domingo, 30 de octubre de 2016

techos solares que no lo parecen


Elon Musk mostró una nueva batería para casa, la Powerwall 2, de 5.500 dólares, o 119.000 pesos en México, en el primer evento de Tesla, su empresa de coches y baterías, y Solar City, la compañía de energía solar.

A continuación sorprendió con un techo solar que no lo parecía. Las propias casas de la Universal City lo tenían integrado sin que nadie lo percibiese. Cada una de las láminas que parecen pizarra son diferentes, distintas. No se trataba de un tejado tradicional y encima las habituales células, sino de una solución completa que cumple ambas funciones, la del techo y la de los paneles solares que existían hasta ahora.

“Si tienes una casa nueva o quieres renovar tu tejado, es el momento de optar por esta solución”, insistió Musk. Considera que los barrios no solo serán más bonitos, sino más limpios y eficientes. “No es algo que no solo te beneficia a ti, también a los vecinos. A los primeros que lo pongáis, os digo que llevéis a vuestros amigos a verlo y que también lo instalen”, dijo dirigiéndose a los poco más de 200 invitados, en su mayoría fieles a la firma desde el principio, que abarrotaban una plaza de pueblo falsa. Todo era un escenario de Hollywood, una población ideal que sirvió a Tesla para adaptar los hogares de las películas a su casa piloto.

En el verano 2017 comenzarán a repartir estas nuevas tejas cuyo material básico es el cristal. El argumento fue muy en su línea: “Mirad las catedrales, duran para siempre, las casas no. El cristal es duradero y aguanta bien”. “El cristal utilizado recuerda al que se usa en algunos monitores de ordenadores para mantener la privacidad. No es exactamente polarizado, pero sería una buena explicación”, relató con tono didáctico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada