sábado, 16 de enero de 2016

el futuro de la revolución egipcia

Cuando Mubarak llegó al poder en la década de 1980, el Estado egipcio se mantuvo tan antidemocrático como siempre; por ahora, sin embargo, su funcionamiento estaba menos preocupado con la entrega de la seguridad material a su población y más con repartirse los activos sociales para el beneficio económico de sus custodios. En 1991, el régimen de Mubarak firmó para Egipto un programa de ajuste estructural administrado por las instituciones financieras internacionales encargados de consolidar el mantra del libre mercado - "estabilizar, privatizar, liberalizar" - donde quiera que ejercían influencia. A lo largo de los años 1990 y 2000, el gobierno de Egipto vendió cientos de instituciones públicas, por lo general a un precio por debajo del mercado, a los consorcios de inversión privada que a menudo se asoció con los ministros del gabinete o estrechos aliados de Mubarak; las redes de seguridad social se redujeron, así como los derechos de los trabajadores y el nivel de vida.

En el período previo a la revolución, el FMI elogió las políticas económicas de Egipto como "prudente", "impresionante" y "audaz", y el Banco Mundial calificó al país su "top reformador Oriente Medio" tres años consecutivos. Bancos multilaterales de desarrollo han optado por invertir en fondos gestionados por algunos de los cleptócratas más prominentes de Egipto; como consecuencia, los contribuyentes europeos se convirtieron en socios de trabajo, sin saberlo, no sólo del gobierno egipcio, también de la familia Mubarak. "Realmente considero que el Presidente y la señora Mubarak son amigos de mi familia", dijo la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, en 2009. Unos meses más tarde, Barack Obama describió Mubarak como "un líder y un consejero y un amigo de los Estados Unidos" y el embajador de Estados Unidos en El Cairo, Margaret Scobey, declaró que la democracia egipcia "iba bien".

En los últimos cinco años, los titulares sobre Egipto han sido cargados de emociones: el temor a un levantamiento contra uno de más largo reinado y de los dictadores mejor armado de Oriente Medio, la alegría por su éxito, la confusión en sus secuelas, la tristeza que los jóvenes manifestantes fueron aparentemente derrotados en la final, que las elecciones fueron anuladas, y que los autócratas ganaron una vez más. A veces, lejos de ser una inspiración política, los acontecimientos en Egipto han sentido como un ejemplo clásico de por qué protesta masiva está condenada al fracaso; un estudio en cómo "lo de siempre" siempre gana al final. Esta narración es profundamente engañosa. La revolución y la contrarrevolución, nunca ha sido sólo de Mubarak, o sus sucesores, o elecciones. No es simplemente una guerra civil entre los islamistas y secularistas, ni una lucha entre el atraso oriental y modernidad liberal occidental, ni un "evento" que puede ser fijo y limitado en su lugar o tiempo. En realidad, la revolución se trata de ciudadanos marginados que luchan en su camino a la política y la práctica de la soberanía colectiva sobre los dominios que antes estaban cerradas para ellos. La presidencia nacional es uno de estos dominios, pero hay muchos otros: fábricas, campos y calles urbanas, los recursos minerales que se encuentran bajo el desierto y del subsuelo marino, las casas de la gente vive en, la comida que comen y el agua que beben.

Durante las décadas anteriores muchos de estos ámbitos se habían acordonado y mercantilizado en beneficio privado, a través de una ortodoxia neoliberal que sostiene que todos los bienes son mejor manejados por el mercado. A pesar de muchos reveses, los revolucionarios egipcios han alterado fundamentalmente la relación entre ciudadanía de Egipto y el Estado, que conecta los puntos de la injusticia política y económica que afectan a sus vidas. Lo han hecho en un momento cuando la desigualdad rampante ha obligado a muchos otros en todo el mundo a hacer lo mismo.

Los principales actores en este drama son bien diferentes a los manifestantes que aparecieron en la televisión durante el levantamiento, las mujeres anti-Mubarak originales y los hombres que en su mayoría viven muy lejos de la plaza Tahrir. Son los agricultores contra la privatización de sus tierras; los DJs creando nueva música ilegal de garajes clandestinos; los empleados de la planta de cerámica que secuestraron a su jefe y tomaron el control de su lugar de trabajo; los beduinos asaltando un punto nuclear del gobierno para reclamar el territorio robado; los escolares que pasan sus horas de almuerzo jugando juegos de revolución en Zawyet Dahshur. Sus historias rara vez salen en los medios de comunicación internacionales. Pero en su interior se encuentra la amenaza de la revolución, y en su vivir, posibilidades vertiginosas.

Egipto puede hoy parecer un trágico ejemplo de por qué la masa de protesta está condenada, pero la agitación de los cinco años desde la plaza Tahrir ha desatado una voluntad de cambio y una resistencia a la energía entre los ciudadanos de a pie que aún podría transformar el país.


Extracto de los egipcios: una historia radical por Jack Shenker, en The Guardian

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada