domingo, 12 de abril de 2015

beneficios de la privatización

Los servicios de telefonía de las cárceles son una industria de 1.2 millones de dólares al año. Los presos fuera de Nueva Jersey pagan directamente en Global Tel Link, que factura alrededor de 500 millones al año, cobrando 17 dólares por una llamada telefónica de 15 minutos. Una llamada de esa duración fuera de una prisión costaría alrededor de 2 dólares. Si un cliente deposita 25$ dentro de una cuenta de Enlace telefónico Global Tel, él o ella deben pagar un cargo adicional por servicio de 6,95$. Y Global Tel Link es sólo una de varias grandes empresas que explotan a los presos y sus familias. JPay es una empresa que se ocupa de las transferencias de dinero privatizadas a los prisioneros. Controla las transferencias de dinero de alrededor del 70 por ciento de la población carcelaria. La empresa cobra a las familias que ponen dinero en las cuentas de los presos honorarios de servicio adicional de hasta un 45 por ciento. JPay genera más de 50 millones de dólares al año en ingresos. El Grupo Keefer, que controla comisarios de prisión en más de 800 cárceles públicas y privadas, gana 41 millones al año de beneficios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada