sábado, 31 de octubre de 2015

la era de la carne

El hombre comía carne cazada y frutos recogidos hasta que, hace unos días, alguien entendió que si enterraba una semilla conseguiría una planta y el mundo se fue volviendo otro, éste: aparecieron la agricultura, las ciudades, los reyes, nuevos dioses, la rueda, los metales, millones de personas, las caries, las clases, la riqueza y sus variadas injusticias. La revolución neolítica cambió todo y, con todo, la alimentación: desde entonces los humanos —salvo, claro, los ricos y famosos— comimos más que nada algún cereal o tubérculo o verdura acompañados de vez en cuando por un trocito o dos de alguna carne. Y así fue, durante diez mil años, hasta que, unas décadas atrás, las sociedades más ricas del planeta entraron en la Era de la Carne.

Un bistec con patatas, unas salchichas con puré, un pollo con arroz, proteína animal con algún vegetal acompañando, es una inversión del orden histórico, tremendo cambio cultural —y ni siquiera lo pensamos—. Y menos pensamos lo que eso significa como gesto económico, social. Consumir animales es un lujo: una forma tan clara de concentración de la riqueza. La carne acapara recursos que se podrían repartir: se necesitan cuatro calorías vegetales para producir una caloría de pollo; seis, para producir una de cerdo; diez calorías vegetales para producir una caloría de vaca o de cordero. Lo mismo pasa con el agua: se necesitan 1.500 litros para producir un kilo de maíz, 15.000 para un kilo de vaca. O sea: cuando alguien come carne se apropia de recursos que, repartidos, alcanzarían para cinco, ocho, diez personas. Comer carne es establecer una desigualdad bien bruta: yo soy el que puede tragarse los recursos que ustedes necesitan. La carne es estandarte y es proclama: que este planeta sólo se puede usar así si miles de millones se resignan a usarlo mucho menos. Si todos quieren usarlo igual no puede funcionar: la exclusión es condición necesaria —y nunca suficiente—.


Y aparecen las grietas en el imperio de la carne. Primero fue el imperativo de la salud: cuando nos dijeron que su colesterol nos embarraba el cuerpo. Y ahora, en los barrios más cool de las ciudades ricas, cada vez más señoras y señores rechazan la carne por convicciones varias: que no quieren comer cadáveres, que no quieren ser responsables de esas muertes, que no quieren exigir así a sus cuerpos, que no quieren. Llueve, estos días, sobre mojado: la amenaza del cáncer. Hasta que llegue la imposibilidad más pura y dura: tantos querrán comer su libra de carne que el planeta, agotado, dirá basta.

Martín Caparrós en Materia


“Nuestra fortaleza reside en que los mejores científicos, sin conflictos de intereses han analizado todas las pruebas y han llegado a la mejor conclusión. El objetivo de la industria es que las ventas no dejen de crecer”. (Kurt Straif, coordinador del estudio de la OMS)

churrería mineme

Un apunte en la churrería bar Mineme en la calle de La Mata 8, de Ciudad Real, a las nueve de la mañana.

viernes, 30 de octubre de 2015

desnudo en barcelona


Hasta el diez de enero podemos ver la maravillosa obra de Picasso Desnudo sobre fondo rojo de 1905, una obra que raramente sale de París, junto a otras setenta y una obras impresionistas y postimpresionistas recién llegadas del Museo de Orsay.

Expo El triunfo del color. De Van Gogh a Matisse en la Fundación Mapfre, Comisariada por Guy Cogeval.

jueves, 29 de octubre de 2015

allí arriba

Más desde el castillo de Cabañas.

miércoles, 28 de octubre de 2015

apalachensis benignae


Beni pierde el miedo y se lanza sobre las sierras apalachenses con su pincel. Esperemos que sea el principio de un idilio duradero, gratificante y provechoso. ¡Que la suerte acompañe a las guerreras!

martes, 27 de octubre de 2015

lunes, 26 de octubre de 2015

subida al castillo de cabañas










Cabañas del Castillo es una población pequeña al noroeste de Guadalupe (marcada en el plano), dentro del Geoparque de Villuercas-Ibores. Su castillo, ya en ruinas, tuvo un origen musulmán y luego fue ocupado por las órdenes de los Caballeros de Truxillo y de Calatrava. Tiene una subida corta e intensa entre riscos hasta la cúspide de la sierra de Santa Lucía, una de las sierras cuarcíticas paralelas, al estilo de los Apalaches, que pueden divisarse desde arriba. Estamos dentro de la Zona de Especial Protección para las Aves Z.E.P.A. Sierra Villuercas-Ibores, donde vuelan las colonias de buitres leonados que pueden divisarse en las peñas más altas o las bandadas de grullas que en otoño sobrevuelan la zona en su viaje a tierras más cálidas.

Las imágenes pueden verse a mayor tamaño clicándolas.

domingo, 25 de octubre de 2015

guadalupe viernes

Invitados por la estupenda gente de Geodisea, y orientados por Fermín Solís y Toña Santolaya en los quehaceres pictóricos, vamos al Geoparque Villuercas Ibores Jara, en la provincia de Cáceres. Y aquí nos tenéis en la Plaza Mayor de Guadalupe tomando unos cafés en las terrazas frente al Monasterio, tras un tortuoso camino siguiendo el Guadiana y atravesando empinadas sierras repletas de alcornoques y castaños y algunos ciervos, y ya un poco cansados.

jueves, 22 de octubre de 2015

cuadernistas XLI

Thomas Molson
Arthur Webster
Ricardo Azkargorta


Tina Jensen
Roxie Vizcarra
Pau Gasol Valls
Clara Lucie Jetsmark
Nick Cardy
Isabel Carmona
Tono Rodríguez
Francois Ayroles
Vince Aparo
Chase Conley
Marco Montiel-Soto


















Iván Navarro
Estoy intentando averiguar cual será mi siguiente paso, tengo cuadernos y cuadernos llenos de bocetos. Mi plan ahora mismo es encontrar una buena historia. Charles Burns

Jaime Martín

线稿素描手绘
Marcos Loayza
Jules Fisher
Warren Craghead
Calamity Jon
Alex F
Julen Ribas
Sara K.Dunn
Dulce Quesada Magro

jakub rozalski

1920_uninvited_guestsjakub-Rozalski-17ix-s1sjakub-Rozalski-1920-antes-la-tormenta-100na50smalljakub-Rozalski-1920-camp-fire-smallnewjakub-Rozalski-1920-dad-s-al-trabajo-pequeño1jakub-Rozalski-1920-perro-en-el-niebla-pequeñajakub-Rozalski-1920-vacío-mina-pequeñajakub-Rozalski-1920-despedida-110x70smalljakub-Rozalski-1920-folk-festival smallnjakub-Rozalski-1920-alemania-01jakub-Rozalski-1920-ir-homesmalljakub-Rozalski-1920-headshot2 pequeñasjakub-Rozalski-1920-cobertura-betss1jakub-Rozalski-1920-Kosciuszko-01-pequeñajakub-Rozalski-1920-Cracovia-art1jakub-Rozalski-1920-como-un-lobo entre las ovejasjakub-Rozalski-1920-pesadojakub-Rozalski-1920-mech-on-the-campo-100na70smalljakub-Rozalski-1920-most1 pequeñasjakub-Rozalski-1920-ORP-Jagienka de finaljakub-Rozalski-1920-guadaña finall-27artjakub-Rozalski-1920-wojtek-01small pequeñas-belicistas despreciados jakub-Rozalski-
jakub-Rozalski-bases-de-los-imperiosjakub-Rozalski-cosecha-ventaja-nueva-pequeñajakub-Rozalski-largo día1jakub-Rozalski-máquina-sobre-muscles1ajakub-Rozalski-mech-on-the-campo-02jakub-Rozalski-jugador-mat-crimea pequeñasjakub-Rozalski-guadaña-es-idasjakub-Rozalski-Varsovia-rising44-jrjakub-Rozalski-Westerplatte-jr-sjakub-Rozalski-bosque-advantages1player_mat_Russiarobotmist

Para conmemorar este período triste y trágico en la historia, a mi manera, a la luz de estas partes de la historia que por lo general permanecen en las sombras de otros eventos ... recordar y honrar a la historia, pero vivir en el presente. Me gusta mezclar hechos y situaciones históricas con mis propios motivos, ideas y visiones. ... Concedo gran importancia a los detalles, el equipo, el vestuario, ya que me permite incluir la pintura en un plazo determinado de tiempo.

El artista polaco Jakub Rozalski, también llamado Mr. Hombre Lobo, pinta idílicos paisajes de bosque-estepa en el periodo de entre guerras en que conviven robots centinelas y campesinos acostumbrados a los horrores de la guerra. Hay influencia de La Guerra de los Mundos y Terminator, especialmente en su última serie que conmemora la independencia de Polonia, la sublevación de Varsovia, y la invasión nazi de 1939. Cyborgs ciclópeos con los ojos rojos y cascos alemanes, con los uniformes de la Wehrmacht jirones colgando de sus miembros acerados. Los osos pardos son utilizados como animales de carga, y los campesinos fuman largos tubos delgados que podrían ser levantadas directamente de Tolkien, fuera del mundo de la Tierra Media. Una especie de realismo socialista fantástico.