jueves, 12 de noviembre de 2015

setas secas


Este otoño tan caluroso y sin apenas lluvias hace que las pocas setas de parra que salieron vayan mermando y secándose, cogiendo un aspecto rugoso y oscuro que las hace muy poco apetecibles. Pierde cuidado, piensa que esas setas solo necesitan agua y que una vez hidratadas cogerán un aspecto envidiable. No dudes en cogerlas.
En la primera foto puedes ver el aspecto de unas cuantas setas recién cogidas. En seco has de quitar los restos leñosos de la parra y tierra. Ponlas veinticuatro horas en agua y verás cómo van cogiendo
volumen y viscosidad, como puedes ver en la segunda foto. Finalmente, en la tercera foto, puedes verlas guisadas en salsa, mermando otra vez un poco su volumen, pero a años luz de aquellas que cogimos.

(La salsa está hecha sofriendo ajo, cebolla, un poco de guindilla, tomate frito, una pizca de pimienta en polvo, laurel y, finalmente, pan rallado. Se echa vino blanco y las setas para que cuezan. Antes de terminar de cocer, caldo de pollo y pimiento rojo seco frito y machacado).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada