viernes, 16 de septiembre de 2016

a madrid


Por la noche me tumbo en la piscina boca arriba y miro las estrellas y la misma luna que aparece por tu ventana, por la que cruzan los trenes castañeando los dientes, y la niebla te cubre como un edredón blanco.

Pablo y su novia Concha hacen turismo por la provincia: La Solana, El Cristo, Villanueva. Nos llevan a la estación y se quedan en Ciudad Real. Luis espera su casa de madera. Mi madre está mal. Anita lleva una pierna escayolada.

El viaje en el tren es rápido y cómodo. Juan Carlos nos dispensa los billetes. Nos dice que ya tiene un muchacho de tres meses que se llama como él.

Pasamos por el verde de Malagón y los Montes de Toledo, el castillo de Orgaz. En Atocha nos separamos. Beni se lleva las maletas y yo pago a la agencia de viajes. No me dan ninguna información, solo un bono de viaje.

Compro una pluma en la Gran Vía. La Plaza de Callao es ahora un descampado con un cuadro gigante que anuncia la peli Intruso.

Subo Carretas. El cine se vende como local comercial. En Aquí compro carretes. En Benavente están de obras. A Tirso han bajado sus putas. Está lleno de policías.

Mañana salimos hacia Helsinki.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada