viernes, 26 de agosto de 2016

oromo

OLIVIER MORIN (AFP)




"La situación de los oromo en Etiopía es muy complicada", ha contado el atleta Feyisa Lilesa, que ganó la medalla de plata para un país, Etiopía, al que ahora se niega a regresar. "En nueve meses han muerto más de mil personas en manifestaciones". Los oromo conforman el 25% de la población de Etiopía (unos 30 millones de individuos), históricamente uno de los países más pobres del mundo, pero también uno que lleva años sumido en un acelerado proceso de industralización. Esto ha llevado a una varios conflictos entre el Gobierno y los oromo, que ocupan la tierra que rodea a la capital, Adís Abeba, justo donde la ciudad pretende desarrollarse. 
"Si vuelvo, me matarán"

La posibilidad de que los oromo sean expropiados se descartó en enero, tras meses de polémicas que han tensado las relaciones entre el grupo y las autoridades y provocado enfrentamientos que han resultado en cientos de muertes. Varios organismos internacionales han denunciaron las violaciones de los Derechos Humanos en el trato a los oromos y subrayado que el país está ahora en la situación más inestable en la que se ha visto en toda la década. 


Tom C, Avedaño  EL PAÍS São Paulo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada