sábado, 7 de marzo de 2015

último día en el ferry


Es hoy un día de cháchara y poco paisaje, pues no empiezan a aparecer montañas azules hasta que entramos en el Golfo de Ancud. Y además llueve de vez en cuando. Los curritos limpian las cubiertas y nos ponen la mejor comida del viaje; pero sin cohetes.

Yo me dedico a dibujar a los pasajeros y tripulación que me faltan, preguntándoles los nombres y de dónde son. Se me había escapado una pareja de El Salvador y Colombia, jóvenes, que viven en Los Ángeles y llevan dos años viajando por el mundo. Los demás son franceses, suizos, holandeses o alemanes. Y algún argentino. El país más repetido es Francia, acaso porque el barco es también francés, y después Chile, por el nutrido grupo de camioneros.

Son casi las nueve cuado llega el bus que nos lleva a la Terminal. Nos informamos de que salen mogollón de minibuses a Puerto Varas, desde temprano. Es tarde, nos quedamos con Victoria y Martín en su Hostal y luego salimos a cenar al Tablón de Ancla, en la Plaza de Armas, en un taxi colectivo todos apretujados atrás. En ese restaurante, encontramos a Jesús y Patricia y nos añadimos y brindamos por nuestros viajes y nuestras vidas como si de verdad fuéramos amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada