sábado, 27 de septiembre de 2014

sueños niños


Hoy he soñado que era navidad y hacíamos muñecos de nieve. Por la noche los muñecos cobraron vida, 
nos convirtieron a todos en muñecos de nieve e invadieron la ciudad. 27/10/09 (Leire, 10 años / Menorca). 
Graffiti de mik Baro.
El monstruo de colores no tiene boca es un tándem entre niños que escriben sus sueños y dibujantes que los ilustran.
El proyecto surgió en Sídney, el 16 de noviembre de 2002 durante octava fiesta de cumpleaños de mi sobrina Olivia, que subastó los sueños que tenía escritos en una libreta. Le compré uno que decía exactamente así: El monstruo de colores no tiene ninguna boca.
No trato de encontrar significados en los sueños, sino de rescatar las visiones que el niño sueña. Esas visiones y la propia redacción del niño son el punto de partida de las ilustraciones. 
Me pareció especialmente tierno el de un niño pobre de México. Me lo contó sonriendo: Soñé que vendía nieves en la calle, nadie me compraba. Una nube cayó del cielo y me lastimó el pastel.
En todas partes los niños sueñan con verduras, volcanes, robots, monstruos, animales, dulces, laberintos, hormigas y dios. 
Si los padres se interesaran por lo que sueñan sus hijos llegarían a conocerlos y comprenderlos mejor. Los sueños de nuestros hijos son auténticos tesoros, aunque los guarden en cajas de plástico y los repartan a manos llenas a los ilustradores.
El taller de sueños más reciente lo hice en las escuelas baño de Menorca: 352 sueños recopilados, entre los que está el sueño de Leire (arriba). Próximamente estaremos en Oporto, Hawaii, la playa Bambolim, Chimaltenango, Cabo Verde y, si existe, cualquier rincón apartado donde no exista la televisión ni conozcan a Chucky el muñeco diabólico.

Hacer literatura no es privilegio exclusivo de los adultos, ni siquiera de quienes se dedican a escribir. Una manera práctica y juguetona de hacer literatura es escribir tus propios sueños en un diario. Serán relatos más o menos involuntarios porque el argumento te lo da el propio sueño… relatos asociados inevitablemente a una fecha concreta (el día que los sueñas) y con un retrato arriesgado del autor, es decir, en ocasiones aparecerás de un modo en que no te gusta verte reflejado. Seguramente habrá muchos sueños que no recuerdes o que no sepas cómo escribir, pero entre todos los que escribas habrá algunas joyitas dignas de formar parte de un libro.


Roger Omar en la revista Naif España # 5 y Kireei
Los más interesantes son los dibujados por los niños
Más sueños en Bólido de fuego y Verkami
En Chile, para explicar Historia, hicieron estos sueños inventados para niños

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada