jueves, 4 de septiembre de 2014

las cuevas gigantes de china

Un barquero conduce a unos turistas río abajo por el Poxin. En este tramo emergido
a la superficie, el río forma parte del geoparque de Leye-Fengshan, que también
incluye Dashiwei Tiankeng, una cueva derrumbada de 610 metros de profundidad.

Dentro de la Cámara Hong Meigui, una de las más grandes del mundo,
una cascada indica que ha llovido recientemente en la superficie. Durante siglos,
el goteo gradual del agua ha contribuido a la formación de las estalagmitas
de esta cueva, como la de la izquierda de la imagen.

Por encima de la gigantesca Sala Miao, 21 familias de la minoría miao viven
al abrigo de una cueva. Se instalaron en ella, cuentan los ancianos, por el manantial.
Hoy la cueva cuenta con una cancha de baloncesto y, hasta hace poco, tenía su propia escuela.

Dos focos iluminan el río Getu, de tonalidades verdosas, que discurre por la enorme
Sala Miao, donde un pasillo de 852 metros conecta dos inmensas cúpulas. Lo que
aún no se ha determinado es si Miao es una cámara única, dos cámaras o un corredor gigante.

Lago subterráneo de camino a la Cámara Titán, en la provincia de Guizhou,
donde la precipitación media anual es de más de 1.270 milímetros.
El lago aparece y desaparece en función de las lluvias.

Agujas de caliza en el cañón de Enshi, situado en
el oeste de la provincia de Hubei y a veces llamado el «Gran Cañón de China».

Aguja del Bosque de Piedra. Depositada en un mar somero hace 270 millones
de años, la roca caliza de la zona fue erosionada por las intensas lluvias tropicales.

El Bosque de Piedra es un universo laberíntico de caliza erosionada y disuelta
próximo a la ciudad de Kunming, en el sur de China. Los primeros visitantes
bautizaron las formaciones con nombres como «rinoceronte admirando la luna»
y «piedra cantando las alabanzas de las ciruelas».

Yangshuo era un pueblo muy tranquilo hace dos décadas, cuando espeleólogos
y escaladores extranjeros comenzaron a frecuentar las formaciones de la zona.
Actualmente el turismo nacional supera con creces el foráneo.

Los turistas pueden llegar fácilmente, por un camino pavimentado, al mirador
que hay bajo este arco, desde donde ver estas maravillosas vistas.

¿Qué valor tiene para los ciudadanos chinos el popular río Li? Por lo menos 2, 36 euros:
su paisaje honra el reverso del billete de 20 yuanes. Los turistas que visitan este río
zarpan de cerca de Guilin en grandes barcos turísticos o en pequeñas balsas de bambú
en cruceros de un día de duración hasta la próspera ciudad turística de Yangshuo.

El Gran Arco al atardecer en el Parque Nacional
Ziyun Getu He Chuandong. Un ascensor de cristal
deja a los turistas al pie del arco.

El Gran Arco de la Cueva Chuanzhang. A sus pies, un recodo del Getu He.
Los barcos turísticos a menudo recorren este río, proporcionando unas vistas
menos desafiantes del Parque Nacional Ziyun Getu He Chuandong.

En un país todavía enclaustrado, se encuentra la mayor concentración del mundo de ese tipo de relieve casi alienígena conocido como karst: dolinas, torres de piedra, «bosques» de agujas, ríos que desaparecen…, formas producidas durante si­glos a medida que el agua de lluvia disuelve la roca soluble, por lo general caliza. Y oculta en las entrañas de ese verde paisaje montañoso (escenario emblemático de la pintura tradicional china) la mayor concentración del mundo de cuevas sin documentar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada