martes, 28 de octubre de 2014

viaje a cuba en 2004



Pasamos un días recogiendo información de Internet sobre la derogación del dólar y su sustitución por el peso cubano convertible. Leo y oigo Musicas cubanas de Maya Roy y Cuba et la musique cubaine de Isabelle Leymarie. Fidel se cae en Santa Clara y va con el brazo en cabestrillo como el Ché. Los amigos nos dan direcciones.

Nuestro proyecto es viajar por el centro de la isla despacio: Cienfuegos (volver a casa de Nápoles) Sancti Spiritus, Trinidad (visitar a Mat y a Rob), Santa Clara, Rosario y finalmente La Habana. Me hago con un mapa de carreteras, una lista de casas y los horarios de Viazul, la linea de buses turísticos con aire acondicionado. 

Envaso al vacío embutidos y cecina y Toña nos pasa una tableta de turrón. En el Dutty compro una botella de Cardenal Mendoza, que el brandy, y no el vino, también les gusta.

Ya perdí el cuaderno de mis dos últimos viajes a Cuba el último día de viaje y me temo que con el tamaño que he escogido para el de éste también lo perderé. Hay que llevar un cuaderno que quepa en el bolsillo, prescindiendo de cuestiones estéticas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada