lunes, 7 de diciembre de 2015

el castigo de venezuela

La oposición ha ganado por paliza. La baza de las colas, producto de una escasez de media docena de artículos de primera necesidad, ha funcionado perfectamente, incluso mejor de lo que amplios sectores de la misma oposición anticipaban. El voto se ha limitado a castigar las colas (la oposición no ha presentado un programa de gobierno). ¿Qué viene ahora? Varias son las hipótesis. La oposición aprovechará el tirón y en 2016 promoverá un referendo revocatorio que podría acabar con el gobierno de Maduro. Eso llevaría a elecciones presidenciales en 2016.

Otra posibilidad es que los sectores más radicales de la oposición quieran convertir los resultados en un plebiscito. Es decir, que exijan que Maduro salga ya, dejando de lado la Constitución y los pasos que en ella figuran para expulsarlo: el revocatorio. Otro aspecto difícil de evaluar deriva de que la mayoría votó contra algo, las colas, pero no a favor de algo, un programa. ¿Cuál será la reacción de la gente de los barrios, tan ávida de inmediatez, si siente que una mayoría parlamentaria opositora no va acompañada de una mejora en sus condiciones de vida? ¿Tendrá paciencia?

Frenar un tren es más fácil que ponerlo en marcha. Para frenarlo basta con neutralizar la fuente de energía que lo mueve. Ponerlo nuevamente en movimiento es más complicado. Las incógnitas son muchas. Desde que el chavismo irrumpió en la política venezolana, en 1998, se han desarrollado 20 convocatoria a las urnas; la oposición ha ganado dos, una en 2007 y la del domingo. Arranca una situación inédita y en ella la oposición tiene la tarea más difícil: le toca demostrar que puede hacerlo mejor que los chavistas.


JUAN JESÚS AZNAREZ El País 7 DIC 2015 


Las derrotas electorales de los regímenes de centro-izquierda, no significan el regreso a la década neoliberal de 1990, un período de privatizaciones, pillaje y saqueo, que había sumido a millones a la pobreza, el desempleo y la marginalidad.

Cualesquiera que sean los resultados de las votaciones actuales, la memoria colectiva de las dificultades que han sufrido las masas, como resultado de las políticas de "libre mercado", se grabó en la memoria de la gran mayoría de la población trabajadora.

Cualquier intento por parte de los funcionarios recién elegidos para 'deshacer y revertir los avances sociales de la década pasada se verá con la resistencia militante, si no la lucha de clases abierta; las limitaciones institucionales y políticas; y los bajos precios de los productos básicos que limita drásticamente los ingresos por exportaciones.

James Petras en Dissident Voice


Resulta extraño encontrar este mapa en El País, que ha sido el vocero de Felipe González o Mario Vargas Llosa entre otros antichavistas que argumentan que no hay libertad de expresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada