jueves, 21 de abril de 2016

solo enma

Ese campanario parece estar en mi ventana dando las dos de la mañana. Se oyen voces por las calles. Esas jovenzuelas descaradas quieren que abandone al fantasma de Enma Bovary y el tuyo. Esa francesita que te coge las manos y te besa en Huesca.

Me gusta la habitación porque no tiene rectas. No hay ángulos ni aristas, y la pared se ondula como el mar. La puerta de otro siglo, el armario de los cuarenta, la mesita de los sesenta y esa banqueta moderna de formica imitando madera. Las paredes recién encaladas dan una limpia impresión.

Recorro los parques leyendo a Enma despreciando lo que me rodea. Me acuesto con ella en esta pensión de mala muerte. Esa pálida y suave piel, esos ojos castaños que parecen negros por sus largas pestañas.

Otra vez aquella cama metálica, con extraños monstruos en las arrugas de la colcha. Trato de acariciar con mis yemas la tela blanca de la almohada hasta dormir.

Gastos: comidas 1.200, viaje 500, libro de Huesca 700, TOTAL 2.400 pesetas
             TOTAL ACUMULADO 11.900 pesetas

Viaje a las montañas. 20 de julio de 1986

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada