martes, 18 de octubre de 2016

charleta en el avant



Aunque el Avant es un tren de alta velocidad, un lujo asiático, su precio es el de cualquier tren, ya que existe una financiación de la Junta de Comunidades que equilibra su precio, a costa también de los que no lo usan. El caso en que en 50 minutos llegas de Madrid a Ciudad Real, mientras que en un larga o media distancia necesitas más de dos horas. El billete para hacer el recorrido en autobús cuesta justo la mitad y tarda el doble en hacerlo. Lo más cómodo, para mí, del Avant es que hay trenes durante todo el día, y es más fácil dibujar, pues no existe el traqueteo y tiene hasta mesas individuales; pero creo que lo más honrado en estos tiempos es escoger un buen libro y tomar el bus sin prisas.

Me ocurre, como en otras ocasiones, que el dibujo hace de llave para abrir la conversación con los viajeros, que en esta ocasión son dos extrovertidos personajes. Lucía es enfermera en el Doce de Octubre y va a Puertollano a visitar a un amigo, se cultiva en el gimnasio y gusta de viajar. Richard tiene una academia de inglés en Ciudad Real. Mientras cada uno vamos construyendo nuestro personaje, mi dibujo va completándolos en el cuaderno. Y, sin darnos cuenta, ya hemos llegado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada