lunes, 3 de noviembre de 2014

elecciones en ucrania

La mayoría de las verdaderas fuerzas de la oposición fueron prohibidas. Organizaciones anti-fascistas como la marxista Unión Borotba (lucha) y otros participantes en el movimiento de masas contra el golpe de estado se han visto obligados a la clandesrtinidad, sus líderes expulsados ​​al exilio o arrestados.

El Partido Comunista de Ucrania (KPU), anteriormente uno de los partidos más grandes en el parlamento, no cumplía el umbral de voto del 5 por ciento. A pesar de que su nombre apareció en la boleta electoral, los candidatos KPU fueron esencialmente prohibidos a hacer campaña. Más temprano, los delegados electos del partido fueron expulsados ​​del Parlamento por una ley extraordinaria, y la KPU actualmente se enfrenta a una prohibición total en un caso judicial interpuesto por el derechista del Ministerio del Interior.

"Cualquiera que sea el resultado de la votación, el Partido Comunista no reconoce las elecciones como sea democrático o legítimo", dijo el líder del KPU Peter Simonenko durante una reunión con miembros del Parlamento Europeo. Sin embargo, el embajador estadounidense Geoffrey Pyatt se apresuró a declarar las elecciones "libres y transparentes". (Kiev Post, 26 de octubre) 

En Slavyansk, una ciudad en Donetsk sitiada durante meses antes de su ocupación en julio por las fuerzas ucranianas, la participación fue sólo del 13 por ciento. Los locales informaron que los únicos votantes eran tropas de ocupación y funcionarios y que los centros de votación estaban rodeados de soldados camuflados armados con armas automáticas y "patrióticas" cintas amarillas. (Agencia de Noticias Novorossia 27 de octubre). En Jarkov, la segunda ciudad más grande de Ucrania, la gente tuiteó fotos que muestran enmascarados "observadores electorales" en los colegios electorales.
En Odessa, donde los neonazis enviados desde Kiev masacraron al menos 48 antifascistas y sindicalistas el 2 de mayo, la participación fue sólo del 8,8 por ciento al mediodía en octubre 26. Los funcionarios electorales hablaron de una participación del 39 por ciento al final del día - una virtual imposibilidad dada la cifra anterior - pero sigue siendo el más bajo jamás registrado en la historia de la ciudad. El presidente Poroshenko, declaró que la masacre de 02 de mayo y la quema de la Casa Sindical de Odessa de era necesaria "porque vemos ahora lo que sucede si no hubiéramos detenido el intento de los separatistas".

El activista Alexei Albu dijo: "El setenta por ciento respondió a nuestro llamamiento y boicoteó las elecciones, o fue para añadir votos nulos o votó en contra de la totalidad o de partidos de la oposición".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada