedas delanteras. La producción se detuvo por la llegada de la Austin Healey Sprite.



Berkeley T-60. Cuando la producción se reanudó, el B65 se había convertido en el T60, un 3 ruedas, capaz de ser conducido en una licencia de la motocicleta. El cuerpo ligeramente más largo tenía un poco de espacio detrás de los asientos delanteros y un T60-4 muy raro (sólo 40 fabricados) tenía asientos para niños donde la rueda trasera. Las 3 ruedas fueron un gran éxito, y se fabricaron en grandes cantidades

Frisky Family 3 de 1959. El primero, Frisky Sport, se presentó en1957 en el Salón de Ginebra. Se vendió en coupé y convertible. En 1958, la compañía se convirtió Frisky Cars Ltd y el nuevo coche deportivo llamado sprint fue desarrollado pero nunca fabricado. 1959 vio la introducción del familia de tres, que tuvo un menor costo de producción y ahorro de impuestos para el cliente debido a la configuración de tres ruedas. Fabricante: Frisky Cars Ltd. Inglaterra.

1961 Isetta 300 de 1961. Los Isetta en UK, bajo licencia, fueron promovidas por el expiloto Ronnie Ashley,  y se vendieron a los países de la Commonwealth. El principal cambio en el coche para el mercado británico fue la introducción de una versión de tres ruedas con volante a la derecha. Esto fue particularmente atractivo, como el impuesto de circulación favoreció el vehículo de tres ruedas considerablemente. Un embrague automático también estaba disponible.
La puerta y la columna de dirección se pusieron en el lado derecho, hubo que compensar con un contrapeso. Se utilizaron luces Lucas y neumáticos Dunlop. Fabricante: Isetta de Gran Bretaña Ltd., Inglaterra Brighton

Trojan 200 de 1963. Más ligero y más rápido que el Isetta. y con capacidad para llevar a cuatro personas; 1957 fue un año excepcional para el Heinkel, con 7000 unidades. A principios de 1958 hay un descenso notable en el interés por el Heinkel Kabine, ya no era viable. En 1960, la licencia fue debidamente dada a Troya, una empresa de larga tradición (1928) en vehículos utilitarios robustos y sencillos. Antes de 1962 ya fabricaban el 601,  el 602 , el 603, el 604 y una camioneta. Fabricante: Trojan Cars Ltd., Croydon, Surrey, Inglaterra


Peel P50 de 1964. Fabricado por la británica Peel Engineering Company entre 1962 y 1965. Famoso por ser el coche más pequeño de la historia, se vendía como transporte para una persona y una bolsa de la compra. Al único asiento que tiene se accede por una puerta lateral. Un solo faro y tracción a la rueda trasera (tiene tres ruedas). El motor está situado bajo el asiento, y la caja de cambios es de tres marchas, ninguna hacia atrás; había que bajarse de él y arrastrarlo con un asa trasera. El motor, de 49 cc y 4,5Cv, fue fabricado por DKW, y puede impulsar al vehículo hasta alcanzar los 55 km/h.



Peel Trident de 1966. Fue diseñado y construido en la Isla de Man, por la pequeña empresa Peel, en la década de 1960. El Trident fue la evolución de la P-50, con el mismo chasis pero con una carrocería 2 plazasy coronado por una gran cúpula de plástico transparente que se levantaba para entrar (y que cocía al conductor cuando el sol salía). Tal vez 45 fueron construidos, el último de los cuales seis fueron equipados con el motor de 98cc con la transmisión automática de las correas de la moto Triumph Tina.