viernes, 22 de enero de 2016

máscaras de cobre




Esta película muda de 1918 muestra el trabajo en el Estudio para el retrato de Máscaras, el taller de París de la artista de Filadelfia Anna Coleman Ladd (1878-1939). Ladd ofreció sus habilidades como escultora de formación clásica, especialmente como retratista, para ayudar a diseñar y construir prótesis faciales detalladas y, al hacerlo, avanzar en lo que ahora se conoce como Anaplastologia. También se ve en esta película al escultor británico Francis Derwent (1871-1926), que fundó el Departamento de Máscaras Faciales en el Tercer Hospital General de Londres y fue pionero en el uso de las máscaras de metal, más ligeras y más duraderas que las entonces usadas comúnmente máscaras de goma. La referencia a la utilización de prótesis se remonta a antes de la antigüedad, y el primer libro de texto sobre la cirugía plástica se publicó en el siglo XVI por el cirujano italiano Gaspare Tagliacozzi. Sin embargo, esta película captura un momento particularmente significativo para ambos campos resultantes del cruce de una serie de recientes avances médicos y la imperiosa necesidad de utilizar esos avances para ayudar a los más de veinte millones de soldados que fueron heridos durante la Primera Guerra Mundial, una contienda de trincheras con nuevos aparatos mortíferos como la ametralladora. Cuando se llega a los límites de la cirugía plástica, aunque lejos de ser perfectos, incontables soldados se beneficiaron de los servicios de rehabilitación como los que se muestran. Ellos se acercaban al estudio de Ladd donde esculpían su cara en arcilla o plastilina. A continuación, esta forma se utilizaba para construir la pieza protésica de cobre galvanizado extremadamente delgada. El metal se pintaba para parecerse a la piel del destinatario, y la prótesis se sujetaba con cuerdas o gafas.

The Public Domain Review

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada