sábado, 20 de septiembre de 2014

la playa del peñón blanco


En el desayuno nos despedimos de Ramón y Pepe Luí, que va con su máscara azul. Nos cuenta que su hija ha abierto una hamburguesería en la plaza, siempre con su sonrisa. Se despide hasta el año que viene, le prometo que vendremos antes.

Vamos a la Isleta del Moro como buen sitio del que despedirnos. Las rocas son verdosas a excepción de la protuberancia del centro de la playa. Traigo un pincel grueso y astillado y ésto es lo que sale. Beni toma el sol. Hay unos niños rubios con su madre y un chaval haciendo yoga.

Cruzamos el desierto y la vega de Guadalix. La máquina nos lleva por una carretera de doble sentido hasta Jaén y luego nos impide llegar a Mestanza por Andújar. En Santa Cruz la apagamos y usamos lo que nos queda de memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada