miércoles, 7 de diciembre de 2016

violentar a los pacíficos

Issa Amro, en un puesto de control israelí en Hebrón. /J. C. S.
“Yo soy pacifista, pero estoy sometido a la jurisdicción militar; los colonos, en cambio, van armados y dependen de la justicia civil”, se queja ante un nuevo puesto de control Issa Amro. Afirma que desde 2002 se enfrenta a la ocupación siguiendo los pasos de Ghandi, Martin Luther King o Nelson Mandela. “Israel debe retirar los cargos sin fundamento contra un defensor de los derechos humanos internacionalmente reconocido por su activismo pacífico”, advertía Amnistía Internacional en la víspera del juicio militar. Cree que el objetivo final es silenciar a Amro con imputaciones que chocan contra su trayectoria en favor de la no violencia. Le acusan de “participar en una manifestación no autorizada” o de “insultar a un agente de seguridad”. Sus abogados temen que pueda ser condenado a seis años de cárcel. Magdalena Mughrabi, subdirectora de Amnistía Internacional para Oriente Próximo, anticipa que declarará al activista “preso de conciencia” si es sentenciado a una pena de cárcel.

Juan Carlos Sanz desde Hebrón. El País 22Nov2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada