jueves, 29 de enero de 2015

ese desvío a la felicidad

Alucinaban por la Carretera Austral en su berlingo cuando llegaron a las orillas del inmenso lago del General Carrera. En el pueblo de Puerto Rico Tranquilo los turistas cogían las barcas para ver las catedrales de mármol. Lo suyo era bordear el lago por la misma carretera hasta Coyhaique y luego El Pangue. Pero decidieron alejarse del tumulto en un desvío hacia Bahía Exploradores, hacia uno de los glaciares más accesibles de Chile. Un camino de ripio de 52 kilómetros entre rocas, árboles y lagos mientras empezaba a atardecer. El Lago Tranquilo, la cascada La Nutria. El bosque andino de coihues, lengas y ñires se convertía en bosque húmedo selvático de un verde profundo (el mañío, la tepa, el laurel y el canelo). La Laguna San Rafael, el Valle Exploradores, los saltos de agua junto al lago Bayo, donde el camino se cortó pues el puente a la costa estaba en construcción.

Es como si hubieran condesado en un pequeño trayecto, pero que necesita una  hora y media de viaje, todo el paisaje de la Carretera Austral y hubieran llegado a Shangri-La, el sitio más escondido del mundo y del que no conviene volver. Es por eso que se quedaron y se dejaron dormir.

Vídeo de este camino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada