lunes, 30 de noviembre de 2015

una cena envenenada y otras puertas giratorias

A principios de la década de 1950, cuando se hizo ampliamente conocido que fumar causaba cáncer, las empresas tabacaleras gigantes formaron el Consejo de Investigación de la Industria del Tabaco (TIRC). Su principal objetivo era negar los efectos nocivos del tabaco y confundir al público, frenando los esfuerzos de la OMS para reducir el creciente número de muertes por cáncer.

Ahora el lobby de los combustibles fósiles está influyendo fuertemente las decisiones que se harán en París en la 21ª Conferencia Anual de Clima de la ONU, del 30 de noviembre al 11 de diciembre. Ya el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD) ha dicho que el cambio climático es importante, pero no debe poner en peligro el crecimiento económico. Pero los científicos han dicho que la raza humana no puede seguir funcionando de una manera casi normal a menos que alrededor del 80 por ciento de los restantes combustibles fósiles se queden bajo tierra.

Además, algunas de las empresas más sucias de Francia son patrocinadoras oficiales y donantes para la COP21. Incluidas las gigantes nucleares y de carbón EDF, Engie, el banco que financia el carbón BNP Paribas, y la aerolínea Air France. Algunas de las mismas corporaciones que impulsan el calentamiento global serán representados en París. Se incluirán Shell, BP, Volkswagen, Monsanto, Total, Dow Chemical, Syngenta, Nestlé, McDonalds, Walmart y otros.

Las compañías de combustibles fósiles no han logrado conseguir su codiciado asiento en la mesa de negociación durante toma de decisiones de la COP; pero están presionando fuerte para que los políticos se planteen soluciones a favor de la industria. Christiana Figueres, jefa de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), riñó a los críticos, diciéndoles que "dejen de demonizar a las empresas de petróleo y gas".

En lo que los críticos consideran una traición al esfuerzo de control climático, muchos expertos de la ONU se mueven hacia el sector privado. De acuerdo con el Corporate Europe Observatory, esta puerta giratoria ayuda a las empresas a que influyan fuertemente en el proceso de la COP.

Nick Fillmore en Dissident Voice


El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, admitió este sábado que entre las 312 personas en arresto domiciliario desde la entrada en vigor del estado de emergencia, decretado tras los atentados del 13 de noviembre, se encuentran 24 militantes ecologistas.

Ana Teruel en El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada