sábado, 8 de agosto de 2015

nasrollah kasraian muestra el desierto persa


Irán es similar a un gran plato. Su borde es un anillo de alta montaña, donde la lluvia que viene de los mares cae, y su centro es una gran desierto, donde ni una sola gota cae a veces durante años. Los ríos que bajan de las montañas fértiles desaparecen aquí en la arena, o se extienden en marismas y se evaporan.

Pero el desierto persa no está muerto. Plantas resistentes a la sequía viven en la arena salada, que sirven como escondites y comida para una amplia variedad de animales. Y donde los pozos perforados llegan hasta las capas freáticas subterráneas, a un sistema de canales subterráneos de miles de años. Este sistema hace posible la presencia de pueblos, ciudades y caravasares que crecen fuera de la tierra, y riegan los campos que producen arroz, azafrán, pistachos. 

Los asentamientos del desierto iraní ilustrados con fotos de Kasraian.
A diferencia de nosotros los europeos, los iraníes no tienen en cuenta el desierto como un desierto. Los nombres indoeuropeos para esta tierra, Desierto, Pustina, vienen de la palabra eslava para "abandonado, vacío" latina, germánica; mientras que el origen del persa کویر kavir es el verbo envolvente, aceptar. Los habitantes de las ciudades iraníes hacen excursiones y picnics en el desierto con el mismo entusiasmo y curiosidad que cuando vamos a las montañas. Y en cuanto a la relación de los agricultores locales con el desierto, el reconocido fotógrafo iraní Nasrollah Kasraian escribe esto la introducción de su álbum recientemente publicado کویرهای ایران Kavirhâ-ye Irán, Los desiertos de Irán: En mi camino desde el Agha Ali Abbas al santuario Maranjab me senté a descansar con unos pocos jornaleros afganos y un amable granjero de mediana edad llamado Esfahani. Habían crecido melones en su pequeña parcela, y me invitó a una taza de té. Le dije que yo estaba haciendo fotografías del desierto. Dijo que no sabía leer ni escribir, pero que consideraba el desierto hermoso. Había estado en el mar Caspio, donde todo era verde, y le pareció monótono. Para él, todos los rincones del desierto era de un color diferente. De repente paseo sobre una colina amarilla, dijo, y me pregunto que ha rociado de tanto color esa ladera. También descubriré una banda de plata en la misma colina. Tuve que estar de acuerdo con él. Yo sabía leer y escribir, pero esas cosas eran sólo útiles para propósitos específicos. Aquí, le dije, es sólo el ojo el que cuenta y los dos vimos las mismas cosas. He vuelto a estas escenas después des treinta años, sólo quiero mostrárselas a los demás. 

Kasraian, miembro de una gran familia de artistas iraníes, ha fotografiado Irán desde 1966. Publicó veinte álbumes en las ciudades históricas de Irán, así como a los nómadas, de los turcomanos a los kurdos y Balujis. Desde finales de 1970 ha divulgado el desierto. En su nuevo álbum, publica ciento cincuenta fotografías hechas en casi cuarenta años.



Arg-e Bam (Bam Ciudadela)

kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2kavir2


Techos Bazar, Kerman

kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3kavir3


Las dunas de arena cerca de la aldea MESR

kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4kavir4


Boroujerdiha Mansion, Kashan

kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5kavir5
                                                                                                                                                                              
Poemas del río Wang

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada